Saltar el contenido

La Supercopa de España: vergüenza en Arabia Saudí

Menos de 1 minuto Minutos

Surge la polémica después de que el FC Barcelona lance un comunicado donde advierte a sus aficionados sobre los peligros de las “muestras de afecto” en público

Luis Rubiales ya no está al frente de la RFEF, pero la Supercopa de España sigue con el bochorno. Una temporada más, el torneo se jugará fuera de las fronteras españolas. Arabia Saudí continua siendo la sede para disputar un torneo que siempre se había jugado en España. El FC Barcelona, además, ha hecho saltar las alarmas con un comunicado para sus aficionados. En dicho texto, advierten que se deben evitar ciertos comportamientos en público. Especialmente, esto va dirigido a la comunidad LGTBI, grupo mal visto en territorio árabe.

Una Supercopa de España manchada

Antes de cualquier análisis del comunicado del Barça, hay que ser claros sobre este torneo. Que se esté disputando fuera de España es, de por sí, la primera vergüenza. Los aficionados de los equipos participantes no tienen opción de disfrutar del torneo en directo. Cualquier viaje a Arabia Saudí supone un gasto más que desorbitado, más aún teniendo en cuenta que esta la Supercopa de España siempre se había disputado en territorio nacional. Lo bonito, la esencia del fútbol, sería ver a las aficiones llenando durante cinco día una ciudad española. Comercio, beneficios para los españoles y ayudas a los pequeños locales y hosteleros. Todo eso daría celebrar el torneo en España.

Más allá de ello, llevar el título a Arabia Saudí supone una puñalada mayor al fútbol. Hablamos de un país donde, como bien reconoce el FC Barcelona, no tiene respeto por los derechos humanos. El club azulgrana ha lanzado un aviso a sus seguidores: “Se recomienda tener respeto y prudencia en los comportamientos en público y demostraciones de afecto. El comportamiento indecente, incluyendo cualquier acto de carácter sexual, podría tener consecuencias legales para los extranjeros. También pueden ser motivo de sanción las relaciones entre personas del mismo sexo y las muestras de apoyo al colectivo LGBTI, incluso en redes sociales”.

Por otro lado, se pone en peligro la vida de los aficionados españoles que quieran viajar a presenciar la Supercopa de España. El propio conjunto catalán avisa de posibles ataques terroristas: “Se recuerda que Arabia Saudí y los ciudadanos de países occidentales, incluidos los españoles, son objetivos potenciales de grupos terroristas que operan en el país y en países limítrofes, o de terroristas en solidarios que actúan por iniciativa propia”. Todo por, hay que recordar, vender el título a un país extranjero en vez de dárselo a los hinchas de los equipos.

Un reparto injusto

Lo que le interesa a la RFEF es vender y ganar dinero, eso ya es algo demostrado. Sin embargo, el reparto que se hace entre los cuatro equipos es más que lamentable. Real Madrid y FC Barcelona, aunque no ganen ningún título, podrían acudir al trofeo y se llevarían la mayoría de los beneficios. Mientras tanto, otros como Atlético de Madrid u Osasuna se llevan menos dinero aunque accediesen como campeones de LaLiga o la Copa de Rey. Todo ello con el objetivo de darle a los aficionados árabes lo que buscan: ver a los dos grandes de España. Por ello, y ante la mancha que han otorgado a la Supercopa de España, solamente cabe preguntarse: ¿No le beneficia a la RFEF conseguir siempre un partido entre Real Madrid y Barça?

Deja tu respuesta