Saltar el contenido

Condenada una mujer por violar a un niño discapacitado de 12 años en Almería

Menos de 1 minuto Minutos

La Audiencia Provincial de Almería condena a prisión a una mujer de 23 años por cometer agresiones sexuales diarias, durante dos meses, al hijo de una amiga

La La Audiencia Provincial de Almería condena a 4 años y 7 meses de cárcel a una individua de 23 años por un delito continuado de agresión sexual con penetración a un menor de 12 años con discapacidad intelectual.

La condenada desempeñaba labores de cuidado para los dos hijos menores de una amiga. El veredicto confirma que la mujer aprovechaba la ausencia de la madre de los menores, para cometer abusos sexuales contra el hijo varón.

El niño, además de tener un 42% de discapacidad reconocida, sufre de un trastorno del espectro autista (TEA) y de déficit de atención e hiperactividad (TDAH).

De esta manera, mientras la hermana del menor descansaba, la mujer buscaba la oportunidad para someter al niño a tocamientos, una situación que se repetía “casi todas las tardes, de lunes a viernes”, según lo dictaminado por la Audiencia Provincial de Almería.

La agresión sexual perduró durante casi dos meses, desde septiembre hasta finales de octubre de 2021, culminando en una violación el 26 de octubre, cuando la joven, tras haber consumido hachís, agredió sexualmente al menor después de haberlo desnudado por completo.

La Audiencia recomienda que la víctima reciba tratamiento psicológico especializado por las secuelas de la violación

El relato del menor, a pesar de su “inteligencia límite”, fue claro y sin contradicciones, según el veredicto, respaldado por el testimonio de su madre y de una amiga de esta, así como por informes psicológicos que confirmaron la credibilidad del relato del menor y su compatibilidad con una agresión sexual.

La sentencia recoge que “dichas conductas han provocado en el menor situaciones emocionales, físicas y conductuales y sintomatología compatible con las mismas, recomendándose tratamiento psicológico especializado“.

El fallo aplica atenuantes a la agresora por discapacidad y consumo de drogas

La Audiencia destaca dos circunstancias atenuantes: el grado de discapacidad reconocido del 36% por la Junta de Andalucía y el hecho de que la acusada estuviera bajo los efectos de sustancias tóxicas en el momento de la agresión, lo que “mermó de forma muy leve sus capacidades volitivas e intelectivas”.

Además de la condena de prisión, se impone a la violadora una orden de alejamiento respecto a la víctima durante seis años y se la inhabilita para ejercer la patria potestad, tutela, curatela, guarda o acogimiento durante cuatro años, así como para desempeñar cualquier trabajo que implique contacto regular con menores de durante diez años.

Además, se le ha impuesto la medida de libertad vigilada durante cinco años tras su liberación, así como el pago de una indemnización al menor agredido de 10.000 euros.

Deja tu respuesta