Saltar el contenido

Los hippies de la ‘familia arcoíris’ okupan un paraje protegido en Cádiz

Menos de 1 minuto Minutos

Los hippies okupan durante semanas fincas ajenas, acampan en comunas con pésimas condiciones higiénicas y hacen fuego en pleno monte

La denominada “Familia Arcoíris”, una comuna de hippies que tiene encuentros anuales en parajes naturales, ha elegido este año okupar una finca privada en el Parque Natural de Grazalema, Cádiz. Los intrusos se colaron en la finca el pasado 20 de mayo y manifestaron que se quedarán hasta el “cambio del ciclo lunar”, el próximo 18 de junio.

El grupo, formado por unas 80 personas de diferentes nacionalidades, desde ancianos a niños, deciden regularmente entrar en contacto con la naturaleza okupando terrenos y practicando sexo grupal, entre otras “actividades” como el reiki o la sanación de chakras.

Hippies ecologistas que hacen fuego en el monte durante la sequía

El estilo de vida hippie de estos okupas, con una supuesta comunión con la “madre tierra” no está reñido con actividades como acampar y hacer fuego en parajes protegidos, circular campo a través con sus coches. Circunstancias que han requerido varias visitas de la Guardia civil al campamento de la “familia arcoíris”.

Por otra parte, la reunión anual está presidida por un “fuego perpetuo” (encendido en un paraje protegido), punto de reunión alrededor del que bailan dos veces al día. El riesgo de incendio parece ser menor para estos individuos si se realiza en el contexto de el evento okupa anual que llaman: “Rainbow Gathering”.

Nada de drogas: sólo viagra

La okupación temporal de 2021, en un paraje natural de La Rioja cercano al río Portilla, captó cierta atención mediática. Un gran operativo de la Guardia Civil intervino al conocerse que había cerca de 200 hippies deambulando desnudos y practicando el sexo en grupo en un campamento improvisado, con graves carencias de higiene y presencia de niños.

Los agentes no encontraron ninguna droga en la acampada ilegal, pues en la comuna no están permitidas, sin embargo sí encontraron numerosas dosis de viagra (medicación para la disfunción eréctil).

La Guardia civil impuso 76 denuncias por, entre otras ilegalidades, acampar en montes de utilidad pública, hacer fuego, aparcar coches sobre la cubierta vegetal y circular campo a través o dar datos falsos durante las identificaciones.

El ganado sin agua tampoco está reñido con el ecologismo de los okupas

El propietario del terreno okupado en Cádiz, el ganadero Rodrigo Mangana, mostró su preocupación por “el estrés que está sufriendo mi ganado, no pueden beber agua porque con ellos allí no se acercan al abrevadero“, advirtió.

El propietario desmintió en el programa “Ya es mediodía” la versión de los okupas respecto a un supuesto arreglo económico al que llegaron con él. “Me llegaron a ofrecer de 300 a 400 euros y les dije que no, que no se entraba y no llegue a ningún acuerdo”, desmintió. “Está sufriendo mi ganado que no puede beber agua”, insistió.

Los okupas afirman que, según sus creencias hippies, no levantarán el campamento hasta el 18 de junio, porque termina el ciclo lunar.

Deja tu respuesta

Posts del Foro