Saltar el contenido

Agenda 2030: adiós al aire acondicionado para combatir “el calentamiento climático”

Menos de 1 minuto Minutos

El Consejo de la Unión Europea aprueba la eliminación progresiva de todos los gases fluorados ya que se consideran “nocivos para la atmósfera”

Objetivo de Desarrollo Sostenible número 13 de la Agenda 2030: Acción por el Clima. Es decir, como dice el articulado de este ODS, es esencial que el mundo global tome “medidas urgentes para combatir el cambio climático y sus repercusiones. Está intrínsecamente relacionado con los otros 16 Objetivos de la Agenda 2030 para el Desarrollo Sostenible. Para abordar el cambio climático, los países adoptaron el Acuerdo de París para limitar el incremento de la temperatura media mundial a un nivel claramente inferior a los 2 °C”.

La Agenda 2030 nos dice, y si lo dice debe tratarse como un dogma de fe, así lo están haciendo prácticamente la totalidad de países occidentales europeos, que hay que establecer ya “soluciones viables para que los países puedan tener una actividad económica más sostenible y respetuosa con el medio ambiente. El cambio de actitudes se acelera a medida que más personas están recurriendo a la energía renovable y a otras soluciones para reducir las emisiones”.

Y por esto, esta semana el Consejo de la UE, que ya ha cedido como hablábamos ayer en LA BANDERA en aspectos de salud y pandemias, ha votado a favor de que en el año 2050 se eliminen por completo los gases fluorados, considerados nocivos para la atmósfera y sobre los que ya existía un impuesto específico y una estricta regulación. Se utilizan principalmente en aparatos de refrigeración y climatización, en la extinción de incendios, aerosoles y espumas de aislamiento térmico y eléctrico.

Hasta ahora, la normativa europea F-Gas ya había reducido significativamente desde 2020 el uso de gases fluorados al ser de “alto potencial de calentamiento atmosférico“. Los fabricantes, desde hace cinco años, han desarrollado modelos con “bajo potencial de calentamiento”, pero todos siguen utilizando gases fluorados.

Supresión del Aire Acondicionado será total en 2050

La supresión de los aparatos que funcionan con estos gases será una realidad total en 2050, pero para 2025 nos veremos afectados los consumidores e instaladores. Estará prohibido el mantenimiento de equipos que utilicen gases fluorados, al menos que los gases se recuperen o reciclen, en cuyo caso se beneficiarán de una derogación hasta 2030.

Una prohibición similar para el mantenimiento de equipos de aire acondicionado y equipos de bombas de calor se establece para 2026.

Europa pide a los estados miembros que creen normas con sanciones efectivas, proporcionadas y disuasorias aplicables a las infracciones y que deberán incluir, al menos, multas, confiscación de productos, exclusión temporal de la contratación pública y prohibiciones comerciales temporales.

En definitiva, y ya es una realidad que ya ha certificado el Parlamento Europeo tras la propuesta del Consejo, Occidente debe decir NO al aire acondicionado de toda la vida por esos gases fluorados, enemigos del medioambiente.

Un nuevo paquete normativo en marcha

La Eurocámara acaba de impulsar un nuevo paquete de normas “para minimizar las emisiones de los potentes gases de efecto invernadero, en línea con los objetivos climáticos de la UE y del mundo”, afirma una comunicación de Bruselas y que vienen reflejados en el Objetivo Sostenible 13 de la Agenda 2030.

El texto en cuestión es el acuerdo alcanzado con el Consejo para reducir aún más las emisiones de los gases fluorados. Prevé una eliminación total de los hidrofluorocarbonos (HFC) para 2050, “incluida una trayectoria para reducir la cuota de consumo de la UE entre 2024 y 2049“.

Además, introduce “requisitos estrictos que prohíben la comercialización en el mercado de la UE de productos que contienen gases fluorados y fechas específicas de eliminación gradual para el uso de gases fluorados en sectores en los que es tecnológica y económicamente factible cambiar a alternativas que no utilizan gases fluorados, como la refrigeración doméstica, el aire acondicionado [sin este tipo de gas] y las bombas de calor”.

Exenciones concretas al texto normativo

También incorpora “exenciones estrictas para su uso como materia prima (para producir otras sustancias, por ejemplo, en la industria farmacéutica o química), como agentes de proceso, en laboratorios y para la protección contra incendios”. Pero no para el uso en los hogares.

El ponente Bas Eickhout, de Los Verdes, señaló lo siguiente en la Eurocámara: “Poner fin a los gases F es crucial, no solo porque estos gases son extremadamente dañinos para el clima, sino porque también estamos proporcionando claridad y certeza de inversión para la industria. Las empresas europeas ya están a la vanguardia del desarrollo de alternativas limpias a los gases F, por lo que esta ley será buena para el clima y la economía europea”.

Los gases de efecto invernadero fluorados, como los hidrofluorocarbonos, los perfluorocarbonos, el hexafluoruro de azufre y el trifluoruro de nitrógeno (utilizados en refrigeradores, aire acondicionado, bombas de calor, protección contra incendios, espumas o equipos de conmutación eléctricos) y “las sustancias que agotan la capa de la ozono, como los halones (utilizados en extintores de incendios), el bromuro de metilo (para controlar las plagas) y los hidroclorofluorocarbonos (utilizados en refrigeradores y sistemas de aire acondicionado) son gases de efecto invernadero (GEI) artificiales con un alto potencial de calentamiento global”, según Bruselas.

Se trata de alcanzar los objetivos climáticos de la UE suscritos en acuerdos como el Protocolo de Montreal.

Pero esto no es nuevo. Los pasos al respecto para salvar el planeta se dieron a primeros de octubre de 2023. El Consejo de la Unión Europea y la Eurocámara llegaron a un acuerdo político para eliminar el uso de gases fluorados por su especial afección a la capa de ozono y por su supuesto empuje hacia al “aumento de la temperatura global”.

“Aportamos claridad y seguridad a las empresas”

El pasado año, el eurodiputado alemán ecologista. Bas Eickhout, en su intervención en la Eurocámra dijo que se había alcanzado un acuerdo (ratificado esta semana) “ambicioso que pondrá fin a los gases fluorados de efecto invernadero. Esto es esencial, no solo porque estos gases son extremadamente perjudiciales para el clima, sino también porque aportamos claridad a empresas y, por tanto, seguridad de las inversiones”.

Este hecho viene intrínsecamente relacionado con una medida que causó mucha polémica en España y que lideró nuestro presidente Sánchez. En agosto de 2022, la presidenta de la Comisión Europea (CE), Ursula von der Leyen, celebró hoy que países de la Unión Europea (UE) como el nuestro hubiese introducido en sus planes de ahorro energético medidas “inteligentes” como limitar el aire acondicionado o la calefacción.

“En toda la UE se están introduciendo formas inteligentes de ahorrar energía. Temperaturas ligeramente más altas para el aire acondicionado, por ejemplo, brindan resultados impresionantes. Es bueno que Estados miembros como España, República Checa o Eslovenia incluyan tales medidas en sus planes”, señaló Von der Leyen.

Deja tu respuesta