Saltar el contenido

El riesgo y los peligros del consumo habitual de polvos y batidos verdes

4 Minutos

Nunca son un sustituto de la fruta y la verdura y no cubren todas las necesidades de nutrientes para una buena salud

Está de moda desde hace unos meses o unos pocos años gracias a la actividad promocional e incesante de muchos influencers. Tras los batidos verdes o batidos detox, ahora llegan los polvos verdes que prometen magia en nuestro cuerpo y sobre todo en nuestro cerebro.

Hace unos años se implantaron en todos supermercados los batidos verdes,  pensados y diseñados incluso como la alternativa al alcohol en el ocio, o bien como depurante tras una jornada estresante o de abuso de toxinas.

En apariencia no son productos malos; se trata de frutas y/o verduras combinadas, trituradas y servidas en batidos. Pero los expertos ya advertían entonces que su estructura y su confección los hacían muy contraproducentes frente a la alternativa tradicional de la fruta y la verdura en ensalada pura y dura, ingerida a base de masticar.

Y tras los batidos, ahora llega y está de moda un producto que promete sustituir la ingesta de frutas y verduras, tomando unos simples polvos verdes; influencers hasta dicen que mejoran la salud cerebral.

Un bote: más de 20 euros

Basta con mezclar agua con este producto e ingerirlo. Según los influencers, esta bebida sería como una forma de ingerir los nutrientes que tienen las frutas y verduras sin tener que consumirlas. Un bote medio de cualquier marca cuesta entre 20 y 40 euros.

Los expertos señalan que, aunque los suplementos en polvo que están de moda pueden ofrecer beneficios parecidos a los de tomar un multivitamínico a diario, no son un sustituto de las frutas y verduras enteras.

Los polvos que están de moda

Están de moda porque los consumidores se preocupan cada vez más por su consumo de frutas y verduras, lo cual es algo positivo. Y estos productos pueden ser una fuente muy fácil de micronutrientes. Pero no cubren todas las necesidades de nutrientes para una buena salud. No son un sustituto de la fruta y la verdura”.

Además, al triturar los alimentos en polvo se pierden algunas vitaminas y minerales. Estos suplementos carecen de algunos micronutrientes, antioxidantes y fibra, que son fundamentales para una buena digestión y salud intestinal.

Por otro lado, los batidos verdes tampoco son del todo deseables y existen muchos argumentos contra ellos que relatamos a continuación:

Argumentos contra los batidos verdes

  • En ellos se elimina la piel y la fibra insoluble. Al hacerlo eliminamos la parte que concentra mayor proporción de minerales y vitaminas, así como antioxidantes. Pero también nos desentendemos de la fracción de celulosa y lignina fundamentales para dar consistencia a la heces.
  • Se pierde el poder saciante. Al eliminar la fracción de fibra insoluble descartamos también parte de la soluble, en especial pectinas que destacan por hincharse al absorber agua y por tanto dar sensación de saciedad.
  • Se miden mal las raciones. Como consecuencia de la ausencia de poder saciante corremos el riesgo de pasarnos en las raciones de verduras. Pasarse con la verdura tiene consecuencias.
  • Se aumenta el riesgo de piedras en el riñón. Iingerir dosis excesivas de determinados compuestos presentes en los vegetales y frutas que en porciones normales no tienen consecuencias, pero que sí las pueden traer en situación de abuso. Es el caso del ácido oxálico.
  • Aumentamos el riesgo de padecer anemia y roturas óseas. El batido verde aumenta la concentración de ácido fítico respecto a la ingesta de una ensalada. Este compuesto tiene un alto poder quelante, es decir que puede ‘secuestrar’ a los iones de calcio, el hierro, potasio y otros minerales.
  • Nos hacemos más proclives a la diabetes y la obesidad. En los batidos se suele añadir agua, con lo que se diluye la concentración de fibra vegetal y por tanto su poder sanciante, pero también su capacidad de ‘capturar’ glucosa y fructosa. Si mantenemos el índice glucémico alto seremos proclives a la diabetes y a la obesidad.
  • Aumentamos el riesgo de intoxicaciones. Preocupa el riesgo de que el método de conservación no sea el adecuado y prosperen nuevas poblaciones que acaso resulten de bacterias fecales, dado que el batido es al fin y al cabo un caldo de cultivo.
  • Contribuimos a la atrofia de los maxilares. Con el batido evitamos la masticación y por tanto el trabajo que hacen los músculos maxilares a la hora de triturar el alimento, en especial la fibra insoluble.
  • Nos alejamos del conocimiento de las hortalizas. Le decimos adiós al saber lavar, saber cortar y saber cocinar verduras y hortalizas, y por tanto nos alejamos del patrón de una dieta rica en frutas y elementos vegetales variados, que es lo que se conoce como dieta mediterránea.
  • Se empeora la higiene dental. La ausencia de fibra insoluble y de masticación hacen perder el efecto de arrastre y limpieza de los elementos sólidos sobre la placa bacteriana.

Deja tu respuesta

Posts del Foro