Saltar el contenido

Agenda 2030: las ciudades imponen la videovigilancia para hacerlas más “seguras e inclusivas”

Menos de 1 minuto Minutos

Se trata de hacer realidad el objetivo de sostenibilidad global número 11 que comenzó paradójicamente en Chica, una dictadura comunista

Drones, cámaras térmicas, videovigilancia intensiva en el interior y a las salidas de los núcleos de población. Control “por nuestro bien”, por “nuestra seguridad” para que la población sea más sostenible e inclusiva y así conseguir dar luz a los objetivos de desarrollo sostenible que impone la Agenda 2030, la ONU y la Unión Europea con el beneplácito de los todas las fuerzas políticas a excepción de Vox.

La pandemia ‘popularizó’ el fenómeno del control consentido: más antenas 5g, más cámaras de seguimiento en las vías públicas de forma impune para salvaguardarnos de los malos, pasaportes para viajar, limitaciones extraordinarias a la circulación y al movimiento…

Se impone y se impondrá eso de la videovigilancia “para todo y para todos” puesto que habrá a lo largo de este año, y no solo en España, más cámaras en ciudades e incluso pueblos y pedanías. Ningún núcleo poblacional se escapará. Y todo por nuestro bien…

La libertad es la esclavitud”. La frase la escribió George Orwell en la novela 1984, en la que un Estado totalitario preserva pretendidamente la seguridad pública a cambio de vulnerar las libertades ciudadanas. Premonitorio…

Un estudio realizado para Comparitech, en 2023 (ahora son muchísimas más), Madrid y Barcelona reconocen 28.272 y 13.705 cámaras en sus calles, con un reparto de 4,19 y 2,41 por cada mil personas respectivamente. Todavía muy lejos de la proporción de 83,32 y 60,57 de las ciudades indias de Hyderabad e Indore y a años luz de las más de las 439 estimadas en las grandes ciudades de China.

Nada escapa ya al ojo digital

La proliferación de cámaras de videovigilancia en las calles de nuestras ciudades es algo que ya no sorprende a nadie. Es indudable que esta tecnología resulta de una gran utilidad en el desarrollo de una ciudad inteligente para el control de tráfico, la gestión de aforo o las tareas de videovigilancia.

Control y seguridad se dan la mano en el reparto de las cámaras en las ciudades de todo el mundo. Las cámaras CCTV o de videovigilancia son un elemento cada vez más común en las ciudades. Tanto es así, que algunas urbes se encuentran plagadas de ellas para que nada, o muy poco, escape al ojo digital de estos dispositivos. La supuesta intención: prevención de delitos, la identificación de sospechosos o la revisión accidentes. Sin embargo, en países como España y en urbes como Barcelona, híper vigilada, está sucediendo todo lo contrario gracias a la entrada masiva de inmigración ilegal.

Monitoreo continuo de la población

El resultado: monitoreo continuo de la población, cuyos pasos quedan registrados de manera continua… Y cada vez de manera más precisa gracias a la plaga de las antenas 5g.

Y volviendo al estudio de la firma de análisis Comparitech, observamos datos que no nos sorprenden. El país asiático, conocido sobradamente por su alto nivel de control de la población, se cuela en 18 de los 20 primeros puestos en número de cámaras por cada mil habitantes.

Las dos únicas excepciones en este corte son Londres (Reino Unido) y Hyderabad (India). La capital británica, además, se encuentra en el tercer puesto, superada solo por Wuxi y Taiyuan, sumando un total de 627.727 cámaras. Y a todo ello, hay que sumar vigilancia por control de temperatura, drones y técnicas de reconocimiento facial en las calles.

Madrid, Londres, Moscú, Berlín, Viena…

Madrid se sitúa entre las siete ciudades más videovigiladas de Europa con 4,4 cámaras de videovigilancia públicas por cada mil habitantes, por detrás de Londres (68,4), Moscú (11,7), Berlín (11,18), Varsovia (7,85), Viena (7,38) y San Petersburgo (5,3) y por delante de París (3,06), según datos de Comparitech. El primer puesto lo ocupa la ciudad china de Chongqing, con 168 cámaras por cada mil habitantes.

Y todo, para hacer de nuestras ciudades un mundo mejor y más seguro. Eso nos cuenta la Agenda 2030, eso nos relatan los políticos europeos y nacionales. Sin embargo, en China la intención inequívoca era una: control y restricciones de libertades, como buen país comunista.

Si leemos detenidamente los postulados de la Agenda 2030, nos encontramos con que “la sostenibilidad es un objetivo prioritario en la agenda de todos. En todas las naciones del mundo, todos tenemos una responsabilidad y un papel que desempeñar en la construcción de un futuro más sostenible”.

Para luchar contra el cambio climático

Y es que según los globalistas, “las ciudades tienen un impacto desproporcionado en el medio ambiente y, por lo tanto, deben desempeñar un papel más importante en el cumplimiento de los objetivos de sostenibilidad. Llevamos mucho tiempo viendo una tendencia creciente a la urbanización y esto conlleva retos en el trabajo hacia la sostenibilidad”.

La Agenda 2030 está dividida en 17 Objetivos de Desarrollo Sostenible que están interconectados y diseñados para ser un “plan para lograr un futuro mejor y más sostenible para todos“.

