Saltar el contenido

Desahuciado en Zaragoza un sujeto que maltrataba a sus padres, con los que convivía, y se negaba a irse

Menos de 1 minuto Minutos

Los mayores sufrían malos tratos y amenazas por parte de su hijo de 40 años, que seguía en la casa familiar aunque tenía trabajo fijo y estable


La Jueza de Juzgado de Primera Instancia nº 19 de Zaragoza ha condenado a un sujeto de 40 años, de nombre Carlos T. C., a abandonar la casa de sus padres, a los que maltrataba, por no pagar ningún tipo de contraprestación a sus progenitores por habitar en ella.

Los padres demandaron a su hijo, porque les hacía la vida imposible por su agresividad, amenazas y malos tratos físicos y psicológicos. Las víctimas le pidieron en repetidas ocasiones que abandonara voluntariamente el domicilio familiar, ante lo que el demandado hizo caso omiso.

Los demandantes pidieron a la jueza que lo desahuciara del a vivienda porque la convivencia era insostenible. El hijo demandado no se presentó al juicio y se le declaró en rebeldía procesal.

La jueza de Zaragoza recuerda que el parentesco no atribuye el ‘título para el uso del inmueble’

En su sentencia condenatoria, con fecha del pasado 26 de enero, la jueza condena a Carlos T. C. a “dejar libre, vacua y expedita” la vivienda y le apercibe de lanzamiento si no la abandona en el plazo legal establecido. También deberá pagar las costas del juicio.

La jueza entiende que el condenado “es mayor de edad y con plena capacidad, con trabajo fijo y estable” y que se encuentra en situación de “precario” (sin título alguno y sin
pagar ningún tipo de contraprestación).

La magistrada explica que la situación del condenado “implica la utilización gratuita de un bien ajeno, cuya posesión jurídica no corresponde”. Sobre este argumento añade la jueza que la relación de parentesco entre las partes no determina la atribución de título para el uso del inmueble.

Contra esta sentencia cabe interponer recurso de apelación ante el mismo juzgado.

Deja tu respuesta