Saltar el contenido

‘La Sociedad de la Nieve’ arrasa en los Goya frente al filme sobre la infancia trans

Menos de 1 minuto Minutos

La película en euskera 20.000 especies de abejas era la otra favorita pese a que su déficit global ronda los 700.000 euros

Y el Goya a la Mejor Película es para… La Sociedad de la Nieve; no estaba previsto, las quinielas apuntaban a la película sobre los derechos de la infancia transgénero 20.000 especies de abejas, que de 15 solo se ha quedado con 4 galardones.

La doblemente nominada a los Oscar de Hollywood, La Sociedad de la Nieve, de J.A. Bayona ha arrasado con 12 premios (incluido el del Mejor Director y Película). La película de J.A. Bayona es hoy ya, posiblemente, la película en habla española más vista de la historia virtud del streaming de Netflix. Y en los cines de España, más de 350.000 espectadores.

La sociedad de la nieve es una película dramática dirigida y escrita por J. A. Bayona, basada en el libro homónimo de Pablo Vierci, que a su vez se basa en el documental homónimo de Gonzalo Arijón que relata el accidente del vuelo 571 de la Fuerza Aérea Uruguaya en la cordillera de los Andes en 1972.​ La película está protagonizada por Enzo Vogrincic en el papel de Numa Turcatti, uno de los pasajeros del vuelo.​

20.000 especies de abejas, que contaba con 15 nominaciones, es una película vasca que cumple con todos los requisitos del universo ecosostenible inclusivo, o lo que es lo mismo, la ultraizquierda neoliberal brilli brilli, como define la escritora Lucía Etxebarría. Una película que, sin duda, posee valor artístico y ha contado con un excelente elenco de actores, actrices y guionistas.

Este largo c¡nematográfico está dirigido por una mujer, Estibaliz Urresola, que es hoy un punto a su favor. A la vez, es vasca y grabada en euskera. También dos puntos a favor. Y lo más importante y como relataban estos días los críticos del ecosistema artístico y periodístico progresista, se trata de una película que ofrece “una representación luminosa de la infancia trans”. Su directora “propone referentes en positivo de las personas trans y se cuestiona los mecanismos de construcción de género de lo femenino”.

20.000 especies de abejas es la historia de una niña trans y, como apuntaba el diario Público, “ese proceso de aceptación por parte de su familia. Sus padres se están separando y su madre viaja en verano a la casa familiar en el pueblo. Allí, las mujeres de la vida de Cocó -quiere que la llamen Lucía- tendrán que enfrentarse a sus propios miedos y a todas sus dudas ante la demanda emocional de la pequeña”.

Un nuevo fracaso en taquilla del cine español

Pero esta es también la historia de un nuevo fracaso en taquilla del cine español, que sigue en horas muy bajas, horas muy oscuras, a pesar del rosa brilli brilli de la gala de hoy en Valladolid.

Y es que la película del año española contó un con presupuesto por encima de los 1,7 millones de euros, según el Ministerio de Cultura. Su recaudación hasta la fecha: 900.000 euros y 160.000 espectadores en las salas de cine. El déficit de la película alabada por la crítica: 700.000 euros, pérdidas que encajan con la ayuda pública aportada que superó los 680.000 euros.

Y es que el cine español arrastra un déficit histórico en lo que a retorno de inversión se refiere. En 2021 perdió el 45% de sus ingresos en taquilla. En 2022, la recaudación del cine española en su conjunto fue muy pobre: 77 millones de euros en total. Y quizás por eso, el Gobierno, el pasado 2023, aumentó las ayudas a la producción de películas españolas: pasó de 65 a los 106 millones de euros. Es decir, el Estado con dinero público financia películas muy por encima de lo que en su totalidad recaudan. Un gran negocio.

Cerrar los ojos ha perdido 2,5 millones

Otra de las películas nominadas en los Goya, además de La Sociedad de la Nieve, fue Cerrar los Ojos. Atención, su presupuesto: 3 millones de euros. Según los datos del Ministerio de Cultura, ha recaudado 429.000 euros, con 81.000 espectadores en las salas de cine. Es decir, seis veces menos de lo que costó. Otro gran negocio.

También once nominaciones fueron para Saben aquell, biopic sobre la figura de humorista Eugenio. Recaudación: 880.000 euros, con 139.000 espectadores. La película contó con un holgado presupuesto de 4,7 millones de euros y gran parte proveniente de fondos públicos. Su déficit, holgadísimo.

Otra de las grandes nominadas: Un amor. La cinta de Isabel Coixet recaudó 795.000 euros, con 130.000 espectadores. Su inversión inicial: 2,3 millones de euros. Otro desastre económico cultural.

Película más rentable: Campeonex

Sin embargo, la película olvidada por el sector, Campeonex, fue la película más rentable de 2023. Con un presupuesto estimado de 4,5 millones de euros, ha recaudado en cines hasta ahora 11,6 millones de euros, con 1,9 millones de espectadores. Casi tres veces más de lo que costó.

Este año la ciudad de Valladolid acogió por vez primera los Premios Goya, gala presentada por Ana Belén, Javier Calvo y Javier Ambrossi (Los Javis). Y este año ha habido alfombra rosa (que no roja). Los actores se han olvidado de los agricultores y su futuro, de los guardias civiles asesinados, pero no, como estaba cantado, del pueblo Palestino y del conflicto en la franja de Gaza con una pegatina en forma de sandía en la que se ha podido leer: “Gaza. Alto el fuego ya. Stop comercio de armas”. Ni tampoco de manifestar sus críticas a las declaraciones de Vox.

Con Palestina y #SeAcabó  

También desfilaron los artistas con unos paipáis en donde podía leerse #SeAcabó. La frase, equivalente al #MeToo de Estados Unidos, recuerda el caso de Carlos Vermut que marcó los premios Feroz hace dos semanas. Estos abanicos han sido repartidos la asociación CIMA, organización que fomenta la presencia igualitaria de las mujeres cineastas y profesionales del sector audiovisual para contribuir a “una representación plural y diversa”. Realizará el primer informe sobre violencia sexual en el cine y el audiovisual con el apoyo del Ministerio de Igualdad.

Más a allá de todo este batiburrillo, lo más destacado de la gala, otra vez muy aburrida, sin nervio, sin gracia, sin talento, sosa y descaifeinada, pero siempre inclusiva y sostenible, fue la presencia de la grandísima actriz Sigourney Weaver, que se pasó por allí para recoger el Premio Goya Internacional por su extraordinaria y brillante trayectoria que nació de la mano de Ridley Scott en Alien, el octavo pasajero.

Su discurso fue verdaderamente sentido, nacido desde lo más profundo de su corazón, emotivo y muy emocional. El único que estremeció de verdad a la audiencia de este programa arte-incluso-trans-ecosostenible en el que no se han ofrecido dato alguno sobre la nula ausencia de espectadores a las películas españolas que tanto cuestan a las arcas públicas (y privadas).

Deja tu respuesta