Saltar el contenido

En Caracas la policía encarcela a personas que llevan “mal aspecto” en zonas que ahora sólo son exclusivas para “pijos” 

Menos de 1 minuto Minutos

En uno de los distritos de la capital venezolana, la policía local amenazó a un hombre de llevarlo a la cárcel por estar “mal vestido” en una zona de gente “pija”, además de amenazarle con quitarle a su hijo

Hace tan sólo unos días, un usuario de la red social X -antes conocida como Twitter– denunció el vergonzoso comportamiento de un cuerpo de la policía local de la capital venezolana. Se trata del distrito de Baruta, una zona que se ha convertido en referente para los ciudadanos por ser uno de esos pequeños sectores de la ciudad en los que cualquier turista visita y queda convencido de que en Venezuela no existe más de un 82% de pobreza

La denuncia la hace un ciudadano que ayudó al hombre a salvarse de la arbitrariedad de la policía

Hace unos días, relata la persona desde su cuenta de X, un hombre joven que se dedica a hacer malabares en los semáforos de la zona para llevar el pan a su casa y que conocido por el distrito caraqueño por la labor que desempeña, se acercó al puesto de perritos calientes del hombre que hizo público el caso en las redes sociales porque quería ver el juego de fútbol entre Colombia y Venezuela en compañía de su pequeño hijo. 

El usuario @Francortinas10 explica cómo comenzó la vergonzosa actuación de polibaruta: “Ayer en las Mercedes, este joven malabarista y su hijo fueron sometidos a la mayor humillación que un ser humano puede recibir por parte de la policía de Baruta, Moisés y su hijo se detienen en perrocalentero frente a la bomba -en Venezuela se le dice bomba a las gasolineras- ( antigua texaco) a ver por el televisor el juego de la vinotinto, en el sitio el niño de nombre Ian, le manifiesta a su padre que tiene hambre y Moisés le señala en voz baja que cuando lleguen a la casa comen”. El hombre, que se volvió viral en la red social tras denunciar el caso, cuenta en un hilo de Twitter que se conmovió cuando vio que el niño le manifestaba al padre su deseo de comer, por lo que decidió invitarlo. 

Como es característico del venezolano de bien, el hombre con gentileza le prepara un perrito caliente al pequeño niño que lo aceptó con mucha vergüenza, ya que todavía quedan padres que inculcan respeto y valores a los niños, y Moisés, el malabarista, es uno de ellos. Sin embargo, para sorpresa de todos los presentes, al cabo de unos minutos llegó la policía local y fue directo a por el malabarista. 

La policía amenaza al hombre por su “mal aspecto”

El ciudadano que hace la denuncia explica el accionar de la policía caraqueña: “Cuando llega un funcionario de la policía de Baruta y lo aborda diciendo que las cámaras del VEN 911 lo han visto caminando por las Mercedes y su aspecto llama la atención, por su aspecto amenaza al joven con llevarlo detenido y mandar a su hijo a la LOPNA”, estas últimas son las siglas del órgano del Estado destinado a defender la integridad física y psicológica de los menores de edad, Ley Orgánica para la Protección del Niño, Niña y Adolescente (LOPNA). 

Inmediatamente, el pequeño niño empieza a llorar al ver que los funcionarios amenazaban a su padre con llevárselo detenido por vestir de manera humilde. En el hilo, @Francortinas10 sigue contando que “delante de todos los presentes en el carrito de perros, los funcionarios señalaban que no había manera de que el hombre se salvara de ser detenido y que el hijo fuera a parar a la LOPNA. Cuando le pregunto al funcionario el por qué de su proceder, me señala que con esa pinta -manera de vestir- no puede estar en las Mercedes, que esa es una zona de sifrinos -pijos- y que ellos actúan bajo órdenes”. Pero esto no es todo, el nivel de discriminación de la policía del distrito de Baruta fue a más

El hombre que denunció el caso sacó al malabarista y a su pequeño hijo de la zona para evitar que la policía se los llevara

El ciudadano, que de manera admirable decidió enfrentar la arbitrariedad de la policía local desde sus redes sociales, sigue contando que “al cabo de un rato llega un supervisor y le pregunta a Moisés dónde vive a lo que responde en San Martín -una zona humilde de Caracas-, el supervisor le repica con un tono elevado ‘Qué coño haces tú en las Mercedes si tú eres de San Martín’. El joven le responde  que fue a ver el juego en la plaza con su hijo pero sacaron de la plaza a todas las personas que no consideraron dignas a estar en el sitio -por su manera de vestir-”. 

“Para terminar, el supervisor me dice que la única forma de que se pudiera  librar de ir detenido era que yo lo sacara inmediatamente del municipio, a lo que no me negué, lo monte en mi carro -coche- y lo llevé a Chacaíto -otra zona de Caracas- para que se fuera en el metro, a todas estas el niño nunca pudo comerse el perro, se lo llevó envuelto en un papel, nunca paró de llorar en todo el trayecto”, cuenta indignado el ciudadano venezolano de noble corazón que intercedió por el malabarista Moisés y su pequeño hijo. 

Moisés dio las gracias al ciudadano y le ofreció sus servicio como un gesto de agradecimiento


Finalmente, @Francortinas10 cuenta en su publicación de Twitter que el malabarista le agradeció por su comportamiento, y le dejó su número telefónico para permanecer en contacto y recompensar todo lo que había hecho por él y su hijo esa noche. Moisés le dijo que cuando tuviera una fiesta lo llamara para hacerle un show de malabares en agradecimiento por haber intercedido con él ante la arbitrariedad de la policía local.

Deja tu respuesta