Saltar el contenido

Condenada una administrativa por espiar la historia clínica de la novia de su exmarido y descubrir su embarazo

Menos de 1 minuto Minutos

Incluso llamó al hospital, suplantando a la otra mujer usando sus datos, para confirmar cuánto llevaba de gestación

El Tribunal Supremo ha confirmado la condena de 3 años de cárcel a una administrativa por acceder ilegalmente al historial clínico de la novia de su exmarido, ver su historial médico en incluso llamar a un hospital, haciéndose pasar por ella, para confirmar que estaba embarazada.

La Audiencia Provincial de Granada la condenó en su momento a 3 años de prisión por delitos de descubrimiento y revelación de secretos por funcionario público, a pagar una multa de 2.400€ y a una inhabilitación para trabajar en sanidad durante 8 años.

Aprovechó que sustituía a un funcionario con acceso a los datos de los pacientes

La condenada, auxiliar administrativa, fue contratada en 2015 en un ambulatorio de la sanidad andaluza para cubrir las vacaciones de agosto de un funcionario.

Como se encargaba de gestionar citas de pacientes, dispuso de las claves del citado funcionario para acceder al programa ‘Diraya‘, que sirve para asignar o anular citas médicas.

El 14 y el 21 de agosto de 2015, la administrativa accedió hasta seis veces a la base de datos e introdujo el nombre y DNI de la novia de su exmarido con el que mantiene una mala relación, para espiar sus datos médicos.

Con este método, la condenada descubrió que la mujer tenía dos citas de obstetricia general en un hospital, e incluso llegó a llamar al centro de salud al que pertenecía la espiada para conocer si estaba, o no, embarazada.

La administrativa llamó a un hospital suplantando a la otra mujer

Para obtener esa información, la condenada se hizo pasar por la otra mujer usando su nombre y su DNI y logró saber las semanas de gestación.

La administrativa condenada reconoció que sabía el DNI de la novia de su ex, porque lo recibió para gestionar una autorización para poder recoger a su hijo del colegio cuando tenía que estar en compañía de su padre.

Disconforme con la sentencia, la mujer apeló al Tribunal Superior de Justicia de Andalucía y, tras la desestimación, acudió al Supremo.

El Supremo dio validez al testimonio de la enfermera que recibió la llamada de la condenada preguntando cuánto llevaba de gestación; también a que el exmarido y su novia declararon que la administrativa se jactó ante ellos de saber que iban a ser padres.

Según recogió ‘Confilegal’, los magistrados del Supremo no tuvieron duda de que fue la condenada quien accedió a los datos ilegalmente, así que desestimaron y recurso y confirmaron la pena.

Deja tu respuesta

Posts del Foro