Saltar el contenido

Detenida una pareja de húngaros en Madrid por las agresiones sexuales de dos niños de seis años

Menos de 1 minuto Minutos

El hombre, tío de los niños, grabó las agresiones sexuales en vídeo y la mujer, madre de los menores, encubrió al pederasta

Un presunto pederasta de origen húngaro ha sido arrestado por la Policía Nacional del distrito madrileño de Latina por abusar de sus dos sobrinos, de 6 años, y grabar las agresiones sexuales en vídeo.

La madre de los niños también fue detenida, ya que al parecer permitía dichos abusos y encubría la situación. Ambos acusados, de 29 y 31 años, respectivamente, son de origen húngaro pero cuentan con nacionalidad española.

La madre empeñó el móvil que contenía los vídeos de las agresiones sexuales a sus hijos

La investigación que condujo a la detención de la madre y el tío se inició el 20 de noviembre, cuando la mujer acudió a un establecimiento de compraventa de artículos de segunda mano en el barrio de Puerta del Ángel, Madrid, para vender un teléfono móvil.

Como la individua no volvió a desempeñar el dispositivo, al mes siguiente, un empleado del establecimiento procedió a formatear el teléfono para su reventa, descubriendo varios vídeos pornográficos en los que un adulto, identificado como el tío, abusaba de los menores y les daba instrucciones.

Ante la posibilidad de que se tratara de un delito, el empleado alertó a la Policía Nacional. Al llegar, los agentes confirmaron la presencia de vídeos donde el hombre de unos 30 años masturbando a dos niños pequeños, obligándolos a tocarse mutuamente e identificándolos como “sus sobrinos”.

El presunto pederasta tenía intención de ‘compartir las imágenes con otros adultos’

Las caras de los tres eran claramente visibles en todas las grabaciones, lo que facilitó la investigación. Los agentes descubrieron que el hombre no solo buscaba satisfacerse, sino que también tenía la intención de “compartir las imágenes con otros adultos“.

Con el riesgo de que los abusos continuaran, la Policía acudió a la dirección proporcionada por la vendedora, pero descubrieron que ya no vivía allí. Tras una búsqueda más profunda, localizaron a los niños, de 6 años, junto a su madre y el tío en otro edificio.

Al entrevistarse con los adultos y los menores, los policías notaron nerviosismo en el hombre. Durante la conversación con los niños, estos confirmaron que el tío se quedaba con ellos cuando la madre trabajaba, y sus voces coincidían con las de los vídeos pornográficos.

Según ha recogido recoge El Caso, el presunto pederasta admitió haber grabado a los niños en la ducha, “pero nada más“. Los agentes detuvieron ambos sospechosos, requisaron sus teléfonos móviles en busca de más pruebas, y los niños han quedado bajo el cuidado de su abuela. La investigación sigue abierta.

Deja tu respuesta