Saltar el contenido

Condenados a 52 años ‘Txapote’ y dos compinches de ETA por el atentado frustrado en Citruénigo (Navarra) en 2000

Menos de 1 minuto Minutos

Colocaron una bomba en una casa donde vivían una mujer y un niño pequeño para matar a un guardia civil que se había mudado hacía 4 años

La Audiencia Nacional ha condenado a 52 años de cárcel al exjefe de ETA, Francisco Javier García, ‘Txapote’, y a los exmiembros de la banda terrorista Asier A., ‘Santi., y Aitor Aguirrebarrena, ‘Peio’, por la colocación de una bomba la ventana de una vivienda de Citruénigo (Navarra) donde los pistoleros pensaban que vivía un guardia civil.

Los pistoleros de la banda separatista de ultraizquierda ignoraban que, en esas fechas, noviembre del año 2000, vivían en la casa una mujer y un niño de corta edad. Afortunadamente, la bomba no llegó a explosionar y los terroristas no incrementaron su cuenta de mujeres niños pequeños asesinados.

La resolución indica que la bomba no estalló por la interrupción del fluido eléctrico del circuito causada por la rotura de cables en alguna conexión del artefacto. El 28 de enero de 2001, se encontró la bomba y el GEDEX de la Guardia Civil de Navarra se encargó de su desactivación y retirada.

En su sentencia, los magistrados condenan a los acusados a 38 años de cárcel por dos delitos de asesinato terrorista en grado de tentativa y a otros 14 años por un delito de estragos terroristas también en grado de tentativa.

‘Txapote’ y sus compinches ni sabían que su víctima se mudó hacía 4 años

Los hechos probados de la sentencia relatan que el mes de noviembre de 2000, los terroristas Asier A. y Aitor A. formaban parte del comando ‘TOTTO’ bajo las órdenes de García ‘Txapote’.

En una fecha próxima al 9 de noviembre de 2000, colocaron una bomba en una jardinera ubicada en el alféizar de una ventanas del salón-comedor de la primera planta de una casa de la localidad de Cintruénigo (Navarra).

El objetivo del atentado era asesinar a un agente de la Guardia Civil que residía en la casa, pero se habían mudado en 1996 y en aquella época vivía allí una mujer que no estaba relacionada con los habituales objetivos que los pistoleros de ultraizquierda trataban de matar. 

Los terroristas Asier A. y Aitor A. reconocieron en el juicio su participación en el intento de atentado, mientras que García ‘Txapote’ se negó a declarar. A pesar del silencio del cabecilla terrorista, el Tribunal consideró que existe prueba suficiente para condenar a García como el sujeto que encargó a los pistoleros la ejecución del atentado.

El cabecilla terrorista ‘Txapote’ encargó a los pistoleros el atentado

Entre las pruebas tienen singular relevancia, explica la Sala, por un lado, las kantadas (autocríticas a la usanza comunista) manuscritas por el etarra Guridi L. -pistolero ya condenado por estos hechos-.

El sujeto dirigió esas comunicaciones orgánicas a la dirección de ETA relatando las acciones criminales del comando TOTTO del que formaba parte.

Asimismo, también se valora como prueba la agenda personal de ‘Txapote’ intervenida en Francia y remitida a las autoridades españolas. El asesino anotó en ella durante 2001 un total de siete citas con los pistoleros del comando TOTTO.

A ello se añade, subraya el Tribunal, los efectos y documentos intervenidos en la vivienda de la calle Nagusia. En ella se recogen huellas de los procesados y en el material que portaba ‘Txapote’ en la mochila tras ser detenido por el atentado contra el Centro de Menores de Zumárraga.

Terroristas de ultraizquierda con asesinatos a sus espaldas

Por último, a Sala destaca “la inopinada colocación del artefacto explosivo, su aptitud mortífera, lo inesperado para las víctimas de ser objetivo de la organización terrorista que lo reivindicó, y cuyos componentes ya habían colocado en artefactos explosivos semejantes con anterioridad que no sólo habían explotado, sino acabado con la vida de otras personas”.

Para la Audiencia, estos hechos “ponen de manifiesto la capacidad y aptitud letal del medio empleado para hacerlo y la intención perseguida por sus autores, conscientes en todo momento de lo que hacían y perseguían, asumiendo los más que probables resultados mortales”.

1 Comment

  1. Jonatan Lumbreras González
    mayo 25, 2024 @ 5:39 pm

    Este con la mierda de ley que hay aquí en Recaudistan, en 3 meses esta fuera, si le pillo yo, con un juzgado contundente bien moldeado, en 3 días me suplica que le mate…Y lo único que iba a hacer después de la suplica, es mearle las heridas de las mutilaciones que iba a sufrir…Por Vasco terrorista pistolerillo y además son subnormales, comando de comemierdas chapuceros.

Deja tu respuesta