Saltar el contenido

Las élites del mundo contaminan más que dos tercios de la población global

Menos de 1 minuto Minutos

Son los mismos que piden al ciudadano medio que no posea nada para alcanzar la felicidad y así evitar que se acelere el cambio climático

Cosas de la Agenda 2030, de la ONU (organismo creador) y del Foro Económico Mundial (popularizado como Foro de Davos, con el insigne Klaus Schwab a la cabeza). Son todos ellos los que te piden que no poseas nada, o que lo evites, porque además serás feliz por ello. Te piden que no consumas carne porque su producción hace enfermar a nuestro planeta, te ruegan que no viajes en avión porque supone un infierno para nuestra atmósfera, te suplican que te duches lo justo porque hay escasez de agua, y que además no te excedas con la calefacción en invierno y con el aire acondicionado en verano. No te va a ocurrir nada si pasas un poquito de frío o un poquito de calor.

Lo harás por el bien de nuestra Madre Tierra, de nuestro entorno natural; evitarás así que nos vayamos a pique, o al menos lograras que se retrase el apocalipsis.

Los redactores y creadores de estas sutiles propuestas, todos ellos inmersos en organizaciones, foros e instituciones y estados, son las élites que poseen esas grandes corporaciones que capitalizan las grandes editoriales literarias, medios de comunicación, cadenas de restauración, fondos buitre, todo el sector sanitario (con el farmacéutico incluido), de transportes, de energía. Es una realidad…

Y son ellos, los potentados elitistas los que, en sus reuniones viajan en jets privados, recurren a vehículos que en un solo día expulsan más humos que el tuyo en un año, los que de verdad ensucian el medio ambiente, como así se refleja en un estudio sobre hábitos de vida, aunque no hace falta ser muy ‘estudioso’ para darse cuenta de esta triste realidad.

Lo que los ricos contaminan, pero tú eres el malo

El 1% más rico de la población mundial emite la misma cantidad de CO₂ que los dos tercios más pobres, mientras que en España el 1% con mayores ingresos contaminan lo mismo que una cuarta parte de la población. Los más privilegiados tendrían que reducir un 95% sus emisiones para limitar el calentamiento global a 1,5 °C, el límite que se considera seguro y que se ha marcado la comunidad internacional.

Es la principal conclusión de un estudio de la ONG Intermón Oxfam junto al Stockholm Environment Institute (SEI) a partir de los datos de los hábitos de consumo de 2019, último año para el que se dispone de esta información para cada grupo de renta.

El informe sale a la luz cerca del inicio de la Cumbre del Clima de Dubái, conocida como COP28, en la que los países abordarán los avances logrados en la reducción de emisiones desde la cumbre de París de 2015, cuando se acordó precisamente este objetivo de no superar un calentamiento de 1,5 grados sobre niveles preindustriales.

Lo curioso es que, en esa cumbre, que se celebra en el país más contaminante de los posibles (Emiratos Árabes Unidos) y que genera más CO₂ por metro cuadrado, van a tratar precisamente de evitar la expulsión al medio natural de dióxido de carbono.

Lo curioso es que los asistentes a esa cumbre del clima serán los mismos que te piden que no vueles en avión cuando ellos participarán desplazándose en jets privados, disfrutando de ricos manjares procedentes de ‘granjas de animales contaminadoras’; serán los mismos que han redactado los objetivos sostenibles de la Agenda 2030, los que promueven un crecimiento ‘verde’ (y no nos referimos al de Vox) y que nunca han predicado con el ejemplo.

Doce hombres sin piedad

Por otro lado, y atención, doce de los hombres más ricos del planeta producen al año tantos gases invernadero con sus aviones privados, sus yates, sus coches, sus mansiones y sus inversiones financieras como las generadas por las necesidades energéticas de una ciudad de dos millones de hogares, concluye también el estudio publicado por The Guardian.

Vamos a hablar, por ejemplo, de lo que estos personajes elitistas contaminaron durante el último Foro de Davos. Más de mil aviones privados que aterrizaron en la localidad helvética generaron un aumento en la producción de CO2 equivalente a poner en circulación más de 350.000 coches.

Los datos, facilitados por la consultora holandesa CE Delft, muestran que más de 60 jets realizaron un recorrido inferior a los 100 kilómetros. Uno de los aviones contratados para acudir a Davos permaneció menos de 20 kilómetros en el aire. De igual manera, se estima que el 55% de los traslados podrían haberse realizado en ferrocarril, en viajes de menos de dos horas.

El 10% de los más ricos emitieron el 50% de CO₂

Según este informe, teniendo en cuenta que la población mundial es de 7.900 millones de personas, las 79 millones de personas que componen el 1% más rico de la humanidad fueron responsables del 16% del total de emisiones de dióxido de carbono, el mismo porcentaje que emitieron los 5.000 millones de personas con menos renta, mientras que el 10% de los más adinerados generó la mitad de las emisiones totales.

Intermón nos cuenta también que, en España, en 2019, el 10% de las personas con mayores ingresos, unos 4,7 millones de personas, generaron casi una tercera parte de todas las emisiones, lo que equivale a lo emitido por el 53% de las personas con menores ingresos, casi 25 millones de personas.

“Los mayores contaminadores del planeta, las corporaciones de combustibles fósiles y los súper ricos del mundo, son los principales responsables de la crisis climática. Están obteniendo ganancias récord, mientras que los menos responsables de la emergencia climática son golpeados por sus devastadoras consecuencias. Quienes más contaminan deben asumir el coste”, señalan desde la ONG.

Y la solución de nuestros ‘lideres’ políticos para frenar nuestra contribución al cambio climático es la que imponen precisamente estas élites: impuestos y más impuestos para el común de los mortales como hemos informado en diversas ocasiones desde LA BANDERA.

Deja tu respuesta