Saltar el contenido

Almería: a prisión la detenida por drogar ancianos para robarles y matar a una de sus víctimas

Menos de 1 minuto Minutos

La individua se hacía pasar por cuidadora de personas mayores en Almería, las drogaba para dejarlas inconscientes y las robaba

Un juez de Almería ha ordenado el ingreso en prisión de una mujer acusada del homicidio de una persona mayor y robar a otros cuatro ancianos. La individua se hacía pasar por cuidadora de mayores, les drogaba para dejarles inconscientes y les robaba. Una de las víctimas, de 90 años, falleció como resultado de la intoxicación que le produjo, supuestamente, la detenida.

El Juzgado de Instrucción número 6 de Almería decretó la prisión preventiva de la mujer tras su detención por la Policía Nacional en el marco de una investigación en curso. Se le imputan un delito de homicidio, cinco de robo con abuso de confianza, cuatro de lesiones y uno de tenencia ilícita de armas.

Se sospecha que seleccionaba personas mayores de Almería solas o dependientes

Según las investigaciones, la mujer habría operado entre marzo y noviembre del año pasado, dirigiéndose a los hogares de las víctimas en Almería capital, haciéndose pasar por cuidadora o empleada doméstica.

Supuestamente, seleccionaba a personas mayores que vivían solas o que estaban en situación de dependencia, a menudo sin familiares cercanos, para llevar a cabo sus delitos, presentándose ante ellos como profesional del sector.

Se ganaba la confianza de las víctimas ofreciendo sus servicios y, una vez dentro de las viviendas, les suministraba benzodiacepinas u otros fármacos similares para inducirles al sueño. Aprovechaba entonces la inconsciencia de las víctimas para robarles dinero en efectivo y joyas.

Ancianos hospitalizados por intoxicación

Las víctimas eran encontradas más tarde por sus familiares en estado de intoxicación y tuvieron que ser hospitalizadas debido a las secuelas provocadas por la ingesta de los medicamentos

Trágicamente, una de las víctimas falleció el 19 de diciembre como resultado de la intoxicación por metadona y benzodiacepinas, supuestamente suministradas por la acusada, quien además habría sustraído dinero de su hogar.

La investigación llevó al registro del domicilio de la acusada el 31 de enero, donde se encontraron medicamentos similares a los suministrados a las víctimas, así como dinero en efectivo, joyas, una pistola, un cargador y munición.

Según ha relatado ‘El Heraldo’ la policía estima la presunta homicida acumuló botines por valor de 15.000 euros en metálico y varias piezas de joyería, aunque en uno de los robos no pudo llevarse nada.

Deja tu respuesta