Saltar el contenido

Llega a España, no es una canción de Georgie Dann pero se llama ‘Covidengue’

Menos de 1 minuto Minutos

Los síntomas: fiebre, tos, vómitos, cansancio extremo, problemas para respirar, dolor de ojos, de cabeza y de todas las articulaciones

Un país multicultural y globalizado (y globalizador) como el nuestro, nuestra querida España, no está ajena, ni mucho menos, a los constantes movimientos poblacionales y comerciales de productos de todo tipo. Eso genera riesgos y alarmas como las que se anuncian estas fechas; muchos consideran que se trata de generar nuevos miedos en la ciudadanía y promover nuevas dosis vacunales.

No es una nueva canción del simpático Gorgie Dann (por desgracia no podría hacerla porque falleció hace tres años). Es una nueva y peligrosa enfermedad, que dicen los virólogos, nos hará dormir con mosquiteras dentro de unos años porque se va a extender irremediablemente por todos los rincones de nuestra geografía. Hablamos del COVIDENGUE, una coinfección del dengue y de Covid-19.

Se trata de dos patologías virósicas que, como su nombre indica, combina el coronavirus con el dengue. El dengue es una enfermedad que se propaga cuando un mosquito pica a una persona enferma y luego pica a otra persona.

Los síntomas del dengue pueden parecerse a los del coronavirus, ya que ambos pueden causar fiebre, dolor de cabeza y muscular. Sin embargo, el dengue también puede provocar sarpullido y problemas de sangre, mientras que la Covid-19 afecta más a los pulmones.

Todo empezó en Argentina

Todo empezó en Sudamérica, pero se está extendiendo. Los expertos de Argentina, primer país ‘acogedor’ del Covidengue, señalan que la propagación de la enfermedad doblemente vírica se está produciendo porque la gente se muestra indiferente, anda por la calle sin cuidado, no lleva mascarillas, no se vacuna, no se lava las manos…

Ambas enfermedades pueden dar fiebre, pero si además hay tos, dificultad para respirar, dolor en los ojos, cabeza, articulaciones, náuseas, vómitos o mucho cansancio, podría ser una mezcla de dengue y COVID.

Riesgo potencial alto para la salud humana

Recogemos algunos testimonios de médicos en La Opinión Austral, diario de Argentina. Hugo Pizzi, por ejemplo, indica que para prevenir el coronavirus “hay que actualizar sus vacunas”. Mientras que para evitar la propagación de dengue, hay que eliminar los lugares que acumulen agua ya que es donde el mosquito se desarrolla. También la utilización adecuada de repelentes disminuye el riesgo de ser picado por un mosquito.

En este diario se asegura que en América del Sur hay un riesgo potencial alto para la salud humana porque el dengue está circulando y existen dificultades para que se detecten los síntomas de manera temprana, según evaluó la Organización Panamericana de la Salud. Al mismo tiempo, desde diciembre pasado, los casos de personas que son diagnosticadas con Covid-19 también crecieron en Argentina, Brasil, Chile, Bolivia, Ecuador, Paraguay y Venezuela.

Esta simultaneidad de la circulación de los dos patógenos en las comunidadesha conducido a que ya se detecten casos de coinfección de dengue y COVID. Es decir, la misma persona tiene los dos virus al mismo tiempo.

Contagio por el aire y por picaduras de mosquitos

Son dos infecciones muy diferentes en cuanto al modo de transmisión. Mientras que el virus del dengue se propaga a través de las picaduras de mosquitos que se infectaron al atacar a personas enfermas, el coronavirus que causa el COVID se transmite principalmente por el aire.

Ese patógeno puede afectar especialmente en ambientes cerrados sin una adecuada ventilación permanente cuando hay personas infectadas que estornudan, hablan o tosen.

El denominado COVIDENGUE se documenta por primera vez, con la acepción ‘coexistencia de la Covid y el dengue en una misma persona’, en mayo de 2020, en un artículo publicado en Los Andes de Mendoza, Argentina, que registra varios neologismos creados a raíz de la pandemia de la Covid. También se atestigua en otros diarios, como Yucatán a la Mano (Mérida)  o El Mañana (Nuevo Laredo), dado que en México se dieron algunos de los primeros casos de esta combinación de las dos enfermedades.

La letalidad, dicen, es del 28%

En Argentina cuentan que la letalidad por coinfección es del 28%. Es decir, por cada 100 personas que se coinfectan por dengue y COVID, 28 tienen más riesgo de morir, en función de sus comorbilidades y otros criterios de riesgo.

Lo cierto es que los mosquitos infecciosos están en España y se detectaron casos hace unas fechas. Recientemente, LA RAZÓN titulaba que “El dengue volverá a ser endémico en España en 30 años”. “Las enfermedades transmitidas por mosquitos como el zika o el chikungunya están en claro ascenso y, aunque aún no son endémicas, ya se ven contagios autóctonos”.

En Cataluña, en noviembre se registraron tres casos autóctonos de dengue. Además, se han confirmado 95 casos más de dengue, todos ellos de origen importado, ha informado Salud. En 2022 la detección de casos aumentó casi a los niveles de antes de la pandemia, con un total de 120 casos confirmados, todos ellos importados de áreas geográficas endémicas de dengue, un 76% de la región de las Américas.

Epidemia global de dengue

La semana pasada, El País ofrecía un amplio reportaje sobre lo que se nos podría venir encima y lo titulaba de la siguiente manera: “La epidemia global de dengue y el repunte del zika se ciernen sobre los viajes de Semana Santa”. “La mayoría de los países de América sufren una grave epidemia de la primera enfermedad, mientras la incidencia de la segunda crece en destinos turísticos populares como Tailandia”.

Word Mosquito Program

La lucha de mosquitos que transmiten dengue la inició el terrateniente de Microsoft, Bill Gates, con su proyecto en Medellín (Colombia) denominado World Mosquito Program.

Se trata de una granja que produce a la semana 30 millones de mosquitos modificados genéticamente y que son liberados en esa región colombiana de la mano del programa ‘World Mosquito’, organismo que lucha contra la transmisión de enfermedades virales como el dengue, zika, chikungunya y la fiebre amarilla.

Las malas lenguas aseguran que el efecto provocado es el contrario y de que es el gran responsable de esta plaga de mosquitos infecciosos.

Deja tu respuesta