Saltar el contenido

Dos magrebís detenidos en Murcia tras atacar a botellazos a empleados y clientes de un restaurante

Menos de 1 minuto Minutos

Los magrebís son delincuentes reincidentes. Tras no pagar las consumiciones y ser expulsados, volvieron para lanzar botellas a la gente

Dos delincuentes reincidentes magrebís detenidos en Murcia tras agredir con botellas a empleados y clientes de un restaurante con terraza del que se iban sin pagar. La policía echó del local a ambos sujetos, problemáticos y conocidos por problemas similares, cuando entre insultos y amenazas ya se habían enzarzado con los trabajadores y comensales.

Como represalia, los sujetos regresaron poco después para atacar a los presentes en el local y empezaron a lanzarles botellas de vidrio de litro. Los agredidos tuvieron que refugiarse en el interior del restaurante hasta la llegada de la Policía. Mientras, los magrebíes se dedicaron a lanzar botellas contra la fachada, causando desperfectos considerables.

Una vez personados los agentes, tras entrevistarse con la encargada del restaurante, procedieron a la detención de los individuos responsables de estos actos, a quienes se les imputan los delitos de amenazas, daños y disturbios públicos.

Delincuentes reincidentes conocidos con cerca de 20 detenciones

Los detenidos son dos hombres de origen árabe, de 26 y 42 años de edad. Se trata de dos sujetos conocidos por la policía, se constató que ambos tenían un historial de casi una veintena de arrestos previos por incidentes similares y otros delitos. Ambos sujetos pasaron a disposición de la Autoridad Judicial para tomar las medidas legales adecuadas.

El digital El Lorquino ha publicado este martes, 19 de septiembre, que el suceso ocurrió día 1 del presente mes, sobre las 23:30 horas de la noche, cuando agentes de la Policía Nacional respondieron a una llamada de auxilio desde un restaurante en Murcia, donde dos individuos estaban arrojando objetos contundentes en la terraza del lugar.

La encargada del restaurante les informó que los dos individuos habían causado problemas previamente al enfrentarse a otros clientes y al personal del restaurante, y se habían marchado sin pagar sus cuentas. Ante esta situación, habían llamado a la Policía para que los sacara del lugar.

Sin embargo, los magrebís regresaron para vengarse, lanzando botellas de cristal contra el establecimiento, lo que obligó a refugiarse a los trabajadores y clientes dentro del local para evitar los proyectiles. Finalmente, los agentes arrestaron a los magrebíes.

Deja tu respuesta