Saltar el contenido

“Mucha cocaína y presunto Crack”, las nuevas fotografías del móvil de Hunter Biden que reveló la Justicia

Menos de 1 minuto Minutos

El Departamento de Justicia ha divulgado fotografías encontradas en el teléfono de Hunter Biden


El Departamento de Justicia (DOJ) ha divulgado fotografías encontradas en el teléfono de Hunter Biden, hijo del presidente, quien está siendo investigado por múltiples cargos relacionados con una presunta falsificación en un formulario para adquirir un arma de fuego. En el formulario, Hunter Biden habría declarado falsamente que no era adicto a ninguna droga. Las imágenes halladas en el expediente publicado el martes revelan la presencia de diversas sustancias estupefacientes.

De acuerdo con el DOJ, “durante noviembre y diciembre de 2018, el acusado tomó múltiples fotografías de videos aparentemente de cocaína, crack y parafernalia de drogas“.

Las imágenes, según se afirma, representan una variedad de drogas, incluyendo líneas de lo que parece ser cocaína, dispuestas en alguna superficie.


Las autoridades han dado a conocer este material en el contexto de una investigación que acusa al hijo del presidente de cargos federales vinculados con la adquisición de un revólver Colt Cobra 38SPL en octubre de 2018, período en el cual presuntamente consumía drogas. El problema para Hunter Biden surge del hecho de que afirmó no estar consumiendo estupefacientes en el formulario que completó para obtener dicha arma.

En este proceso, el Departamento de Justicia (DOJ) presentó las imágenes en el tribunal como evidencia de que Hunter Biden efectivamente mintió al declarar que no consumía drogas al momento de comprar el arma.

El hijo del presidente se declaró inocente, y el juez de la causa le explicó los términos de su libertad, los cuales incluyen supervisión por parte de un oficial de libertad condicional estadounidense en el Distrito Central de California, búsqueda de empleo y la abstención de consumir drogas o alcohol. En caso de ser declarado culpable, se enfrenta a una pena máxima de 25 años de prisión y multas por un total de 750.000 dólares.

Deja tu respuesta