Saltar el contenido

La cantante que con 30 años ha sufrido tres ataques cerebrales por sobredosis de drogas

Menos de 1 minuto Minutos

Demi Lovato vuelve a redimirse a través de los medios de comunicación, primero lo hizo con un documental y posteriormente en una conversación con el podcast SiriusXM’s Andy Cohen Live

Dancing with de devil fue el título de una documental (que sirvió para promocionar a su nuevo disco) sobre la vida de la actriz, cantante y compositora estadounidense Demi Lovato. La miniserie de cuatro capítulos se estrenó en primavera de 2021 y en él, la artista relató algunos de los aspectos más oscuros de su vida relacionados con el alcohol y las drogas, sustancias que empezó a consumir a los doce años.

Después de aparecer en la serie de televisión infantil Barney y sus amigos (2002-2004), Lovato saltó a la fama por interpretar a Mitchie Torres en la película musical para televisión de Disney Channel Camp Rock (2008).

Tras firmar con la discográfica Hollywood Records, Lovato lanzó su álbum debut, Don’t Forget (2008), que debutó en el número dos. En televisión, Lovato interpretó al personaje principal en la comedia de situación de Disney Channel Sunny, entre estrellas (2009-2011).

Alcohol y drogas en la adolescencia

Fama muy temprana, malas relaciones, adolescencia turbia… Todo ello llevó a Demi Lovato, que tiene 30 años, a comenzar a beber y a consumir drogas cuando era preadolescente porque había sido “intimidada y buscaba una vía de escape”. Confesó que robaba regularmente alcohol a su padrastro durante su adolescencia, antes de probar la cocaína cuando tenía 17 años. 

Si bien la cantante se mantuvo sobria durante seis años, de los 20 a los 26 años, sufrió una sobredosis casi mortal en 2018 que le causó ceguera parcial y daños cerebrales, después de sufrir un ataque al corazón y tres derrames mientras estaba en el hospital.

Y todo ello lo confesó en el documental y después en el podcast Call Her Daddy. “Empecé a experimentar cuando tenía 12 o 13 años. Tuve un accidente automovilístico y me recetaron opiáceos. Mi madre no pensó que tendría que esconder los opiáceos a su hija de 13 años, pero en ese momento ya estaba bebiendo. Me habían acosado y buscaba una vía de escape”.

En otra conversación con el podcast SiriusXM’s Andy Cohen Live recordó nuevamente la fuerte sobredosis que sufrió en julio del 2018 que le ocasionó una discapacidad visual y de audición. “Tomé una sobredosis de heroína y crack, la heroína estaba mezclada con fentanilo… Esa fue la experiencia más cercana a la muerte para mí y cuando me encontraron estaba azul, había sangre“.

Ese suceso al borde de su fin, le causó tres derrames cerebrales, un ataque al corazón, un fallo multiorgánico y una neumonía“Tengo discapacidad visual y auditiva… Eso es lo más cercano que tengo a un arrepentimiento. No conduzco porque tengo puntos ciegos en mi visión”.

Estado mental positivo

Ahora, la artista asegura que se encuentra en un estado mental positivo: sobria y con la cabeza despejada. “No me estoy centrando en la vergüenza en absoluto porque tengo mucha simpatía por donde estaba en ese momento y las decisiones que tomé, y entiendo por qué sucedió y lo que pasó. Pero no hay vergüenza que venga con ello porque fue solo una lección de vida que tuve que aprender”.

Demi Lovato ficha al guitarrista Slash

Pero Demi Lovato ahora está muy centrada en la música y ha fichado a Slash, guitarrista de Guns N’ Roses, para que la ayude a transformar su exitoso sencillo de 2017, Sorry Not Sorry, en un himno de rock.

La canción, cuando fue lanzada originalmente, le dio a la cantante un top 10 en los Estados Unidos. Y en la nueva versión rockera, este tema está repleto de riffs acelerados y gritos guturales. Hacia el final, Slash toma el protagonismo con un intrincado solo de guitarra que ayuda a elevar la canción aún más al territorio de himno del rock.

Y paralelamente, el 14 de julio de 2023, Lovato también ha anunciado un álbum completo de canciones reversionadas. Revamped contará con más versiones rockeras de sus éxitos y se lanzará el 15 de septiembre.

Deja tu respuesta