Saltar el contenido

Ocho años y medio de cárcel para un senegalés por intentar matar a un hombre en Lloret de Mar

Menos de 1 minuto Minutos

El inmigrante le dio un navajazo en el pecho a la víctima. Los hechos se remontan a julio de 2021

La Audiencia de Gerona ha condenado a ocho años y medio de prisión a un inmigrante senegalés, que en 2021 casi mata de un puñalada en el corazón a un hombre en Lloret de Mar.

Los hechos ocurrieron el pasado 27 de julio de 2021 sobre las ocho de la tarde. El ahora condenado y la víctima, tuvieron una fuerte discusión durante la cual el inmigrante senegalés amenazó al hombre con una botella rota. Sólo la intervención de un amigo del agredido evitó un mal mayor. La sentencia recoge que el condenado le volvió a atacar más adelante, agrediéndola con un cuchillo con la intención “de poner fin a la vida de la víctima”.  

El Tribunal ha concluido que el condenado atacó a la víctima a traición porque tenía el arma blanca oculta hasta el último momento, imposibilitando que el otro hombre pudiera defenderse.

La discusión se inició en la plaza del Carme, donde el acusado cogió una botella de cristal de la terraza de un bar, la rompió y con la parte afilada le amenazó. La agresión fue impedida por una tercera persona, pero el procesado no se dio por vencido y acudió a una tienda donde adquirió la navaja. 

Un cuarto de hora más tarde, después de haber buscado a la víctima por las calles de Lloret, la encontró en compañía de más personas en la avenida Just Marlés Vilarrodona. Allí se dirigió a él con actitud violenta, enfrentándose también con los amigos que le acompañaban, y acabó apuñalándole con la navaja que acababa de adquirir.

Por todo ello, la Audiencia de Girona le ha condenado como autor de un asesinato en grado de tentativa a ocho años y medio de prisión. También tiene una orden de alejamiento de la víctima de 300 metros y no podrá comunicarse con ella durante 12 años. En concepto de responsabilidad civil, deberá indemnizar al perjudicado con 63.870 euros por las lesiones causadas.

Deja tu respuesta