Saltar el contenido

Absuelto un acusado de abusar de su hijastra de 16 años al carecer de credibilidad el testimonio de la menor

Menos de 1 minuto Minutos

Acusó al ex padrastro cuando este inició una relación sentimental con otra pareja, lo que el Tribunal considera que pudo generar resentimiento

La Audiencia Provincial de Cantabria absuelve a un hombre juzgado por presuntos abusos sexuales a una adolescente de 16 años, hija de su expareja, al no existir pruebas de los hechos ni credibilidad en el testimonio de la joven, quien incurrió en abundantes contradicciones e incoherencias.

La madre de la joven denunció a su expareja porque, según afirmaba su hija, el ex padrastro abusó de ella una noche que pernoctó en su domicilio. Sin embargo, el tribunal apreció durante el procedimiento manifestaciones de la menor “poco persistentes y coherentes”.

La Sala explicó que la hijastra no declaró “siempre las mismas circunstancias en que se produjeron los hechos, apreciándose contradicciones en sus distintos relatos”, y los testigos manifestaron que nunca vieron a la joven “afectada psicológicamente sino hasta que el padrastro comenzó una relación sentimental” con otra mujer.

Por su parte, el tribunal razonó que no tiene “elementos suficientes para concluir la existencia de ánimo espurio, pero es lo cierto que las manifestaciones de los testigos sí podrían constituir un motivo bastante que explicaría la situación de odio, enemistad, resentimiento o venganza que caracteriza el ánimo espurio de la joven al acusado”.

El fallo de la Audiencia de Cantabria recoge múltiples incoherencias

También causó “extrañeza” en la sala “el comportamiento de la joven un día después de los hechos que relata. Al levantarse, ella hizo comida, se fueron juntos a la playa, a hacer prácticas de conducir y a cenar, y el día que ella se iba a marchar con su madre le pide a esta que le deje un día más con el acusado”.

Además, también extrañó el hecho de que la menor relatara los hechos seis meses después, porque dijo estar en shock, aunque el tiempo inmediatamente posterior a los hechos denunciados, no mostró “señal o síntoma alguno de malestar o incomodidad”.

De hecho, la joven seguía visitando al domicilio del hombre, reconociendo que iba cuando quería, e incluso pasó con él una Nochebuena sin presencia de la madre. “No parece que todos estos comportamientos resulten consecuentes con un episodio tan grave como el narrado”, concluye la sentencia.

El tribunal reitera que no puede “aseverar de forma concluyente la existencia de ánimo espurio, pero tampoco lo puede descartar a la vista de la contundencia de los hechos y circunstancias” declaradas por testigos respecto a una “obsesión” de la joven por su padrastro y el “control que ejercía sobre él”.

La sentencia, recogida por Europa Press, puede recurrirse ante la Sala de lo Penal del Tribunal Superior de Justicia de Cantabria.

Deja tu respuesta

Posts del Foro