Saltar el contenido

‘Agricultores y ganaderos seguimos siendo los pagafantas del sobrecoste del discurso medioambiental radical’

Menos de 1 minuto Minutos

Unión de Uniones de Agricultores y Ganaderos valora las medidas de flexibilización de la UE, pero las considera insuficientes ante la crisis estructural del sector

Unión de Uniones de Agricultores y Ganaderos ha valorado positivamente las medidas de flexibilización aprobadas el pasado 26 de marzo por el Consejo de Ministros de la UE, pero considera que son insuficientes para solventar la crisis estructural del sector agroalimentario ni tampoco aligeran el lastre de las medidas medioambientales.

Para la Unión de Uniones, los cambios muestran una cierta toma en consideración de las dificultades que atraviesa el sector por parte de la UE: “Todo esto nos parece bien, pero es preciso y urgente ir más allá de las medidas adoptadas que, siendo necesarias, no son suficientes”, comentan desde la organización.

“Los agricultores y ganaderos seguimos siendo los pagafantas del sobrecoste que supone un discurso medioambiental radical y que sigue permitiendo que la actividad agraria sea moneda de cambio para las ínfulas geoestratégicas de una UE que parece no encontrar su lugar en el mundo”, reprochan desde Unión de Uniones.

La organización agraria valoró positivamente que las nuevas medidas contribuyen a la aplicación de los planes estratégicos de la PAC, simplifican su ejecución, reducen las cargas administrativas y, a la vez, flexibilizan el cumplimiento de determinadas condiciones medioambientales.

Alivio de la carga administrativa para agricultores y ganaderos

Según considera la Comisión, es posible mantener un alto nivel de ambición medioambiental eximiendo al mismo tiempo a las pequeñas explotaciones (de menos de 10 hectáreas) de los controles y sanciones relativos al cumplimiento de los requisitos de la PAC. Sin embargo, la medida solo afectará al 10% de las tierras agrícolas.

Unión de Uniones explica que los cambios sobre buenas condiciones agrarias y medioambientales (BCAM) se articulan mediante una disposición general que permite a los Estados conceder excepciones temporales a ciertos requisitos en caso de condiciones climáticas imprevistas que impidan a los agricultores cumplirlos.

En cuanto a la BCAM 6, se aporta más flexibilidad para decidir qué suelos proteger -y en qué estación- en función de las especificidades nacionales y regionales.

Respecto a la BCAM 7, se permite utilizar la diversificación de cultivos como alternativa y, sobre la BCAM 8, los agricultores sólo estarán obligados a mantener las características paisajísticas existentes.

Demasiados problemas sin abordar, como las cláusulas espejo contra la competencia desleal

La organización agraria denuncia que no se avanzaron en asuntos fundamentales para la supervivencia del campo, tales como la creación de un marco marco estable y predecible que evite la gran incertidumbre en la que se desenvuelve el sector agroalimentario.

Para ello se piden medidas para velar por una competencia basada en normas equitativas a escala mundial y en el mercado interior, así como un nuevo ambiental que se ajuste y consolide el papel estratégico de la actividad agraria.

En la actualidad, se opera en sentido contrario, promoviendo legislación contra la realidad socioeconómica del sector primario, como la ley de Restauración de la Naturaleza o la Directiva Marco de residuos que afectará a la producción primaria a partir del 2027.

Tampoco se abordaron medidas concretas a corto y medio plazo que refuercen la posición de los agricultores en la cadena de suministro alimentario, en particular para garantizar unos ingresos justos.

En ese sentido, también se pide aliviar la presión financiera de los agricultores mediante el diseño de medios de apoyo adicional, como la ampliación del marco temporal sobre ayudas estatales.

1 Comment

  1. Michel Debever
    marzo 29, 2024 @ 8:35 am

    Silencio casi perfecto de todos los medios sobre la revuelta del campo europeo, que sigue pero no existe, puesto que no es noticia. Pasa lo mismo con lo que hace VOX, a la diferencia que, con VOX, la prensa silencia la verdad, pero demoniza falsas atribuciones.

Deja tu respuesta