Saltar el contenido

Bombones industriales: exceso de procesado y calidad pobre

Menos de 1 minuto Minutos

La OCU analiza los más conocidos y el resultado demuestra que la mayoría utiliza grasas diferentes a las propias del cacao. Ofrecemos la clasificación completa

San Valentín, día de los enamorados, concentración del amor, extra de azúcar, regalos y bombones; un dulce detalle para celebrar San Valentín. Cualquier ocasión es buena para celebrar con un bombón, sobre todo si escoges uno de los mejores, como nos cuentan desde la Organización de Consumidores y Usuarios (OCU), que ha comparado 11 cajas de bombones muy populares en el mercado.

El bombón es una dulce tentación; un bocado dulce, normalmente con chocolate, que se funde en la boca, siempre primando en él un exquisito sabor del cacao.

Sin embargo, para la OCU y en términos generales, los bombones industriales del supermercado no son muy allá. Ninguna logra una nota sobresaliente y solo uno alcanza el notable. La gran mayoría son de calidad media o de mala calidad. Y aquí os lo vamos a contar con la clasificación completa de mejor a peor.

Grasas diferentes al cacao y jarabe de glucosa

La OCU resalta en su estudio un excesivo grado de procesado: ocho emplean grasas diferentes a la de cacao y tres añaden jarabes de glucosa. Esta Organización ha valorado dentro de su panel de calidad la composición del producto pero también el etiquetado para “determinar qué productos son los mejores, los que tienen un mejor perfil nutricional, por el tipo de grasas, azúcares, aditivos, el grado de procesado del producto…”.

Los bombones, como recuerda la OCU, son “productos con mucha grasa y azúcar, presentan una elevada densidad energética”. No en vano, de media, un bombón de unos 10 gramos tiene unas 58 kcal. “Pero el problema no es ese valor energético, sino sobre todo que proceden de las grasas y el azúcar”. Por ello, nos recomiendan consumir este producto, sobre todo si es industrial, “con moderación y dentro de una dieta variada y equilibrada”.

Manteca de cacao y azúcar, pero…

La base de un buen bombón debería ser la manteca de cacao y el azúcar, pero… 8 de los 11 bombones del análisis sustituyen parte de la manteca de cacao por otras grasas más baratas, como la palma, el palmiste, el coco o la grasa láctea. “En los casos más llamativos encontramos hasta cuatro grasas distintas en un mismo bombón”.

Otro fallo en la composición, menos generalizado, es sustituir parte del azúcar por jarabes de glucosa. “Rebajar el contenido en azúcar o manteca de cacao sustituyéndolo por alternativas más baratas (y de peor calidad) pasa factura al conjunto del dulce: estos productos resultan menos valorados en la degustación”.

En función de todo ello, el mejor de los productos analizados por los expertos de la OCU es Ferrero Rocher: con un precio de venta de 5,89 euros/200g (29,45 euros/kg), este famoso bombón destaca por su “sabor equilibrado y una buena textura”.

Le sigue otro bombón italiano, Pocket Coffee espresso, un bombón relleno con una fina capa de chocolate negro y un interior de cremoso café azucarado. Su precio: 4,89 euros/225g (21,73 euros/kg).

Clasificación OCU (de mejor a peor)

  • Ferrero Rocher: Calidad Muy Buena (7,5/10)
  • Ferrero Pocket Coffee: Calidad Buena (6,6/10)
  • Ferrero Mon Cheri: Calidad Buena (6,4/10)
  • Ferrero Raffaello: Calidad Buena (6/10)
  • Lindt Dulces Deseos: Calidad Media (5,6/10)
  • Storck Merci Milk Chocolate: Calidad Media (5,2/10)
  • Nestle After Eight: Calidad Media (5,1/10)
  • Lindt Lindort: Calidad Mala (4,6/10)
  • Guylian Seashell: Calidad Mala (4,5/10)
  • Trapa Sublimes: Calidad Mala (4,1/10)
  • Nestlé Caja Roja: Calidad Mala (4/10)

Deja tu respuesta