Saltar el contenido

Cambiamos de teléfono móvil más de la cuenta… y lo sabes

Menos de 1 minuto Minutos

“No hay motivos técnicos suficientes que justifiquen cambiar el móvil cada dos o tres años” en España, según la OCU

Los españoles cambiamos de móvil aproximadamente cada dos o tres años, según un reciente estudio de la Organización de Consumidores y Usuarios (OCU). Pero, en la mayoría de ocasiones esto no sucede por necesidad real. Hoy en día nuestros teléfonos pueden durar mucho más tiempo si los fabricantes y los usuarios se lo proponen.

Hace unos años, la memoria interna del teléfono se quedaba corta continuamente; muchos avances en poco tiempo y los aparatos se quedaban obsoletos ya que los procesadores no daban de sí ante tanto cambio; poca potencia, poca memoria RAM.

Pero ahora no sucede lo mismo; la gran mayoría cuentan con una memoria bastante adecuada a las necesidades del usuario y al funcionamiento práctico de las apps. “No hay motivos técnicos que justifiquen cambiar de móvil con tanta frecuencia”, nos dicen desde la OCU.

  • Las memorias internas tienen ya 128 GB como mínimo sino más. El espacio que ocupa el sistema operativo ha pasado a ser una pequeña parte, dejando mucho espacio para nuestras fotos y documentos. Además, se ha extendido el uso del almacenamiento online; ya no todo se almacena en nuestro smartphone. 
  • Los avances tecnológicos no son y tan drásticos y se han estabilizado. Además, la mayoría también cuentan con un sistema de imágenes más que aceptable, dependiendo del tipo de gama de teléfono que adquiramos.
  • Los procesadores que llevan los smartphones son muy potentes para las tareas que la mayoría de la gente realiza (salvo videojuegos). 
  • Google y Apple actualizan el software de los teléfonos regularmente por muchos años y otros fabricantes se han sumado a ello como Fairphone o Samsung.

Tasa de reemplazo de un smartphone

Por muchas razones, es importante no cambiar el móvil cada año o cada dos años. En primer lugar, porque en realidad no es una necesidad; más bien un capricho salvo excepciones, generalmente por defectos puntuales, problemas técnicos con el aparato o accidentes, robos, etc.

Para el precio que suelen tener (gamas altas por encima de los 1.000 euros), la tasa de reemplazo debería ser otra, como sucede por ejemplo con las televisiones, ordenadores, consolas de videojuegos o cualquier otro electrodoméstico.

Sin embargo, y según el informe que presenta la OCU, “los españoles creemos que, si un móvil nos dura 3 años, ya ha cumplido su misión. Esta creencia está especialmente instaurada en España debido a la política comercial de hace 15 años, cuando los operadores subvencionaban o, incluso, regalaban los teléfonos a cambio de una permanencia”.

¿Por qué cambiamos de móvil?

Pero eso no sucede hoy día. Cambiamos de móvil de media cada dos o tres años como mucho. Y es que también es cierto que los móviles lideran el ranking de problemas como la obsolescencia programada por parte de sus fabricantes.

Según los usuarios, la batería es lo que más falla en estos dispositivos, seguido del sistema operativo y la pantalla. En la mayoría de los casos, se estropean antes de los tres años y estos daños rara vez están incluidos en la garantía, por lo que la mayoría de la gente no repara porque cree que hacerlo será demasiado caro.

Lo cierto es que la vida útil de los móviles debería estar diseñados para durar lo máximo posible, no menos de 5 años, que es lo que espera el 70% de los encuestados.

Las baterias son un problema para el móvil y el usuario. Están hechas de litio, un componente que de por sí se degrada con el tiempo, ya que la propia acción de carga y descarga produce unas reacciones químicas que las va deteriorando y reduciendo su capacidad poco a poco. 

Para evitar que la batería sea la causante de que los usuarios nos deshagamos de los móviles antes de tiempo, la Unión Europea ha aprobado una nueva norma para los smartphones. El objetivo: que dure eficazmente al menos cinco años.

Objetivo: al menos, 5 años de batería

  • Los smartphones sin batería extraíble deberán soportar más de 1.000 ciclos de carga y descarga completos sin perder más de un 20% de su capacidad inicial.
  • Si el smartphones permite cambiar la batería de manera sencilla como en el caso de los Fairphone, la norma se rebaja a 800 ciclos.
  • En cualquier caso, las baterías deben estar disponibles para su reparación durante 7 años desde la venta del producto. 

Hoy, el único fabricante con un compromiso en firme sobre la duración de la batería es Apple: no más de una pérdida del 20% en menos de 500 ciclos de carga y descarga. No obstante, sigue siendo muy inferior a lo que prevé la normativa que entrará en vigor en 2025. 

En cuanto al sistema operativo, prevé que los smartphones reciban actualizaciones durante 5 años desde que se vende el último dispositivo. Respecto a las pantallas, Europa prevé también una resistencia mínima a golpes para evitar que las pantallas rotas sean un factor de cambio prematuro del teléfono.

Cómo alargar la vida de tu teléfono móvil

Y muchos de los que nos leen se preguntarán cómo podemos alargar la vida de nuestros teléfonos móviles para evitar cambiarlo antes de tiempo. La OCU nos ofrece algunas respuestas o consejos.

  1. No lo expongas a altas temperaturas. Si dejas el móvil al sol en la playa o dentro del coche en verano, alcanzará temperaturas superiores a las recomendadas por el fabricante que pueden estropear algunos componentes.
  2. Utiliza la carga rápida solo cuando tengas prisa. La carga rápida conduce a una mayor degradación de la batería, por tanto, haga una carga normal siempre que no tenga prisa. Para ello, active otras opciones de carga “optimizada” o “inteligente” que pueda tener su teléfono.
  3. Desinstala las apps que no usas. Revisa cada cierto tiempo aquellas apps que menos usas y desinstálalas. Cuanto más cargado esté el teléfono, más lento puede parecerle que funciona.
  4. Elimina fotos y vídeos duplicados o innecesarios. Quédate solo con aquellas que realmente quieres conservar.
  5. Utiliza una funda y un protector de pantalla. Claramente recomendables para mantener el teléfono a salvo. 

Mejor reparar, si esto es posible

La OCU también nos aconseja que no cambiemos a la ligera nuestro móvil. “Si tienes un smartphone con cuyo funcionamiento estás contento, pero se te ha estropeado algún componente (batería, pantalla, conector…), lo mejor que puedes hacer es repararlo”.

Algunos fabricantes como Apple, parece que dan un paso adelante y han sacado programas de autoreparación para que los usuarios puedan comprar piezas de repuesto y consultar los manuales de reparación para arreglar ellos mismos sus móviles.

Si finalmente decides que necesitas un smartphone nuevo, “recuerda que quizá otra persona puede alargar algún año más la vida de tu actual teléfono, así que opta por regalárselo a algún familiar o venderlo de segunda mano”.

Y cuando optes por un nuevo móvil, ten en cuenta aquellos aspectos que harán que te dure más: última versión del sistema operativo, excelente resistencia a golpes y arañazos, gran capacidad de almacenamiento, procesador rápido o gran autonomía de la batería… “Acertarás si consultas el comparador para elegir el mejor en todos los aspectos que van a ser relevantes para ti”. 

Deja tu respuesta