Saltar el contenido

El asalto del Gobierno para politizar con cargos a dedo la Agencia Tributaria

Menos de 1 minuto Minutos

Se elegirán directivos con entrevistas y un cuestionario de ‘autoevaluación’, sin necesidad de ser funcionario ni especialización para el puesto

La Asociación de Inspectores de Hacienda del Estado (IHE) ha emitido un comunicado el pasado 7 de mayo denunciando las medidas “inadmisibles” aprobadas por el Gobierno que permiten “ser Directivo Público sin ser funcionario“, asaltando la autonomía de la Agencia Tributaria.

“Nada de claridad, especialización y concreción y mucha opacidad en los criterios que se exigen para ocupar cargos directivos”, resumió la IHE, aludiendo a las medidas aprobadas de urgencia para convertir otra rama de la Administración del Estado en una prolongación del Gobierno socialista.

La IHE advierte que el Gobierno socialista ha regulado “la figura del directivo público sin cumplir los estándares mínimos de la OCDE en materia de dirección pública” dejando fuera a “directores generales, secretarios de estado o subsecretarios, que podrán seguir siendo nombrados con arreglo a criterios políticos y no técnicos”,

Por si no fuera suficiente, el Gobierno ha ampliado “aún más el abanico de la politización de la Administración al contemplar como directivos a quienes tienen el rango de subdirector que ahora podrán elegir entre personas que no pertenezcan a ningún cuerpo funcionarial, algo inédito en nuestra Administración pública”.

Selección a dedo y un cuestionario de ‘autoevaluación’

Respecto a la forma de elección y requisitos que se exigen para ser directivo público, la IHE alerta que el acceso a los puestos se hará mediante “entrevistas y un cuestionario de ‘autoevaluación’ que da lugar a la arbitrariedad en la selección de quien ocupará ocupar un puesto de responsabilidad dentro de la Administración pública.

También se tachó de inadmisible que las competencias básicas para directivos “sean capacidades en las que no se aprecia la necesidad de especialización“, que la IHE considera obligatoria en “puestos directivos de la Administración tributaria (Agencia Tributaria, Dirección General de Tributos y Tribunales Económico-administrativos)”.

Reforma para la ‘desprofesionalización y absoluta falta de competencia’ de la Agencia Tributaria

Según relata la IHE, El Gobierno publicó el pasado 30 de abril sendas Órdenes (que desarrollan un decretazo previo) que se saltan la jerarquía normativa de la AEAT y reforman la Función Pública en materia de recursos humanos y de regulación de la figura del Directivo público.

Ambas medidas han generado “enorme preocupación” en la IHE “al traslucirse vulneración de las competencias de la AEAT y un peligro claro de politización de las condiciones que se exigen para acceder al puesto de directivo público”.

“Una vez más, se observa que España se aleja de la necesaria objetividad y preparación que deben tener nuestros funcionarios y quienes ocupen los puestos de mayor responsabilidad en nuestra Administración y, en particular, en la Administración tributaria”, advirtió la Asociación en su nota de prensa.

La IHE alerta que ya se puede entrever “que la reforma de la función pública va encaminada hacia una desprofesionalización y una absoluta falta de competencia lo que va a generar un retroceso en la prestación de los servicios públicos y una desconfianza de los ciudadanos en nuestras instituciones públicas”.

Directivos de la Agencia Tributaria designados sin necesidad de ser funcionarios

La primera medida de la que alerta la Asociación se aprobó el 30 de abril, cuando el BOE publicó la Orden TDF/380/2024 con normas y directrices para la planificación estratégica de RRHH en la Administración General del Estado.

IHE considera que, de acuerdo con la ley que creó la AEAT, “la Agencia tiene se autonomía para la elaboración y aprobación de su oferta de empleo público, así como para el régimen de acceso a los cuerpos, escalas y especialidades que se le adscriben”.

Sin embargo, el Gobierno se ha saltado con su Orden la jerarquía normativa y “vulnera la autonomía de la AEAT en esta materia”.

En segundo lugar, el mismo 30 de abril, el BOE publicó la Orden TDF 379/2024 sobre regulación de la figura del Directivo Público Profesional, en desarrollo de lo que contempla el RD Ley 6/2023.

Cacicadas aprobadas de urgencia, sin debate parlamentario

IHE ha tachado de inadmisible “que se utilice la figura del RD Ley para la regulación de una cuestión tan importante como es la reforma de la función pública, y con ello, la figura del directivo público”.

“No sólo no hay razones que justifiquen la extraordinaria y urgente necesidad para la publicación de una norma de este calado, tal y como exige nuestra Carta Magna, sino
que con ello se impide el adecuado debate parlamentario“, denunció la Asociación.

Deja tu respuesta

Posts del Foro