Saltar el contenido

El Gobierno prepara la expropiación de terrenos, negocios y viviendas costeras por el ‘cambio climático’

Menos de 1 minuto Minutos

La ministra Ribera ultima un Reglamento General de Costas para expropiar pisos y negocios a cambio de ceder el uso a sus dueños durante un período determinado

El Gobierno ultima un Reglamento General de Costas basado en la supuesta crisis climática para expropiar a sus titulares, públicos y privados, desde paseos marítimos, hasta hoteles y pisos.

Basándose en predicciones ideológicas sobre el apocalipsis en ciernes, con la presunta subida de medio metro del mar incluida, el Reglamento que ultima la ministra Teresa Ribera otorga al gobierno podrá cambiar a voluntad los deslindes de ciertas propiedades, que pasarán a ser propiedad del Estado.

Según parece, que el Estado socialista arrebate la titularidad de una propiedad evitará que acabe bajo el agua. Por tanto, si a finales de siglo la Costa del Sol no se convierte en la Atlántida, será gracias al Gobierno y no porque usó el invento del Ragnarök climático para quedarse con propiedades ajenas especialmente valiosas por su ubicación.

¡Exprópiese!

En contraprestación al cambio de titularidad, el Estado le cede a los propietarios expropiados los derechos de uso por 30 años -prorrogables otros 30 en ciertos casos- y por un máximo de 75 años a las concesiones de actividades cerca de la costa.

Según precisa ‘El Economista’, los propietarios expropiados, al ser titular el Estado, deberán pedirle permiso para hipotecar viviendas, hacer reformas o traspasar concesiones -y el Estado tendrá derecho de tanteo-.

El documento sometido a consulta pública señala que la norma regulará “el otorgamiento de concesiones y prórrogas, limitando su duración” en instalaciones cercanas a la costa.

Los titulares de terrenos que se incorporen al dominio público marítimo-terrestre “pasarán a ser titulares de un derecho de ocupación y aprovechamiento” de 75 años que otorga de oficio el Estado, salvo renuncia expresa del afectado, por un período de 75 años.

El Gobierno usa el alarmismo climático para arrebatar propiedades a sus dueños

El Ejecutivo socialista justifica la expropiación basándose en que la franja costera es sensible a la presunta subida del mar causada por el cambio del clima, según sostienen múltiples entidades subvencionadas por los propios gobiernos que se benefician del sentido de sus predicciones.

El Ejecutivo considera que el supuesto apocalipsis climático causará que “en este siglo, el nivel medio del mar en nuestras costas ascenderá más de medio metro” y debe adaptar “la normativa a la nueva realidad climática” expropiando terrenos a sus titulares.

Segundo intento tras tumbar el Supremo el primer Reglamento General de Costas

El Gobierno acelera la aprobación del Reglamento General de Costas que permita expropiar propiedades cercanas al mar de ayuntamientos, empresas y particulares. La nueva legislación, a la vez, impedirá devolver los expropiados en los dos últimos dos años, tras tumbar el Supremo la norma anterior, el decretazo del 1 de agosto de 2022,.

Cuando el Supremo anuló la norma por su deficiente tramitación (no se sometió a consulta pública), ciertos municipios afectados anunciaron que iban a solicitar al Estado la devolución de terrenos expropiados.

Para evitarlo y además poder expropiar nuevos terrenos, el ministerio de Transición Ecológica de Teresa Ribera ultima otro decretazo para dar continuidad a la norma anulada, que ahonda en sus propuestas, en sustitución de la actual reglamentación.

Deja tu respuesta