Saltar el contenido

La Real Federación Española de Caza pedirá reformar el Código Penal por la agresión animalista

Menos de 1 minuto Minutos

La RFEC considera urgente cambiar el art. 510 sobre delitos de odio para que abarque la caza y crear un Observatorio de Violencia Animalista

La Real Federación Española de Caza (RFEC) buscará una reforma en el Código Penal para prevenir futuros incidentes y delitos de odio dirigidos contra los cazadores por parte de extremistas de la ideología animalista y otros radicales.

La continua criminalización de la caza desde la izquierda mediática y política, basada en la ignorancia y la ideología y llevada a cabo incluso desde puestos institucionales, ha ofrecido los resultados esperables cuando se perpetran semejantes señalamientos a individuos o grupos de personas: la acumulación de actos de violencia y el fomento del odio más irracional contra el objetivo propagandístico de turno.

El animalismo radical como generador de violencia

El presidente de la Real Federación Española de Caza (RFEC), Manuel Gallardo, considera que la reforma del artículo 510 del Código Penal español es una medida “urgente”, ya que el sector cinegético está experimentando un aumento del acoso y la violencia por parte del movimiento animalista.

Según relata un comunicado de prensa de la RFEC, En pocos años, han pasado de enfrentamientos en redes sociales a incidentes durante las jornadas de caza, cada vez más violentos, que ponen en peligro la seguridad de los cazadores y la práctica de una actividad legal y de gran importancia socioeconómica y medioambiental.

Para atajar un clima de violencia recrudecido contra el sector, el presidente de la Federación solicitará al futuro gobierno de España y a los principales partidos políticos de la oposición una modificación del Código Penal que evite que queden impunes agresiones y ataques como las sufridas por los cazadores en las últimas semanas.

En un documento que será enviado cuando se forme el nuevo gobierno, Manuel Gallardo pedirá a los distintos partidos políticos que revisen el mencionado artículo del CP para que los ataques a cazadores en redes sociales, el sabotaje de cacerías, los daños a vehículos y puestos de caza, así como agresiones violentas sean consideradas delitos de odio.

El comunicado federativo recuerda el reciente ataque violento de un animalista en Olocau, Valencia, que desarmó y amenazó con matar un cazador de 70 años, como muestra de la peligrosidad del fanatismo fomentado contra su actividad.

La RFEC recuerda a los partidos sus promesas electorales

De esta manera, la RFEC comenzará a colaborar con los partidos que suscribieron el “Compromiso Político con la Actividad Cinegética 2023/27”, en el que PSOE, PP y VOX se comprometieron a apoyar medidas destinadas a promover el reconocimiento y respeto social que merece la caza, evitar la criminalización de comportamientos o prejuicios que perjudiquen su imagen en la sociedad y establecer un Observatorio de Violencia Animalista.

Deja tu respuesta