Saltar el contenido

Cazan al chófer de una diplomática española con más de 190 Kg de droga en Venezuela

2 Minutos

Las autoridades venezolanas anunciaron la captura el pasado 04 de mayo, presuntamente, la droga provenía desde Colombia y el hombre utilizó un coche oficial para movilizar los estupefacientes


Recientemente, las Fuerzas Armadas de Venezuela interceptaron un vehículo con matrícula diplomática española que transportaba una cantidad considerable de drogas.

Según informes de Vozpópuli, el coche, presuntamente robado de la Embajada de España en Caracas, llevaba casi 200 kilogramos de estupefacientes, con el conductor siendo el chófer de un funcionario español en la legación. Este incidente, que ha captado una gran atención, evidencia las complejas redes de tráfico de drogas en la región.

La interceptación tuvo lugar el pasado sábado en el estado Táchira, límite fronterizo  de Venezuela con Colombia. Esto, durante un control de rutina llevado a cabo por la Fuerza Armada Nacional Bolivariana (FANB).

El vehículo, una furgoneta tipo jeep de color blanco, con placas diplomáticas españolas, viajaba desde Colombia hacia Caracas. Cuando se detuvo el vehículo, tanto el conductor como un pasajero se entregaron a las autoridades locales.

Tras registrar el jeep, los agentes descubrieron una carga de droga compuesta por 185,5 kilogramos de marihuana y alrededor de nueve kilogramos de cocaína, distribuidos en 379 paquetes. Este hallazgo representa un importante golpe contra el narcotráfico en la región, evidenciando la complejidad y la gravedad del problema.

Investigan su vinculación con la embajada española

Según fuentes diplomáticas españolas, la Guardia Nacional venezolana está investigando la implicación de un empleado particular de un funcionario de la Embajada de España en Caracas.

Este individuo, que se desempeñaba como chófer personal, presuntamente utilizó el vehículo diplomático de manera fraudulenta para transportar la carga ilegal de drogas. Tanto las autoridades españolas como venezolanas han sido notificadas del robo del vehículo y están colaborando en la investigación del caso.

Según fuentes del Ministerio de Asuntos Exteriores, el conductor no era empleado directo de la embajada española, sino que trabajaba para una de las funcionarias de la misma.

Además, el vehículo había sido sustraído aprovechando la ausencia temporal de su propietaria, lo que apunta a un posible “uso fraudulento” del mismo.

Deja tu respuesta

Posts del Foro