Saltar el contenido

‘Mary Poppins’: no apta para todos los públicos por ser supuestamente racista

Menos de 1 minuto Minutos

Reino Unido considera que la película de Disney posee un “lenguaje discriminatorio” al emplear dos veces el término “hottentot”

Continúa la maquinaría de la denominada ‘cultura de la cancelación’ en base a las protestas woke de la extrema izquierda; quiere imponer un nuevo discurso cultural (incluso patrimonial) en todos los rincones del mundo con carácter retroactivo y que recoja peticiones tan sublimes como que haya paridad de género y presencia trans (de todes los personajes) en series y películas, sea de la manera que sea. Ya está sucediendo.

Y las presiones siguen dando frutos en esta vorágine surrealista con sello woke que pretende destruir todo lo que, como dicen, huela a rancio y no evoque el paradigma sociocultural progre que quieren imponer.

Y el turno es para todo un clásico de Disney: Mary Poppins. Desde ya esta película en Reino Unido no es apta para todos los públicos. Se ve que puede ofender a la chavalería por el uso de un término no apropiado y que se considera racista (aparece dos veces en la película): “hottentot”.

Mary Poppins, una de las películas más taquilleras de la historia del cine, ganadora de cinco Oscar y erigido como uno de los clásicos más amados e imprescindibles del cine infantil, y para todos los públicos, dejará de serlo en cuanto a su calificación de “para todos los públicos” en el Reino Unido. Es el titular que ofrece la revista Cinemanía.

60 aniversario del clásicos de Disney

Y es que con motivo de la conmemoración del 60º aniversario del estreno de la famosa adaptación de Disney de la novela de Pamela Lyndon Travers, que dirigió Robert Stevenson con Julie Andrews Dick Van Dyke como protagonistas, la British Board of Film Classification (BBFC), organización encargada de calificar y certificar las películas y contenidos audiovisuales en el Reino Unido, ha decidido elevar la clasificación por edades de la película. De esta manera pasará de ser calificada “U”, es decir, “apta para todo público”, a etiquetarse como “PG”, siglas en inglés de “Parental Guide”.

Uso de un término supuestamente despectivo

El motivo está en la palabra “hottentot”, un antiguo término considerado despectivo para referirse a los negros africanos. La empezaron a usar los colonos holandeses para denominar al grupo étnico Khoikhoi en el sur de África.

Tal y como recoge Cinemanía, a lo largo de la película, es el personaje del Almirante Boom (Reginald Owenla que la utiliza en dos ocasiones. En uno de los momentos, el almirante pregunta a Michael Banks (Matthew Garber), uno de los niños que cuida la singular niñera, si va a emprender una aventura para “derrotar a los hottentots”. La segunda escena es cuando exclama “estamos siendo atacados por los hottentots”, al ver a los deshollinadores con las caras ennegrecidas por el hollín a causa de su trabajo diario.

Uso de lenguaje discriminatorio

La BBFC ha señalado que a pesar de que “si bien Mary Poppins tiene un contexto histórico, el uso de lenguaje discriminatorio no es condenado y, en última instancia, supera nuestras pautas para un lenguaje aceptable en la clasificación U”. “Entendemos, a partir de nuestras investigaciones sobre racismo y discriminación, que una preocupación clave para los padres es la posibilidad de exponer a los niños a un lenguaje o comportamiento discriminatorio que puedan encontrar angustiante” o bien que puedan “repetir sin darse cuenta de la posible ofensa”.

Revisionismo y censura

Esta cultura de la cancelación, del revisionismo extremo a partir de lo woke esta suponiendo la relectura y el intento de censura de películas clásicas de Disney que desde un tiempo a esta parte se está imponiendo líneas argumentales y personajes que van en la actual corriente multigénero, inclusiva, sostenible y ecofriendly.

Por ejemplo, Dumbo de 1941 también tuvo su polémica a causa de los cuervos que aparecen en el filme y cuyo forma de hablar y cantar “imitaba” “ridiculizaba” a los esclavos afroamericanos.

En Peter Pan de 1953 se consideró poco apropiado que los nativos americanos fueran presentados en tono de “burla”, tildándoles además de “tribu” y “pieles rojas”.

En Los aristogatos de 1970 las críticas se dirigieron hacia un gato siamés con ojos almendrados tachándolo de “una caricatura racista de un personaje asiático”.

Tampoco La dama y el vagabundo de 1955 o El libro de la selva estrenada en 1967 se libraron de ser examinadas con lupa.

Canción del Sur, censurada por Disney

Se llevó la peor parte fue Canción del Sur la película de 1946 que mezclaba imagen real con animación, y que fue considerada como una “apología del racismo y la esclavitud”. Disney eliminó de su catálogo y de su plataforma de streaming el cuestionado largometraje.

Además, desde 2020, al inicio de la reproducción en Disney+ de películas como Dumbo, Peter Pan, La dama y el vagabundo, El libro de la selva Los aristogatos aparece un mensaje advirtiendo de las connotaciones racistas que pueden tener.

Lo woke acaba de empezar y se extiende peligrosamente de forma global y autoritaria… ¿Dónde nos llevará esta cultura de la cancelación?

Deja tu respuesta