Saltar el contenido

La policía busca a un argelino, presunto autor de un apuñalamiento

Menos de 1 minuto Minutos

La Policía Nacional solicita la colaboración ciudadana para detener a un navajero argelino, sospechoso de apuñalar a un marroquí en Zaragoza

La Jefatura Superior de Policía de Aragón solicita la colaboración ciudadana para dar con el paradero de un peligroso navajero argelino, principal sospechoso de haber perpetrado el apuñalamiento de un marroquí en Zaragoza el pasado miércoles 19 de julio.

Si algún ciudadano ve al fugado, o dispone de pistas para su captura, puede comunicarse con las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado en los teléfonos: 976218654 y 976469900.

La Policía busca desde ayer miércoles, a un argelino de 23 años, con las iniciales R. R., como presunto autor de la cuchillada a un marroquí de 20 años en el zaragozano barrio del Gancho. Según relató el Heraldo, el intento de asesinato tuvo lugar pasadas las 11:30 horas entre las calles de Basilio Boggiero y Mariano Cerezo.

El marroquí acuchillado se encuentra grave, con un pulmón perforado, en la UCI del Hospital Miguel Servet de Zaragoza. Tras una intervención quirúrgica llevada a cabo, su vida no corre peligro por el momento.

Agresor y víctima tienen un amplio historial delictivo

Como los implicados en el suceso poseen numerosos antecedentes delictivos por robos y tráfico de drogas, la Policía pudo averiguar con facilidad la identidad del navajero argelino y su dirección. No obstante, el argelino escapó del lugar y la Policía trata ahora de localizar su paradero actual, razón por la cual pide la colaboración ciudadana.

Al parecer, el agresor y la víctima se conocían y tenían rencillas previas entre ellos. Según el citado medio, el marroquí ya no frecuentaba la zona, pero el pasado miércoles volvió al barrio. Cuando le localizó el argelino en la calle, al parecer, subió a su casa por un arma y atacó a su víctima para saldar sus cuentas pendientes.

1 Comment

  1. Sergio1977
    julio 20, 2023 @ 12:40 pm

    La policía conocía su amplio historial delictivo y, aún así, les permiten “campar a sus anchas” por España. Echarlos del país no es deportación en caliente, es sentido común, mientras tanto los mantenemos con pagas y ellos a cambio nos atacan y agreden. En este caso ha sido entre ellos mismos, pero la mayoría de veces no es así.

Deja tu respuesta