Saltar el contenido

El alcalde socialista de Siero, entre radares y cafeteras premium

Menos de 1 minuto Minutos

Se llama Ángel García y su actitud chulesca en un pleno municipal lo ha encumbrado como el edil más viral del momento

Esta semana ha llegado muy movidita para la localidad asturiana de Siero, gracias a su alcalde socialista; todo un espectáculo gracias a su cafetera pro-max de alta tecnología con inteligencia artificial incorporada y a su radar supersónico también pro-max y ultra-recaudatorio.

Los vecinos de Siero, los mismos que eligieron al alcalde para ser el regidor municipal, están indignados ante las polémicas virales que han saltado a la crónica social española.

En primer lugar, por un radar que no para de multarles. El ayuntamiento lo instaló en enero y en menos de tres meses ha registrado ¡15.000 sanciones!

Se trata de un radar rotatorio y cambiándose de ubicación dentro de la ciudad, para que los conductores no sepan dónde se encuentran. Hay varias cajas distribuidas por la localidad, pero no siempre contienen el cinemómetro en su interior. Si te pasas de 30 kilómetros, te llegará una sugerente multa municipal.

Y están llegando a montones, lo cual además de ingresos municipales ha generado un gran colapso. Son tantas las sanciones registradas por este detector que los carteros no consiguen entregar todas las multas a tiempo.

Más de 300 sanciones al día

Y es que en varias ocasiones se han superado las ¡300 sanciones en un solo día!

La Nueva España ha informado de que son tantas las sanciones que el servicio de Correos se ha visto desbordado. De hecho, el turno de la tarde se ha dedicado casi exclusivamente a entregar todas estas multas registradas y no han podido distribuirlas todas.

Algunos de los vecinos que viven en la zona confiesan que han llegado a recibir hasta 16 avisos de multa en un solo día. El alcalde, Ángel García, ha decidido no ubicar en avenida de Les Bellotines, donde más sanciones se han denunciado. Pero los radares seguirán persiguiendo a los vecinos como una molesta pesadilla antes/después de Navidad. “Esta situación me genera un gran malestar y pido disculpas como alcalde. Quizá teníamos que haberlo hecho de otra manera, o no poner los radares, pero también teníamos que tomar medidas con respecto a la cantidad de quejas y denuncias que nos llegaban de los vecinos por exceso de velocidad“.

Una cafetera que cuesta cerca de 10.000 euros

Estas declaraciones las hace el mismo alcalde que tiene en su despacho, para uso privado, una cafetera valorada en 9.646 euros. El regidor, que como contó el presentador de La Sexta, Iñaki López, tiene una condena por agredir a un vecino, ha respondido a las preguntas de la oposición con sarcasmo: “Cuando quieran, están invitados. Lo que les ruego es que traigan bizcocho, que me encanta”.

Todo saltó a los medios nacionales cuando la concejal de Podemos, Silvia Tárano, preguntó en el último pleno municipal por tan excelsa cafetera, “por el que ya hemos pagado una primera factura de 1.225 euros”. Además, señaló que la cafetera está valorada en un precio superior, lo que levantó dudas sobre el resto del importe y posibles facturas pendientes.

La respuesta del alcalde no hizo más que avivar la polémica: “Respecto de la cafetera, cuando quiera la invito a un café, que puedo decirle que está muy bueno y por la mañana viene muy bien para despertar y venir al pleno fresco“, extendiendo su invitación al resto de los concejales: “Están todos ustedes invitados a un café cuando quieran, lo que les ruego es que traigan un poco de bizcocho o galletas de casa, si tienen, que a mí me encantan”.

Un alcalde chulesco y altivo

Ante la polémica tras el chulesco y altivo comentario con sello PSOE, el alcalde ahora recula (o cambia de opinión, como su jefe). La cafetera “no ha costado ni va a costar ningún euro». Se trata de una cafetera de vending que pone la empresa “y solo pagamos el café que consumimos y la leche en polvo”.

Justificó contar con una cafetera en Alcaldía porque “en el cuarto concejo más poblado de Asturias, con 57 millones de presupuesto y con una actividad muy intensa donde se recibe a mucha gente, no podíamos ni invitar a un café”.

Y asegura que el único gasto que ha habido en los cuatro meses que lleva la cafetera en las dependencias municipales han sido “dos facturas de 420 euros de la compra del café y la leche en polvo y los vasos”.

Deja tu respuesta