Saltar el contenido

Navarra: condenada a 2 años y 3 meses una paraguaya por obligar a prostituirse a una compatriota, inmigrante ilegal

Menos de 1 minuto Minutos

Engañó a una joven ‘en situación de extrema vulnerabilidad y precariedad’ con una falsa promesa de trabajo y, ya en España, la coaccionó para trabajar en un club de alterne

La Audiencia de Navarra ha condenado a 2 años y 3 meses de prisión a una mujer paraguaya de 42 años que obligó a una compatriota suya de 18 años, “en situación de extrema vulnerabilidad y precariedad”, a ejercer la prostitución en Pamplona. 

En detalle, el tribunal le ha impuesto 2 años de prisión y 3.600 euros de multa como autora de un delito de determinación coactiva a la prostitución y 3 meses de prisión por un delito de favorecimiento de la inmigración clandestina. La individua también deberá indemnizar con 20.000 euros a su víctima.

La inculpada buscó una compatriota paraguaya en situación de extrema pobreza

En la sentencia, puede ser recurrida, la Audiencia considera probado que la condenada contactó con una compatriota suya de 18 años “en situación de extrema vulnerabilidad y precariedad, sin trabajo, sin conocimiento del idioma castellano y con escasa o nula capacitación para el empleo”.

La procesada le ofreció venir a trabajar a España, donde, según le comunicó, existían amplias posibilidades de trabajo para una persona carente de cualificación en el cuidado de mayores y asistencia doméstica.

La víctima voló a Europa en marzo de 2010, primero a París y desde allí a Madrid, donde la esperaba la inculpada acompañada de otra mujer. Las tres se desplazaron en autobús hasta Pamplona, en donde se alojó en una vivienda del barrio de Iturrama.

La proxeneta forzó a su compatriota paraguaya a trabajar en un club por una supuesta deuda

En el piso, la inculpada le dijo que le debía 3.000 euros por los billetes de avión y le indicó que “se los tenía que pagar a través de su trabajo que consistía en recibir a varones y hacer lo que estos le pidieran —acostarse con ellos, sexo completo, masturbaciones, felaciones—“.

Le dijo que, para eso, “tenía que arreglarse y vestirse adecuadamente, acompañándole a determinados establecimientos, con la finalidad de adquirir la vestimenta y prendas íntimas adecuadas para tal objeto”.

Durante los 15 días que permaneció en este domicilio, la víctima “vivió una situación con una alta repercusión emocional, al sentirse obligada a hacer algo que no quería y con cuyo objeto no se había trasladado a España”.

Transcurrido ese tiempo, se marchó de la vivienda junto con otra mujer a un club de alterne ubicado en las cercanías, donde el dueño le dio una habitación. El sujeto indicó a la víctima que podía alojarse allí hasta que consiguiera dinero.

La joven paraguaya ejerció la prostitución en ese club de alterne, donde recibió en diversas ocasiones mensajes de la mujer condenada, en los que le compelía a pagar la deuda que mantenía con ella.

La víctima, detenida en 2010, no se atrevió a denunciar a la proxeneta

En los ocho o nueve meses que permaneció en ese club de alterne, según la sentencia, cayó en el consumo abusivo de alcohol y drogas. La Policía detuvo a la víctima en 2010 y, cuando se le ofreció la posibilidad de denunciar los hechos, no lo hizo ante las dificultades idiomáticas y la compleja situación que estaba viviendo.

Posteriormente, la víctima consiguió recuperarse merced al apoyo de recursos asistenciales y dispositivos de intervención social.

Atenuante por las dilaciones en el procedimiento

En ambos ilícitos penales se ha estimado la atenuante de dilación extraordinaria e indebida en la tramitación del procedimiento.  La causa se incoó el 22 de enero de 2016 y su instrucción concluyó el 15 de enero de 2019. Según la Audiencia, existieron “largos periodos de inactividad” por parte del Juzgado de Instrucción nº5 de Pamplona. 

Las actuaciones procedentes del Juzgado de Instrucción nº5 se recibieron en la Sección Segunda de la Audiencia Provincial el 15 de octubre de 2019. El juicio oral se celebró entre el 15 y el 22 de mayo de 2023.

Deja tu respuesta