Saltar el contenido

La censura política deja KO y casi sin conciertos a José Manuel Soto

Menos de 1 minuto Minutos

Tras criticar e insultar al presidente en funciones, Pedro Sánchez, ayuntamientos de todo signo han decidido anular los contratos al cantante de El Carpio

El cantante cordobés, una de las voces más aclamadas dentro del panorama musical español, en encuentra en horas muy bajas. Siempre ha sido una voz muy crítica con el actual gobierno socialcomunista y con el presidente Sánchez, pero sus últimos insultos en redes le están costando cancelaciones de conciertos. Ha asegurado que posiblemente en septiembre ofrezca el último recital ante el aluvión de cancelaciones.

De hecho, la localidad de Logrosán, en Cáceres, gobernada por Ciudadanos con el apoyo del PP, ha terminado suspendiendo el concierto cuya celebración en principio mantuvo. Ha sido el tercer concierto de José Manuel Soto que un ayuntamiento cancela. La actuación estaba prevista el 23 de septiembre durante las fiestas de San Mateo.

A pesar de las cancelaciones producidas en Bormujos (Sevilla), donde gobiernan PP y Vox, y Villacarrillo, en Jaén (del PP), nada había cambiado a pesar de las protestas de la oposición socialista. Pero el gobierno de Ciudadanos, con el apoyo del PP, terminó rectificando su decisión de mantener la actuación de Soto. El pasado martes, el alcalde de la ciudad, Julio Roldán, confirmó la suspensión mediante un comunicado.

Primer comunicado de José Manuel Soto

Y todo debido a este post: “Voy a aprovechar este momento de sosiego veraniego junto al mar para hacer uso de mi libertad de expresión y cagarme en Sánchez Castejón, en su puta madre y en los millones de hijos de la gran punta que están de acuerdo con que España esté en manos de sus peores enemigos, que os jodan”, difundió Soto en sus redes sociales.

Ante las críticas, Soto publicó otro tuit pidiendo perdón a todos los que se hubiesen podido sentir ofendidos. “Llamar hijo de puta a alguien es una expresión popular muy española que está en El Quijote y en todos los clásicos, no hay que ofenderse tanto. A mí me llaman a diario fascista, nazi y cosas peores y me lo tomo con deportividad. Dicho esto, pido disculpas a los ofendidos”, ha respondido el cantante en sus redes sociales.

También publicó lo siguiente, al ver que las aguas seguían sin volver a su cauce: “La otra noche hice un comentario inapropiado en Twitter refiriéndome despectivamente a Pedro Sánchez y a las personas que están de acuerdo con la destrucción de España. Fue un error, la razón se pierde cuando se insulta, pido humildemente disculpas, no volverá a ocurrir”.

Utrera sigue adelante con el cierto

El Ayuntamiento de Utrera (PP) sigue adelante con el concierto de José Manuel Soto para el 8 de septiembre a pesar de las peticiones del PSOE y de que otros municipios vecinos como Carmona o Bormujos hayan cancelado los suyos.

Y el consistorio lanzó además un comunicado: “Desde el consistorio queremos dejar muy claro que se contrata a un artista independientemente de la opción política que profese y, entendemos que, si bien sus declaraciones se realizaron en redes sociales, pertenecen al ámbito de su vida privada. Una vez que José Manuel Soto ha pedido disculpas públicamente, creemos algo desproporcionado condenar a esta persona y que no merezca ninguna oportunidad. Consideramos que un artista es una empresa, que de él dependen sus músicos, representante y toda persona que trabaje con él. Si ahora se cancelan todos los contratos de esta persona, estamos jugando con el pan de muchas familias en unos tiempos muy duros para mucha gente. Desde el Ayuntamiento de Utrera consideramos que no se puede hacer uso del veto y la censura, una vez sobre unos y otra vez sobre otros, según convenga e insistimos en que el cantante ya ha pedido disculpas públicas por el hecho que nos ocupa”.

Como si fuera un asesino, violador o golpista

El artista cordobés publicó además este pasado jueves una extensa carta en sus redes sociales en la que anuncia que, tras el linchamiento social y la anulación de algunos de sus conciertos, es probable que abandone la música por un tiempo. El cantautor ha afirmado que aquel tuit publicado el pasado viernes le ha acarreado el sinsabor más grande» de su vida: “Fue un exceso, sí, lo borré y pedí disculpas, pero el daño ya estaba hecho y una jauría mediática cayó sobre mí como si yo fuera un asesino, un violador o un golpista”.

José Manuel Soto se ha mostrado preocupado por la situación política y social de España tras el resultado de las pasadas Elecciones Generales, que le dejaron “noqueado y estupefacto”. El cantante da por buena su “penitencia” y anuncia que compensará a sus músicos y colaboradores por “los perjuicios ocasionados”. El pasado miércoles ya advertía de que su próximo concierto en Utrera (Sevilla) podría ser “el último de su carrera”.

Carta completa de José Manuel Soto publicada en Facebook:

Razones para un calentamiento:

Dudo que este comunicado sirva para algo porque he perdido la esperanza en la capacidad de crítica del pueblo español y también en la voluntad de perdonar errores cuando estos los comete alguien del bando ‘enemigo’, aunque se haya disculpado por ello.

Tengo 62 años y llevo 40 de ellos dedicándome a este bello oficio de escribir canciones y cantarlas, algo que espero que haya dado algún rato de felicidad a algunas personas. A mí desde luego me los ha dado, aunque también me he llevado algunos sinsabores, ninguno tan grande como el que tengo ahora.

