Saltar el contenido

Cómo actuar si nos encontramos ante un incendio como el de Valencia

Menos de 1 minuto Minutos

Ante una situación de emergencia, los expertos recomiendan aplicar en orden secuencial el protocolo PAS: Proteger – Avisar – Socorrer

En España, al año se producen alrededor de 125.000 siniestros por incendio o explosión, aunque pocas veces tan graves, sorprendentes y trágicos como el de Valencia. En 2020, por ejemplo, perdieron la vida 164 personas y en el 57% de los casos la causa del fallecimiento no fueron las quemaduras sino la intoxicación por inhalar humos o gases tóxicos. Son algunos de los datos que han publicado la Fundación Mapfre y la Asociación Profesional de Técnicos de Bomberos (APTB).

Claro, “el mejor siniestro siempre es el que no se produce. La prevención es determinante para evitar situaciones de riesgo pero en caso de que no podamos evitarlo, es vital saber actuar rápida y correctamente”, destacan desde de la mutua Umivale.

Pero, ante una emergencia, se debe aplicar el protocolo PAS: Proteger – Avisar – Socorrer. Son los pasos a seguir en orden secuencial ante cualquier situación de emergencia.

Orden secuencial de actuación

  • Proteger. Analizar el entorno del accidente y detectar los posibles riesgos para evitar agravar la situación del accidentado y de las personas que lo auxilian. Por ejemplo: señalizando la zona en un accidente de tráfico la zona o desconectando la electricidad en un accidente por contacto eléctrico.
  • Avisar. Una vez asegurada la zona avisar a los responsables de emergencias o al 112 y facilitar toda la información posible acerca del accidente y las víctimas.
  • Socorrer. Atender primero a los heridos más graves. No mover a las víctimas, solo en caso de que peligre su vida, para comprobar su respiración o practicar una RPC. Abrigarlas para evitar la pérdida de calor corporal y nunca darles de comer o beber hasta que lleguen los servicios de emergencias.

¿Qué hacer ante un incendio?

Se debe mantener la calma y avisar al responsable de emergencias de la empresa o al 112. Si el incendio es pequeño, hacer uso de los extintores. Si no hay posibilidad de extinguirlo, se debe evacuar.

En caso de que se prenda la ropa, echarse al suelo y girar sobre uno mismo. Si el afectado es otra persona, taparle con una chaqueta o similar para hacer que el oxígeno del fuego desaparezca y se apague.

Si detectas humo desplázate agachado y cúbrete la nariz y la boca con un trapo húmedo. Si es imposible llegar al exterior, cierra el paso al fuego atrancando puertas y colocando trapos húmedos en las rendijas del suelo. Avisa de tu situación al 112 y busca una ventana o balcón para pedir ayuda.

¿Qué hacer ante una intoxicación?

Una intoxicación es causada por la exposición a una sustancia dañina. Esto puede suceder al ingerirla, inhalarla, inyectarla o por otro medio. La mayoría de las intoxicaciones ocurren por accidente.

Hay que recabar toda la información posible para poder trasladarla al servicio de información toxicológica (915 620 420) o al 112. Datos del intoxicado (edad, peso, antecedentes médicos…), identificar el producto, la cantidad ingerida, el tiempo transcurrido y si conocemos las causas. 

Desde la Compañía Bárez, una empresa de servicios de mantenimiento antifuegos, ante un incendio nos recomiendan… “Ante todo, intentaremos actuar lo más rápido posible y sin perder la calma. Aunque parezca obvio, lo primero es llamar a los bomberos. En muchas ocasiones pensamos que podemos apagar el fuego por nosotros mismos pero, en realidad, sólo conseguimos agravar el problema provocando que el incendio sea mayor”.

Pasos a seguir si nos encontramos ante un incendio

Lo primero que debemos hacer, tras llamar al 112, es seguir una serie de indicaciones para evitar vernos atrapados en el fuego.

  • Cortar la corriente eléctrica mediante el interruptor general y la entrada de gas.
  • Si es posible, retirar los productos combustibles o inflamables que estén próximos al fuego.
  • Intentar apagar el fuego únicamente si es pequeño y, de poder hacerlo, situarse entre el fuego y una vía de escape.
  • Cuando el fuego no puede controlarse, hay que alejarse del lugar sin perder tiempo.
  • No utilizar agua cuando el fuego pueda alcanzar las instalaciones eléctricas y/o cuando se haya producido por productos químicos o líquidos inflamables (aceite, gasolina, etc.).
  • Si se puede abandonar la casa, salir dejando cerradas todas las puertas y bajar por las escaleras hasta la calle. Nunca deberemos hacer uso del ascensor en estas situaciones.
  • Si al salir de su casa hay humo en los pasillos, baje gateando y sin empujar a otros afectados.
  • Si no se puede salir de casa porque el fuego bloquea la salida, deberemos encerrarnos en la habitación con ventana más alejada del fuego, cerrando todas las puertas y cubriendo con ropa mojada las rendijas de la puerta para evitar que entre el humo en la habitación. Pedir auxilio por la ventana.
  • Mientras llegan los servicios de emergencias, cubrirse la boca con trapos o toallas mojadas.
  • Si el fuego se ha producido fuera de nuestra vivienda pero hay llamas y/o humo en la escalera, no intentar huir y actuar como en el caso anterior.
  • Como tanto el fuego como el humo tienden a ascender, nunca se debe subir a los pisos superiores y, si en la habitación en la que estamos nos cuesta respirar, nos tumbaremos en el suelo.
  • Si se incendia su ropa, no corra. Túmbese en el suelo y ruede sobre sí mismo.
  • Si ve a alguien con la ropa prendida, tiéndalo en el suelo y cúbralo con una manta o algo similar y apriete hasta extinguir las llamas.
  • Si se incendia el cabello, hay que tapar la cabeza rápidamente con un trapo húmedo.

La importancia del extintor

Por último, la empresa destaca que “el medio más adecuado para apagar un pequeño incendio doméstico es el uso de un extintor, especialmente si el incendio se ha originado por algún producto químico”.

En ese sentido, la compañía Bárez revela que “el extintor debe ser del tipo ABC y debemos colocarlo en un lugar fácilmente accesible (no guardado al fondo de un trastero o armario….)”.

Medidas para prevenir incendios en los centros de trabajo

  • No aproximar fuentes de calor a materiales combustibles (líquidos y gases) y no sobrecargar las tomas de corriente. Se pueden recalentar y producir chispas eléctricas.
  • Señalizar e informar y al responsable de las instalaciones sobre cualquier anomalía eléctrica o en la protección contra incendios. Recordar la prohibición de fumar en los centros de trabajo.
  • Al acabar el trabajo apagar los aparatos eléctricos que no necesiten estar en funcionamiento. Mantener el orden y la limpieza en el lugar de trabajo para evitar la acumulación de papel y cartón, derrame de líquidos u otro material inflamable.
  • En caso de olor a gas o producto inflamable, avisar al personal de mantenimiento y seguir las indicaciones del plan de emergencia del centro de trabajo ante este tipo de situaciones.
  • No obstaculizar los recorridos y salidas de emergencia o evacuación. Mantener en buen estado los equipos de incendios (extintores, bocas de incendios, pulsadores). Estos deben estar accesibles y señalizados para su utilización ante una emergencia.

Deja tu respuesta