Objetivo 11 de la Agenda 2030

El Objetivo 11 de la Agenda 2030 se centra específicamente en hacer que “las ciudades y los asentamientos humanos sean inclusivos, seguros, resilientes y sostenibles“, hay aspectos de muchos de los otros objetivos que también tienen relevancia para los centros urbanos.

Por ello, el uso eficaz de la tecnología y los datos se considera fundamental para alcanzar los ODS. La investigación reveló que las ciudades que más avanzaron hacia los ODS también fueron líderes en el uso de la tecnología, los datos y las asociaciones para lograr sus objetivos sociales, medioambientales y económicos. En la actualidad, las mayores inversiones se realizan en la nube (87% de las ciudades), los móviles (85%), el IoT (81%), la biometría (72%) y la IA (66%). Esto es lo que se denominan “ciudades inteligentes”.

La videovigilancia se supone que imperará en nuestros rincones por nuestro bien, por el mantenimiento de la seguridad de los ciudadanos. Y la tecnología se debe poner, eso pretenden los globalistas, al servicio de los retos a los que se enfrentan las nuevas ciudades inteligentes ligados a esos Objetivos de Desarrollo Sostenible.

Medio ambiente, movilidad, seguridad

Tres de las áreas fundamentales en las que se centran las ciudades y que están directamente relacionadas con varios ODS son: medio ambiente, la movilidad y la seguridad pública. Y lejos de ser independientes unos de otros, estos factores están muy interrelacionados.

La Agenda 2030 nos cuenta que “el seguimiento de los factores medioambientales es esencial para la sostenibilidad de las ciudades inteligentes y para garantizar la salud y el bienestar de los ciudadanos. Por ello, dentro del Objetivo 11, la meta 11.6, que establece el objetivo: “Para 2030, reducir el impacto ambiental adverso per cápita de las ciudades, prestando especial atención a la calidad del aire y a la gestión de los residuos municipales y de otro tipo”.

De ahí esas zonas libres de emisiones en las ciudades, zonas de acceso restringido que no son otra cosa que zonas de control del que entra y del que sale, con la mera excusa de avanzar hacia un mundo más saludable. Las etiquetas en los coches son nuestro DNI de movilidad, que se unirán a las cámaras interiores en nuestros vehículos que son ya obligatorias como contamos no hace mucho en LA BANDERA.

Pero todo es por nuestro bien, por nuestro futuro, para que seamos más inclusivos, sostenibles y todo ello siempre con perspectiva de género.

1 Comment

  1. Peritta
    marzo 14, 2024 @ 7:42 pm

    Sí, sí, muchas cámaras pero, o nadie las mira porque están averiadas cada dos por tres, o los jueces no las consideran prueba fiable dado el aumento de la inseguridad y de casos no resueltos, ya que les ponen en la calle, incluso en delitos contra personas.

    Presunto dice el togasucia.

    ¿Y de quién son las imágenes?. ¿De la policía con permiso de la fiscalía?.
    Tenemos de enemiga a la administración y esas cámaras son su herramienta, las van a usar para multar.
    Multar a tocristo, al que no recoge la caca del chucho, al que no recicla bien la basura y al que sale a la calle en “estado de alarma”,… si es que es éso una figura jurídica, porque existe el estado de sitio, estado de excepción, estado de guerra, pero lo de “alarma” no y, la verdad. me alarma.

    Es que me acuerdo de ver en el teléfono de un amigo segurata, una pelea en el metro de Madrid entre dos polacos y tres dominicanos uno de ellos armado con una navaja y que usó en repetidas ocasiones contra uno de los polacos.
    Supongo que las imágenes las grabaría el segurata que estuviera en el control y se las pasaría a sus colegas para echarse unas risas o para que supieran con lo que tenían que lidiar en el metro.
    Bueno, pues al cabo de pocos meses me entero que los del metro habían puesto el grito en el cielo bajo el argumento de que las imágenes eran suyas e iban a echar al segurata que las difundió (otro tanto le pasó al del aeropuerto cuando las maletas de la Delcy Rodriguez pero éste no las difundió y al juez le dio tiempo a mandar borrar las imágenes igual que el juez Del Olmo le mandó borrar al Cartagena los ficheros y diskettes de las conversaciones que mantenía con sus controladores).

    Y éso que entonces no se había inventando jovenlandia ni el blanqueo de delincuentes cuando son extranjeros, o directamente la censura sin más miramientos que padecemos hoy día.
    Total que todos nos supusimos que lo hacían por no darle mal nombre al metro o a la ciudad, o yo qué sé.

    Yo antes era más ingenuo. Cuando me hice conspiranóico fue tras el 11-M.

    _________________
    FREE ZOUHAM o abandonad toda esperanza.

    Mire, ya poco podemos hacer ya por las víctimas pues no podemos devolverles a la vida, ni restañar sus lesiones permanentes, ni consolar a sus familiares. Pero sabemos de fijo que este tío es inocente del todo. Que hasta le entregaba el dinero a su madre joer.
    Así que ya están tardando los de la administración en señalar esta manifiesta injusticia perfectamente solucionable

    ipso-facto.

    Si los guardias o los jueces no tienen ni puñetera idea, que lo digan. No paissa ná, unas guasillas, unas rechuflas y unos cachondeítos, cantinfladas dicen en México, durante unas semanuzas y a otra cosa mariposa. Pero que no metan a sabiendas a inocentes en la cárcel con una pena más gorda que la cadena perpetua revisable, que éso tiene que tener castigo ad divinis.

    pà siempre.

Deja tu respuesta