Saltar el contenido

Nuevo colapso en Barajas por mauritanos procedentes de ‘vuelos-patera’

Menos de 1 minuto Minutos

Embarcan en aviones marroquíes con destino a Sudamérica y aprovechan la escala en Madrid para quedarse y pedir asilo

El sindicato Justicia Policial (JUPOL) ha denunciado este jueves el enésimo colapso que sufre el aeropuerto de Madrid-Barajas por la llegada de 70 personas de diversas nacionalidades procedentes de los llamados aviones o ‘vuelos-patera’.

La avalancha en curso está siendo, principalmente, de ciudadanos mauritanos, mientras que la del pasado enero fue de keniatas y senegaleses y ambas llegaron en vuelos desde Casablanca operados por la aerolínea nacional marroquí.

“Una de las salas de inadmitidos del aeropuerto madrileño completamente saturada por la llegada masiva de personas desde Mauritania con la compañía Royal Air Maroc“, denuncian desde JUPOL.

Según JUPOL, Interior sabía el inminente caos en el aeropuerto de Barajas, porque tramitó la compra de 400 colchonetas para atender la avalancha en el aeropuerto. Los agentes precisan que en una sala se agolpan “en torno a 60 mujeres mauritanas que viajaban con niños”.

Adjudicación a dedo de 20.000 euros en colchonetas para la avalancha de ‘vuelos-patera’

Interior ha negado el enésimo caos migratorio en Barajas, aunque ‘La Razón’ ha subrayado el ministerio adjudicó previamente a la avalancha una compra de colchonetas, por la vía urgente, valorada en 20.000 euros.

Para JUPOL, además de un parche a la saturación, la improvisación de Interior aumentará “la carga de trabajo de los policías del aeropuerto y supondrá una merma en sus condiciones laborales y de seguridad“.

En ese sentido, en la avalancha del pasado enero, de ciudadanos senegaleses, se produjeron fugas del aeropuerto de presuntos solicitantes de asilo, así como otras situaciones que provocaron con diversas artimañas para sabotear su repatriación.

Sin materiales, personal, medidas mínimas de higiene o de seguridad para los agentes

Desde JUPOL han insistido en denunciar la dejadez de Grande-Marlaska, incapaz de proporcionar condiciones dignas de trabajo a los agentes, ni siquiera medidas mínimas de higiene o medios materiales para garantizar la seguridad de sus propios policías.

JUPOL ha recordado que los africanos embarcan en vuelos de la compañía marroquí con destino a Sudamérica, a sabiendas de que hace escala en Madrid. Al aterrizar, se deshacen de su documentación y solicitan asilo.

Para remediarlo, el sindicato insiste, ante la indiferencia del Gobierno, en activar “los visados de tránsito, para evitar el incremento de las personas en vuelos con escala en España, que aprovechan la parada en territorio español para hacer la solicitud de asilo”.

Interior reaccionó en febrero a la avalancha de subsaharianos del mes anterior e impuso visados de tránsito sólo para keniatas y senegaleses, evitando tomar medidas con los marroquíes de los vuelos de Royal Air Maroc -la aerolínea tras sucesivas avalanchas en Barajas-.

Todo ello, aunque el ministro llegó a reconocer el uso “fraudulento” de estos vuelos.

Deja tu respuesta