Saltar el contenido

El “progresismo necio” aboca a una “cretinizada sociedad” con más mascotas que niños

Menos de 1 minuto Minutos

En España se cuentan cerca de 10 millones de perros; el sector genera al año más de 2.300 millones de euros

Lo definió el escritor Juan Manuel de Prada hace unos años: vivimos en una “cretinizada sociedad” que promueve un progresismo agendista y globalista que antepone su lucha contra las mascotas frente a la familia.

Esta sociedad cretinizada provocó que en Barcelona, hace uno mucho tiempo, más de 3.000 personas se movilizaran porque un policía municipal pegó un tiro a una perra de un indigente tras ser atacado y mordido por esta.

Pasó hace unos años y media Barcelona, la más perrofláutica, con Ada Colau a la cabeza, se manifestó contra el guardia urbano al son de ‘maldito asesino’, o ‘maldito bastardo’ si el que vociferara fuese Quentin Tarantino.

Como consecuencia de ello, en el portal Hispanidad, Eulogio López realizaba una interesante reflexión: “El progresismo necio, quizás una contradicción. Exige explicaciones y asunción de responsabilidades, al tiempo que apoya por ejemplo, el aborto. Es decir, que asesinar a un niño indefenso es un derecho pero pegarle un tiro a un perra es un crimen que provoca grandes manifestaciones”.

Más hogares españoles con mascotas

Y hablamos de esto hoy en nuestra sección porque recogemos una información del Telediario de TVE relacionada con los animales de compañía…

Cada vez más los españoles tienen más mascotas. Según los últimos datos, el 43% de los hogares españoles tienen mascotas, de las cuales 36% son perros o gatos y hay nueve millones de perros, dos millones más que niños. Esto causa que el sector de las mascotas esté en crecimiento, cuente con más de diez mil empresas y genere 2.300 millones de euros al año.

En España, con los últimos datos disponibles hay ya más perros que niños menores de 14 años: 9.280.823 frente a 6.689.607, según la Asociación Nacional de Fabricantes de Alimentos para Animales de Compañía y el INE, respectivamente.

Los hogares españoles han cambiado y lleva a cuestionarse si estos canes son una suerte, como se denomina, “de ‘perrhijos’, si son producto del hedonismo de una sociedad que huye del ancla vitalicia que implica un bebé, y si es que acaso pretendemos perpetuar sine die la etapa adolescente”.

Nuevos modelos familiares

Los modelos familiares han cambiado al ritmo popular de las propuestas de la Agenda 2030, de las que ya hemos hablado en ocasiones en LA BANDERA…

Los motivos, además del marketing social, podrían ser la precariedad laboral y económica, la emancipación tardía o la dificultad para conciliar familia y trabajo. En España, esos factores se recrudecen al ritmo del que crecen las mascotas y disminuyen los hijos.

Según los datos recogidos en Focus of Spanish Society, las mujeres españolas, de media, fueron madres entre los 32 y 33 años, habiéndose disparado hasta más del 10% las madres con más de 40 años que dan a luz a su primer hijo. Esto complica que se tengan más de uno e incluso, que muchas familias no se planteen tener hijos y prefieran convivir con animales, ya que el mantenimiento es más económico (2000€ al año), la responsabilidad es por menos años y permite seguir teniendo mayor libertad.

Rodeados de perros y gatos

Por ello, cada vez hay más familias con perros y/o gatos antes que con niños e incluso, solo con animales y sin niños.

Hablar de ‘perrhijo’ o ‘gathijo’ (muestra de esta sociedad cretinizada de la que habla De Prada) es una forma cariñosa de considerar a un perro o gato como parte de la familia. Sin embargo, la línea que roza la humanización de los animales es muy fina y es mejor no traspasarla.

Según los expertos en estas lindes, “cuidar y cubrir sus necesidades de especie no es humanizar. Quererlo y respetarlo tampoco. Que duerma en tu cama o se suba a tu sofá, no es humanizar al perro. Ningún perro o gato tiene que ser tratado como una cosa desechable o despreciable por ser un animal y del mismo modo, tampoco hay que tratarlo como un hijo”.

Deja tu respuesta