Saltar el contenido

El gobierno argelino se burla de Sánchez y suspende la visita de Albares por ‘problemas de agenda’

Menos de 1 minuto Minutos

Argelia suspende el viaje 12 horas antes del vuelo de Albares, que incluía periodistas seleccionados para escenificar el supuesto ‘relanzamiento’ de relaciones bilaterales

Mientras el Ejecutivo socialista vendía el pasado jueves el viaje de Albares a Argelia del lunes como el “relanzamiento” de las relaciones económicas y el final de la crisis bilateral -generada por la sumisión de Sánchez a los intereses de Marruecos-, el gobierno argelino se burla de España y suspende la visita el domingo por la tarde por sus “problemas de agenda”.

Un mensaje de fuentes diplomáticas confirmaba a las ocho de la noche del domingo la suspensión de la visita de Albares al país magrebí, arruinando la enésima campaña propagandística del gobierno socialista sobre sus presuntos logros que, si bien le sirven a Sánchez para consumo interno, a nivel internacional carecen de impacto, porque le tienen tomada la medida al personaje.

Un plantón impensable con el ministro de Exteriores de un país respetado, sin embargo esperable con un gobierno que ha sumido a su nación en la irrelevancia internacional hasta el punto de recibir felicitaciones de los terroristas islámicos de Hamás.

El vuelo de Albares a Argel tenía que haber despegado de la base de Torrejón de Ardoz a las 6:45 horas de hoy lunes para una reunión con su homólogo argelino y una posterior rueda de prensa para los medios seleccionados a dedo por el gobierno para escenificar la supuesta reconstrucción de las relaciones con Argelia.

La hoja de ruta entre Sánchez y Mohamed VI

El repentino bandazo a décadas de posicionamiento de España generó la ruptura de las relaciones con Argelia, tradicional enemigo de Marruecos. En su momento, Sánchez presumió de “impulsar la agenda bilateral ya acordada y explorar las nuevas oportunidades que ofrece esta relación renovada”, en alusión a su sumisión a las exigencias del reino alauí.

Sánchez calificó su decisión del seguidismo del plan marroquí para el Sáhara como “la base más seria, creíble y realista” para una solución al conflicto saharaui, sustanciada en una hoja de ruta pactada entre el socialista y Mohamed VI el 7 de abril de 2022.

La Reunión de Alto Nivel (RAN) de febrero de 2023 en Rabat sirvió para reafirmar la voluntad de ambos gobiernos de avanzar en una ‘hoja de ruta’ que, según el Gobierno socialista, está siendo un “éxito”.

Siguiendo la tónica del gobierno socialista, sólo se supo de la existencia de dos reuniones bilaterales de grupos de trabajo, pero reina la opacidad sobre acuerdos de delimitación de las aguas territoriales de la fachada atlántica.

Deja tu respuesta