Saltar el contenido

Indignación en los sindicatos policiales porque Interior no homenajea a los guardias civiles asesinados por los narcos

Menos de 1 minuto Minutos

Interior califica de ‘fallecimiento’ el asesinato en sus redes sociales, lo ignora en su web y hace autobombo de logros contra el narcotráfico en el Estrecho

Este lunes se ha incrementado la indignación en los sindicatos policiales porque el ministerio del Interior no homenajea a los dos guardias civiles asesinados por los narcos en Barbate con un mínimo reconocimiento, como ondear las banderas a media asta.

En ese sentido, la Asociación Unificada de la Guardia Civil (AUGC) ha solicitado al Ministerio del Interior que dé instrucciones para que las banderas de España de los cuarteles de la Guardia Civil ondeen a media asta.

Una medida que, en todo caso, llega con tres días de retraso y que sería de las primeras que hubiera tomado un ministerio que no viera en esa muestra de respeto un señalamiento a su titular, Marlaska, por su negligencia.

Según ha difundido en un comunicado la AUGC, “Que todavía no se haya mostrado el luto oficial con esta decisión es una muestra más de desprecio por la situación que vive la Guardia Civil, y más concretamente con el problema del narcotráfico en la provincia de Cádiz”.

AUGC ha recordado que la asociación “lleva años demandando un verdadero plan, mediante la declaración de la Zona de Especial Singularidad para, entre otras medidas, aumentar los efectivos y los medios con los que los guardias civiles han de perseguir a los narcotraficantes”.

“Deseamos la pronta recuperación de los dos guardias civiles heridos y lamentamos profundamente la pérdida de las vidas de nuestros compañeros asesinados por la lacra del narcotráfico, trasladando el pésame a sus familiares” concluye el comunicado de la AUGC.

El ministerio ni menciona el crimen en su web, dedicada desde el viernes al autobombo sobre su lucha contra el narcotráfico

La desidia ministerial con los agentes asesinados se convierte en diligencia propagandística al tratar de minimizar su responsabilidad en lo sucedido, desde el primer minuto, tachando en redes sociales de “fallecimiento” el asesinato.

Acto seguido, Marlaska se presentó en la misa de uno de los guardias asesinados, en contra de los deseos de la viuda, para hacerse la correspondiente foto mientras el resto del Ejecutivo preparaba la fiesta propagandística de los Goya en la que ni siquiera se mencionó a quienes dieron su vida luchando contra criminales.

Por si no fuera suficiente, en otro hito aún más repugnante, las webs dependientes de Interior -incluida la de la propia Guardia Civil-, en su sección de ‘noticias’ hasta este lunes no sólo ni mencionan el crimen de Barbate, sino que dedican piezas propagandísticas a jactarse de supuestos hitos ministeriales en la lucha contra el narcotráfico en el Estrecho.

En otra pieza igualmente repulsiva, también fechada el día del asesinato, el ministerio se jacta de la dotación de medios a la Policía, justo en la zona donde los narcos mataron a unos agentes vendidos por falta de medios.

Deja tu respuesta