Saltar el contenido

En busca y captura un inmigrante de Mauritania tras violar a una niña de 13 años y dejarla embarazada en Cassà de la Selva

Menos de 1 minuto Minutos

Los hechos ocurrieron en 2022 y al no acudir el procesado ayer martes a declarar a la Audiencia de Gerona, se ha activado una orden de búsqueda

Orden de busca y captura para un inmigrante de Mauritania acusado de haber agredido sexualmente a una niña de 13 años, hija de unos amigos, entre diciembre de 2021 y enero de 2022. Los hechos ocurrieron en Cassà de la Selva (Gerona) y la dejó embarazada como consecuencia de la violación.

El procesado estaba citado ayer martes a declarar ante la Audiencia de Girona, pero no se ha presentado, por lo que el tribunal ha decidido activar una orden de búsqueda.

La fiscalía y la acusación particular piden para este inmigrante 21 años de cárcel, una indemnización de 30.000 euros por daños morales, que no pueda trabajar con niños durante 15 años y retirarle el derecho a la patria potestad durante otros diez.

La fiscalía también solicita que una vez haya cumplido tres cuartas partes de la condena, sea expulsado de España.

Este inmigrante mauritano, era amigo del padrastro de la víctima, y con el pretexto de hacer una visita familiar, pero sabiendo que la niña estaría sola en casa, se presentó en su domicilio con la intención de abusar de ella. La niña, conociendo al hombre y confiando en él, lo dejó entrar. 

Aprovechando que solo estaban ellos solos en el piso, le hizo tocamientos en la zona del pecho, a pesar de los intentos de la menor de apartarse de él y pedirle reiteradamente que parara. Esta situación se repitió hasta en dos ocasiones más, hasta que el 19 de febrero de 2022, la situación aumentó.

Aquel día, el procesado se presentó nuevamente en casa de la víctima en un momento que sabía que los padres no estarían. Empezó con los tocamientos, primero, para acabar violándola mientras la niña intentaba deshacerse de él, sin éxito. Unas semanas más tarde, empezó a encontrarse mal con dolores estomacales y vómitos. Tras una exploración general sanitaria, descubrieron que estaba embarazada.

Angustiada por la situación, explicó que el amigo de su padrastro la había violado, además de haberla agredido sexualmente en varias ocasiones. A petición de la familia, los sanitarios suministraron a la menor medicación para poder abortar.

El inmigrante fue detenido pero el juzgado lo dejó en libertad hasta el día del juicio. No tomar medidas cautelares jugó a favor del procesado, que se ha fugado poco antes de empezar el proceso contra él.

Deja tu respuesta