Saltar el contenido

Nigeriana finge ser un cíber novio y estafa 80.000 € a una mujer

Menos de 1 minuto Minutos

Dos nigerianas y una española engañaron a la víctima para que compartiera fotos íntimas y la chantajearon con divulgarlas

Una nigeriana de 47 años, residente en Barcelona, imputada por delitos de coacciones y estafa tras engañar a una mujer fingiendo ser un hombre enamorado de ella -con quien mantenía una relación a distancia- para estafarle 80.000 euros.

La relación incluía coacciones, porque la víctima compartió fotos íntimas con su supuesta pareja, que luego se usaron para chantajearla con difundirlas por internet si se negaba a pagar.

La individua realizó, presuntamente, la conocida como ‘estafa del amor‘ mediante la cual se usa un perfil falso de hombre en redes sociales para contactar con posibles víctimas hasta el punto de mantener una relación sentimental a distancia.

Pedía dinero para gastos médicos ficticios

Debido a la influencia obtenida sobre su víctima, la nigeriana usó pretextos inventados para que le realizara envíos periódicos de dinero, hasta los 80.000 €, por unos inexistentes gastos médicos.

Junto a esta individua, la Guardia Civil investiga a dos presuntas compinches de la estafadora: otra ciudadana nigeriana residente en Zaragoza y una española de 32 años ubicada en Guadalajara.

La investigación empezó cuando la víctima, una mujer de Martos (Jaén) denunció la estafa a la Guardia Civil de la localidad.

La inmigrante nigeriana llegó a obtener fotos íntimas de la víctima, que usó para el chantaje

Según declaró a los agentes, conoció a un hombre en una popular red social hacía más de un año. Tras intercambiar mensajes durante un tiempo, iniciaron una relación sentimental a distancia.

Al poco de entablar la relación, el supuesto cibernovio comenzó a pedir ayuda monetaria por unos supuestos gastos médicos, circunstancia que impulsó a la víctima a remitirle varias transferencias por un valor total de 80.000 €.

La víctima llegó a compartir fotos íntimas con su supuesta pareja, que luego usaron las imputadas para amenazarla con difundirlas por internet si se negaba a cumplir más exigencias.

Los agentes de la Guardia Civil descubrieron que el perfil masculino era tan falso, al igual que la relación sentimental, y tras él se ocultaban tres mujeres residentes en Barcelona, Zaragoza y Guadalajara, hoy imputadas.

Los investigadores identificaron también los titulares y beneficiarios de las cuentas corrientes, de bancos españoles, donde se ingresó el dinero.

‘El Caso’ añade que también se identificaron más beneficiarios que habían recibido cantidades de dinero en entidades bancarias de Bélgica y Alemania.

Deja tu respuesta