Saltar el contenido

La gran noche del Pop, Michael Jackson y We are the world…

Menos de 1 minuto Minutos

Netflix rescata en un documental una jornada de grabación única en la historia del Pop que reunió a los más grandes de la música por África

We are the world, we are the children… Así reza el estribillo de una canción icónica en materia solidaria, la que unión a los más grandes artistas norteamericanos del momento (año 1985), todo liderados por quien era a mediados de los 80 (y lo sigue siendo ahora) el artista más grande del mundo: Michael Jackson.

USA FOR AFRICA. Así se denominó el proyecto destinado a recaudar fondos con una canción y un disco: We are the world, que además de obtener varios premios Grammys, entre ellos a canción y producción del año, logró el principal objetivo: recaudar fondos para luchar contra la hambruna en Etiopía, principalmente.

Y fue todo en una gran noche, una sesión de grabación en una jornada a principios del año 1985 (el tema saldría a la luz durante el mes de marzo de ese mismo año) con los más grandes del momento y cuyo trabajo ahora se puede disfrutar como si estuviéramos allí mismo gracias a un nostálgico documental que refleja la gran dimensión musical del momento en un evento artístico que hoy sigue siendo único. Y ese documental lleva por título: LA GRAN NOCHE DEL POP, que se puede disfrutar desde esta misma semana en la plataforma Netflix.

46 grandes vocalistas

Fueron un total 46 vocalistas bajo la dirección y producción de Quincy Jones; todos tenían una sola noche para grabar (lo lograron en 10 increíbles horas). Este estreno en Netflix, recomendable para todos los melómanos, traslada al espectador a uno de los momentos más importantes en la historia de la música.

Pero previo a este momento, alguien se puso manos a la obra; había que crear una canción y fue Michael Jackson quien tomó el timón, apoyado por Lionel Richie. Y la crearon, crearon el que fuera tema más vendido y aplaudido por crítica y público en 1985: We are the world (que luego tuvo su continuación en 1991 con el tema Heal de the Word, del propio Jackson dentro del álbum Dangerous, que hoy es uno de los más vendidos de la historia de música).

Con We are the world se recaudaron aproximadamente 147 millones de dólares, y el track llegó a ganar los premios Grammy a Canción del año y Disco del año, que recogieron sus compositores: Michael Jackson y Lionel Richie, en otra de las grandes noches del Rey del Pop, justo después de que ganase otros 8 premios Grammy por Thriller.

La idea de llevar este éxito musical a la pantalla fue del compositor y activista Tom Belafonte, quien lo pudo realizar gracias a la colaboración del manager de la mitad de los músicos estadounidenses que estaban en lo más alto del ranking Billboard: Ken Kragen.

Es Bao Nguyen dirige este viaje al pasado que profundiza en anécdotas de los protagonistas a través de sinceras entrevistas. La nostalgia es inevitable al pensar en las famosas luminarias musicales que aportaron con su talento al proyecto.

Inicio de la grabación y gran reunión de estrellas

Por ejemplo, Lionel Richie dedica un buen tramo en este documental a explicar cómo se escribió la canción, cuya letra se completó diez días antes del encuentro en el estudio de grabación. Inicialmente Stevie Wonder iba a ser parte del equipo de composición; pero por imprevistos del momento, la tarea solo quedó en manos de Michael Jackson y Richie. Cinco días antes del gran día, el intérprete de Isn’t She Lovely se sumó para la grabación del demo.

Pero cómo lograr reunir en un mismo estudio a semejantes portentos musicales. La mejor forma de enmascarar la llegada de artistas a Los Ángeles, además de ahorrar costos, fue aprovechar la noche de los American Music Awards. De esa manera se logró el objetivo.

Uno de los trabajos previos a la grabación fue el de dividir los versos para que los intérpretes. Fue una labor que quedó en manos del arreglista vocal Tom Bahler, quien estudió los estilos y rangos de cada participante. El objetivo era que “se sintieran cómodos con lo que tenían que cantar”.

Sobre la ausencia de Prince

Mucho se ha hablado y se sigue hablando de la gran ausencia en USA FOR AFRICA: Prince. El documental no se detiene mucho en los motivos de su decisión; pero sí revela qué fragmento de la canción le correspondía. Se trataba del icónico solo en el puente que fue encargado a Huey Lewis. Por otro lado, aunque Prince no llegó a cantar con sus colegas; sí dejó su aporte al proyecto con la donación de una canción original.

Además de Michael, Stevie Wonder o Lionel Richie, cantaron también como solistas, Diana Ross, Ray Charles, Kenny Rogers, Tina Turner, Kim Carnes y Cindy Lauper, entre otros. El objetivo solidario también convocó a Bob Dylan, a Bruce Springteen, Paul Simon, Billy Joel y Huey Lewis. Mientras que en el coro estaban el actor Dan Aykroyd, Bob Geldof, La Toya, Randy, Jacky, Marlon y Tito Jackson. La banda se conocería como USA for Africa.

Imágenes nunca antes vistas

Este documental único incluye una gran cantidad de imágenes nunca antes vistas de ese momento, que muestran desde las etapas de planificación hasta la sesión de grabación.

Los artistas más importantes de nuestra generación unimos todos nuestros egos”, recuerda Lionel Richie durante el documental La gran noche del pop, “y todo nuestro talento, para salvar vidas”. La maratoniana sesión de grabación que él, Quincy Jones y Michael Jackson organizaron el 28 de enero de 1985 ha pasado a la historia de la música pop como una de las más colosales concentraciones de talento que el planeta ha contemplado nunca

Y fue fundamental el trabajo de Quincy Jones, productor reputado y multipremiado, quien fue el nexo entre el productor y las estrellas. Jones envió una nota a los 45 músicos que consideraba imprescindibles con una advertencia que decía: “Dejad vuestro ego en la puerta”, nota que fue pegada incluso en las paredes del estudio de grabación.

Las nuevas generaciones quizás no alcancen a dimensionar la potencia artística desplegada en ese estudio de grabación que logró aglutinar a los máximos exponentes del rock, el pop, el blues, el country o el soul. Y con este documental que se puede ver en Netflix, quizás puedan tomar conciencia de lo que realmente son verdaderas estrellas de la música, todas capaces de convivir y crear una canción que hoy sigue viva y que no la ha machacado el paso del tiempo, un tema que seguimos tatareando como el primer día.

Deja tu respuesta