Saltar el contenido

El precio del litro de agua aumenta inexorablemente y busca ser el gran negocio de las multinacionales

Menos de 1 minuto Minutos

En la Axarquía malagueña se está pagando para abastecimiento humano y riego a 50 céntimos el litro de este nuevo oro líquido

El agua es un auténtico negocio en este país, especialmente en zonas donde habitualmente llueve poco y donde al mismo tiempo ha aumentado la población. El caso se eleva a la enésima potencia en una zona de la que hemos sido testigos. Nos referimos a la zona de La Axarquía, en la provincia de Málaga.

En LA BANDERA hemos contrastado cuál es la situación del pantano de La Viñuela, que hasta este fin de semana estaba prácticamente vacío. De hecho, la Junta de Andalucía inauguró este pasado viernes una infraestructura hídrica vital para poder extraer al máximo el poco caudal que aún atesora el embalse de la Viñuela, el de mayor capacidad de la provincia. Con una inversión de aproximadamente 700.000 euros, la nueva toma flotante va a permitir apurar con destino a consumo humano parte de los 13 hectómetros que acumulaba en ese momento. 

No obstante, con las lluvias de este sábado y domingo, La Viñuela y su cuenca (que surte de agua a la Axarquía) ha recibido un extra de 34 litros, hasta alcanzar el 8,7% de capacidad. La cifra se va alejando, de forma discreta, con el mínimo histórico que marcó el 15 de enero de 2024, cuando apenas superaba el 7%, según los datos de la Red Hidrosur. 

Pero sigue estando por debajo del 9% y lleva así tres años. Una situación que obviamente, ha hecho en la zona el precio del agua para abastecimiento no para de subir por la alta demanda.

Precio desorbitado del agua

De hecho, se encuentra actualmente a casi 50 céntimos el litro. Este es el desorbitado precio que muchas comunidades de vecinos y puebles de montaña están pagando para hacerse con cubas de agua para poder rellenar sus piscinas o regar zonas comunes de aquí al verano.

La compra de cubas de agua en la provincia de Málaga empezó en 2023 una vez que entraban en vigor las primeras restricciones que se adoptaban para hacer frente a la sequía. En 2024, sin apenas lluvias significativas y peores previsiones meteorológicas, la demanda (y el precio) de cubas de agua se ha disparado.

Fiebre y pánico ante la sequía

La situación ha provocado, nos cuentan desde allí, que se haya “desatado toda una fiebre por adquirir miles y miles de litros de agua a través de cubas o cisternas”.

el precio no para de subir. En primer lugar, porque muchas comunidades de vecinos temen que a corto plazo también se prohíba la adquisición de agua destilada para abastecer tanto a particulares como a comunidades de vecinos. Y, en segundo lugar, porque la demanda es mucho más alta que la oferta.

La adquisición de un contenedor de 1.000 litros de agua destilada, descalcificada y desmineralizada, alcanza los 416.54 euros (IVA incluido). Es el precio que ofrece una de las principales empresas del sector en Málaga y que no incluye transporte.

Es decir, si una comunidad de vecinos quiere que esa cuba de agua destilada sea transportada a sus instalaciones, el precio auméntela en 80,16 euros. O dicho de otro modo, en total se deben pagar por la cuba 496,7 euros. El litro de agua, por tanto, sale a 0,49 céntimos de euro.

Agua de pozo para consumo humano

Las empresas que ofrecen el servicio de entrega de cubas de agua hoy aún pueden garantizar el servicio en una zona, pero el agua que se ofrece no es salada, es agua limpia de pozo. Y es necesaria para consumo humano y sobre todo porque muchos agricultores adquieren este tipo de cubas para el riego, una necesidad constante en esta región donde hoy por hoy prevalecen los cultivos de aguacate, que son especialmente sensibles a la falta de agua, requieren un riego mínimo de 30 litros por árbol cada cuatro días.

Ante todo ello, el agua parece que será un bien escaso en el futuro y en determinadas zonas (sea por los motivos que sea) y las grandes corporaciones y multinacionales ya buscan hincar el diente a este nuevo oro líquido (y transparente) para monopolizarlo a su antojo.

Deja tu respuesta