No he llegado nunca a ser una gran estrella, pero en este tiempo he compuesto cientos de canciones, he grabado 20 discos, he dado alrededor de 2.000 conciertos (muchos de los cuales han sido benéficos, para causas sociales o solidarias de cualquier tipo) y le he dado una vida digna a mi familia con humildad, tesón y poniendo siempre buena cara a los malos tiempos, que de todo ha habido.

He sido testigo también de cómo la sociedad española ha ido evolucionando en las últimas décadas, en algunas cosas para bien y en otras claramente para mal. Es evidente que tenemos más calidad de vida y mayor nivel de igualdad de derechos, pero tampoco podemos obviar el hecho de que hemos ido degenerando hacia una peligrosa polarización política que nos llevó en el pasado a espantosos enfrentamientos.

Una sociedad más tolerante en los 80

Recuerdo cómo en los 80 convivíamos todos sin problemas: no se hablaba apenas de política y había en general una sociedad más abierta y más tolerante que la que tenemos 40 años después, fenómeno realmente curioso y digno de estudio. Éramos un país próspero y unido que asombró al mundo con una transición modélica que ahora parece que los que mandan se quieren cargar.

No me quiero extender demasiado, pero soy de los que están preocupados con la situación política y social de España y lo expreso frecuentemente en las redes sociales recibiendo a cambio innumerables insultos y amenazas. Creo que están sucediendo cosas muy graves y que el momento es muy delicado, y ante esa situación puedes optar por callarte o por expresar tu opinión, a riesgo de ser tachado de facha, nazi, machista, racista, homófobo o cosas por el estilo.

Yo ya estoy acostumbrado a esos insultos y no les doy demasiada importancia, pero a mi familia sí le preocupan y le incomodan, y en cierto modo le perjudican, ya que tengo hijos que quieren seguir mis pasos en la música y están pagando a veces en sus carnes estas tensiones de las que no son partícipes ni tienen culpa alguna.

Noqueado ante el respaldo a fechorías

Reconozco que el resultado de las pasadas elecciones me ha dejado noqueado y estupefacto, pues no podía creerme que el pueblo español respaldara a un tipo que ha perpetrado innumerables fechorías y pactos vergonzantes para permanecer en el poder a toda costa, vendiéndose a nuestros peores enemigos, colonizando la Justicia, cambiando el Código Penal para favorecer a sus socios, poniendo violadores en la calle o regalando el Sahara a Marruecos sin siquiera consultarlo con el Parlamento.

En este contexto, hace unos días me dejé llevar por un calentón y me acordé de la madre de Pedro Sánchez y de «aquellos que están de acuerdo con que España esté en manos de sus peores enemigos». Fue un exceso, sí, lo borré y pedí disculpas, pero el daño ya estaba hecho y una jauría mediática cayó sobre mí como si yo fuera un asesino, un violador o un golpista, ya me entienden…

Quede claro que no insulté a los votantes de Sánchez en general, sino a los que aprueban el hecho de que estemos en manos de nuestros peores enemigos. A mí me insultan también cuando alguien se suena los mocos con mi bandera, pitan al Rey, apedrean a la Guardia Civil o montan vergonzosos homenajes públicos a asesinos sanguinarios que jamás pidieron perdón por sus crímenes.

Mentar a la madre de alguien no está bonito, pero los españoles lo hacemos a diario en nuestras conversaciones desde tiempos de Cervantes, dejarlo por escrito es un error del que me arrepiento sinceramente y que me ha traído consecuencias en forma de anulaciones de conciertos y comentarios francamente desagradables que me han dejado el ánimo por los suelos.

Doy por buena la penitencia y espero que acabe aquí

Doy por buena la penitencia y espero que esto acabe aquí, porque no he matado a nadie ni me he quedado jamás con un duro que no fuera mío. Compensaré a mis músicos y colaboradores por los perjuicios ocasionados y esperaré a que todo esto se olvide. Me han llamado de todas las televisiones y medios en general y no he querido participar en ningún debate porque lo que quiero es pasar página y que esta tormenta pase cuanto antes.

A partir de ahora mantendré un perfil bajo en público y es probable que deje la música por un tiempo, algo que ya venía pensando desde hace unos meses debido a persistentes problemas vocales que me impiden disfrutar como antes. Tengo varios proyectos ilusionantes a los que quiero dedicar mi tiempo y mi energía, siempre relacionados con la creatividad y con mi amor por Andalucía.

Pido nuevamente disculpas a quien se haya sentido ofendido por mis palabras, el que insulta pierde la razón, aunque también hay gente que me ataca por haber pedido perdón (hay gente pa’ to’). Aprovecho también para agradecer el apoyo de muchos amigos y gente anónima, que en estos momentos es algo que no os podéis imaginar lo que reconforta. Estas ocasiones son las que nos sirven para valorar quiénes son los amigos de verdad y quiénes los que te abandonan cuando pintan bastos…

Estamos en un momento de calentamiento global y ojalá vengan pronto las lluvias y se refresque la atmósfera, en todos los sentidos, buena falta nos hace a todos. Gracias.

2 Comentarios

  1. Michel Debever
    agosto 28, 2023 @ 7:48 am

    Pero el juez no ve problema con el anuncio con un tiro en la nunca a Abascal para las fiestas de Bilbao. ¡Y nadie habla de este escándalo! ¡Naturalmente, es un detalle comparado con el beso de Rubiales!

  2. Michel Debever
    septiembre 4, 2023 @ 7:27 am

    Una vez lanzado el twit, este señor debería asumir sus convicciones. Disculparse es de cobarde, y, además no le trae ningún agradecimiento, sino más humillaciones.

Deja tu respuesta