Saltar el contenido

El nuevo peligro sanitario mundial podría ser una “enfermedad carnívora” a la japonesa

Menos de 1 minuto Minutos

La OMS advirtió en el Foro de Davos sobre el potencial peligro de una nueva pandemia derivada de la denominada Enfermedad X

En el pasado muy reciente, concretamente en el Foro de Davos, de manos de la Organización Mundial de la Salud, se advertía a la población mundial de la aparición, más pronto que tarde, de otra nueva pandemia derivada de una nueva enfermedad: la Enfermedad X.

Estos días, en una notable concatenación de acontecimientos, no deja de hablarse de la bautizada como la “enfermedad carnívora”, el STSS (Síndrome de Shock Tóxico Estreptocócico) detectado en Japón. ¿Será el fin definitivo del planeta Tierra? ¿Nos abocará a nuestra destrucción?

Este síndrome dicen que tiene potencial de mortalidad elevado y que su propagación es espectacular. Hay más casos que nunca.

El STSS estácausado en la mayoría de los casos por la bacteria denominada estreptococo del grupo A. En Japón se comunicó por primera vez en 1992. Desde entonces, se han visto cada año una media de 100 a 200 casos. Pero en 2023 se alcanzaron cerca de 1.000 casos; todo un récord que superaba al de 2019, donde se alcanzaron sobre 900.

Récord de casos en solo dos meses

Solo entre enero y febrero de 2024, según datos facilitados por el país nipón, ya se acercan a las 400 personas afectadas por el STSS. Las autoridades sanitarias ya han instado a la población a adoptar medidas preventivas básicas como lavarse las manos y cuidar las heridas.

El ministro de Sanidad de Japón, Keizo Takemi, sugirió que probablemente este incremento de casos estaba relacionado con el repunte de las enfermedades respiratorias después de que Japón entrara en una fase pospandémica la primavera pasada.

¿Qué es el síndrome de shock tóxico?

Los síndromes de shock tóxico sonuna afección causada por toxinas bacterianas. Los síntomas pueden incluir fiebre, erupción cutánea, descamación de la piel y presión arterial baja. También puede haber síntomas relacionados con la infección subyacente específica, como mastitis, osteomielitis, fascitis necrotizante o neumonía.

En el STSS, la bacteria se extiende a los tejidos profundos y la sangre. Si el estreptococo llega al torrente sanguíneo, los músculos y los pulmones, lo que es raro, los síntomas pueden agravarse rápidamente y causar hipotensión arterial, fallo multiorgánico e incluso la muerte.

Y ¿cómo entran en el cuerpo estas bacterias?

A veces, entra a través de cortes en la piel, como una lesión o una herida quirúrgica. También puede hacerlo por las membranas mucosas, como las del interior de la nariz o la garganta.

La mayoría de las personas con infección estreptocócica no desarrollan síntomas. Si lo hacen, sólo experimentan dolor de garganta (especialmente los niños) e infecciones cutáneas.

El STSS es más común entre las personas de 30 años o más. El trastorno por consumo de alcohol o la diabetes también pueden aumentar la probabilidad de padecerlo. Ciertas cepas de estreptococos del grupo A que producen toxinas, especialmente exotoxinas pirogénicas estreptocócicas, suponen mayor riesgo de infección grave.

La tasa de mortalidad de los que desarrollan STSS es del 30%, según datos remitidos de Japón. Los pacientes se tratan con antibióticos, pero las complicaciones graves requieren la extirpación del tejido infectado.

El STSS es a menudo apodado como la “enfermedad carnívora”, ya que puede causar necrosis de los tejidos conectivos que cubren los músculos en casos graves.

Takashi Nakano, profesor de enfermedades infecciosas ha reconocido a un periódico de Japón que reconoce “hay muchas cosas que no sabemos, como por qué la bacteria se vuelve fulminante”.

Ken Kikuchi, profesor de enfermedades infecciosas de la Universidad de Tokio, relaciona el aumento de casos con la reclasificación del Covid-19, que ha hecho que más personas abandonen medidas preventivas básicas como la higiene de las manos. 

Enfermedad X

Como relatábamos al inicio de la información, esto nos remite a la advertencia que hiciera la OMS sobre la posible Enfermedad X, un patógeno que podría propagarse rápidamente por todo el mundo y que podría ser hasta 20 veces más letal que el coronavirus.

Según la OMS, esta enfermedad, que no es un nuevo virus sino un supuesto teórico, representa el conocimiento de que una epidemia grave podría ser causada por algún patógeno que actualmente se desconozca.

La OMS incluso ha puesto en marcha una Iniciativa de Preparación y Resiliencia para las Amenazas Emergentes, con el objetivo de dar información útil a los gobiernos y autoridades sanitarias para el fortalecimiento de sus mecanismos de prevención, atención y respuesta a posibles futuras epidemias.

Y sigue advirtiendo sobre la Covid-19. El mundo “continúa en pandemia de covid-19, mientras el virus sigue evolucionando”, según palabras hace unos días de María van Kerkhove, jefa técnica de la OMS contra esta enfermedad.

Y, evidentemente, pide más vacunas y vacunaciones que supuestamente salvan vidas. Cuentan que han salvado en Europa a millón y medio de personas…

Lo dicen los expertos, y lo aplaude los teóricos de la Agenda 2030: más vacunas, por favor. Y sálvese que quien pueda…

Deja tu respuesta