Saltar el contenido

Absueltas una asociación feminista y su presidenta de un delito de odio contra Santiago Abascal

Menos de 1 minuto Minutos

Se las juzgaba por unas pintadas en Castellón, previas a un mitin de Abascal, donde aparecía su retrato con un disparo en la frente

El Juzgado de lo Penal número 3 de Castellón ha absuelto a una asociación feminista y a su presidenta de los delitos de odio y amenazas contra el presidente de Vox por unas pintadas, realizadas antes de un mitin suyo en la ciudad, donde se veía el rostro del Santiago Abascal con un punto rojo en la frente que simulaba un disparo.

La magistrada establece en la sentencia que no ha sido posible determinar la autoría material de las imágenes y tampoco ha quedado acreditado que éstas incitaran a la comisión de actos violentos.

El juicio se celebró el pasado noviembre y, en las conclusiones definitivas de la Fiscalía, consideró que los hechos no eran constitutivos de delito y solicitó una sentencia absolutoria.

Las pintadas coincidieron con un mitin de Vox en el que iba a participar Abascal

La sentencia declara probada la aparición, antes del 12 de diciembre de 2019, de varias pintadas por la ciudad de Castellón de la Plana donde se veía el rostro de Abascal con un punto rojo en la frente como simulando un disparo, junto al nombre, serigrafiado a un lado, de la asociación Subversives Castelló.

Por un lado, la jueza citó en la resolución una serie de argumentos y jurisprudencia de otra sentencia para argumentar que no concurren los requisitos del delito de odio en este caso, al no haber quedado acreditado “que se incite a la comisión de actos violentos”.

Por otra parte, magistrada explica que no consta la autoría material de las pintadas, pues son varias personas las que integran la asociación encausada “y varias también las que asumen su representación, todo ello con independencia de que la acusada pueda empatizar o mostrarse de acuerdo con el mensaje que se pretendía transmitir con las imágenes publicadas”.

La acusación particular calificó los hechos como delito de odio de la Asociación Feminista de Castellón

La acusación particular, ejercida por el propio líder de Vox, calificó los hechos como un delito de odio y solicitó cinco años de multa y de suspensión de actividades y de clausura de sus locales y establecimientos para la Associació Feminista Universitària Subversives Castelló, como persona jurídica.

Para la presidenta de esta entidad, la acusación pidió tres años de prisión y el pago de una multa por un delito de odio o, subsidiariamente, dos años de cárcel por un delito de amenazas no condicionales. La sentencia puede recurrirse en apelación.

Deja tu respuesta