Saltar el contenido

El Gobierno de Sánchez pretende transformar las consultas del Hospital Naval de Cartagena en dormitorios para ilegales

3 Minutos

El Ayuntamiento acaba de abrir expediente al Ministerio de Migraciones por realizar obras sin licencia ni comunicación previa

El Ayuntamiento de Cartagena ha decretado la paralización de unas obras mediante las que se trata de transformar en dormitorios más de 30 consultas del antiguo Hospital Naval en las que se podría alojar a unas 216 personas.

Actualmente, como informamos ayer en LA BANDERA, el Hospital Naval de Cartagena es un Centro Temporal de Acogida de Inmigrantes. Sí, debería ser temporal y su fecha de caducidad ha expirado. Debería haberse recuperado para su función real: de carácter sociosanitario. Sin embargo, acoge a unos 800 inmigrantes ilegales, la mayoría de llegados de Canarias (y siguen llegando). Una veintena de estos provocaron el pasado miércoles y grave amotinamiento en la entrada al edificio del Hospital Naval.

Pero ahora, además, el Ayuntamiento conoce y ha denunciando públicamente que el Gobierno de Sánchez pretende transformar las salas de consultas y administrativas en más de 200 dormitorios con lo que la intención, supuestamente, es que el Naval se convierta, como ha denunciado la plataforma NO AL CETI, en un centro fijo de acogida; Cartagena ya cuenta con uno que además se está ampliando y reubicando.

Ni licencia y a escondidas

Los trabajos que está realizando el Gobierno de Sánchez en el interior del Hospital Naval, como denuncia el Ayuntamiento de Cartagena, “carecen de licencia y de las que no hay ningún tipo de comunicación ni autorización municipal”. Y “han sido descubiertos durante una inspección realizada por técnicos de Urbanismo que se han desplazado al antiguo recinto hospitalario de Tentegorra ante el conocimiento extraoficial de las obras, de la que tampoco se conoce si cuentan con la preceptiva dirección técnica y coordinación de seguridad”. Se trata de una irregularidad tanto llamativa como casi única…

La orden de paralización se va a comunicar tanto al Ministerio de Defensa, propietario del inmueble, como al de Inclusión, Seguridad Social y Migraciones, que es el que lo gestiona gracias a una cesión demanial.Los técnicos municipales han comprobado la instalación de sistemas de climatización, la construcción de aseos y trabajos para transformar antiguas consultas médicas en entre 30 y 36 habitaciones con capacidad para seis ocupantes cada una.

El consistorio, además, va a abrir expediente al ministerio responsable de las obras por no haber realizado la preceptiva comunicación al Ayuntamiento, ni solicitado licencia para realizar ningún trabajo en el antiguo edificio hospitalario.

La alcaldesa, Noelia Arroyo, entiende que “estas obras realizadas a escondidas están transformando una infraestructura temporal en una instalación fija. El ministerio incumple radicalmente sus compromisos de temporalidad y está ahondando en el error en vez de corregirlo”.

Para la primera edil, “es imposible creer que el Gobierno de España no tenga capacidad para habilitar alojamiento en otros lugares de España y repartir a los inmigrantes, en vez de concentrarnos en una instalación que siguen ampliando en contra de la voluntad, de los cartageneros y de las instituciones de la ciudad y de la Región”.



Deja tu respuesta