Saltar el contenido

Donald Trump convierte la “cacería de brujas” de Biden en su mejor campaña electoral 

Menos de 1 minuto Minutos

Los ataques de los demócratas se convirtieron en una gran oportunidad

Desde hace unos meses la persecución judicial hacia el presidente Donald Trump ha incrementado significativamente, pero esto no ha servido más que para posicionarlo como el favorito entre los candidatos a las elecciones presidenciales que se tienen previstas para el mes de noviembre del 2024. 

El republicano enfrenta cuatro juicios que comprenden un total de 91 cargos en su contra, pero si algo supo hacer fue convertir un momento desafortunado en toda una oportunidad. Trump lidera las encuestas de su partido con una importante ventaja en comparación con el resto de candidatos, lo que fue razón para no asistir al primer debate de los líderes republicanos organizado por la cadena Fox News, esto según las declaraciones del mismo magnate. 

La ausencia en el debate

Cada paso que ha dado Donald Trump fue medido con precisión. Mientras se desarrolla el debate mencionado líneas arriba, el presidente número 45 de los Estados Unidos se encontraba en una entrevistas, nada más y nada menos, que con Tucker Carlson, el famoso presentador de Fox que se despidió de la pantalla grande recientemente. Tan sólo a media hora de comenzar el debate, empezó la entrevista que captó la atención de todos los seguidores -y no tan seguidores- del expresidente.  Un duro golpe para Fox

Trump 1 – Biden 0

Los juicios contra él han sido los eventos más aprovechados por el equipo de campaña del candidato republicano. La estrategia bien pensada de haber acordado una fianza para quedar en libertad tras su arresto en el condado de Fulton, sumando a esto la enorme publicidad que se le hizo desde días anteriores, fueron la combinación perfecta para volver a impulsar la imagen de Donald Trump y remover las emociones entre el electorado. Trump lo volvió a hacer: Trump 1, Biden 0. 

Trump vuelve a Twitter

Pero no fue todo. Una vez arrestado y sometido al proceso regular que debe atravesar cualquier ciudadano que es arrestado en los Estados Unidos, el presidente republicano no dio tiempo a la maquinaria mediática de la izquierda para hacer de las suyas con su foto. Apenas tuvo la imagen, el mismo Donald Trump la publicó en sus redes sociales, incluso la que no usaba desde hace más de dos años, Twitter, ahora X. La foto fue toda una sensación y, lo mejor de todo, fue que el exitoso empresario manejó la narrativa desde el primer momento. Una campaña increíble, en la que han conseguido recaudar muchísimo dinero. 
Y aunque parezca que el presidente no cumplió con la promesa de no volver a publicar más contenido en Twitter, no es así. En efecto, Trump publicó en X, una acción que fue aplaudida por el mismísimo Elon Musk.

Deja tu respuesta