Saltar el contenido

Pena de prisión para la madre de La Palma que agredió sexualmente a su hijo de 3 años

Menos de 1 minuto Minutos

Condenada también por pornografía infantil, la mujer grabó con el móvil las agresiones sexuales al niño y envió los vídeos a su pareja

La Audiencia Provincial de Santa Cruz de Tenerife condena a seis años de cárcel a una madre de La Palma por un delito de agresión sexual contra su hijo de tres años, así como por grabar con el niño material de pornografía infantil con el móvil para enviarlo a su entonces pareja.

Además de la pena de prisión, se le ha retirado la patria potestad durante seis años y se le prohíbe trabajar en actividades relacionadas con menores durante más de diez años después de su liberación.

La madre no podrá acercarse ni comunicarse con su hijo hasta que haya pasado un año desde su liberación. Además, deberá pagar a la víctima 2.000 euros y permanecer en libertad vigilada durante otros ocho años.

La madre agresora de La Palma está en prisión provisional desde septiembre de 2001

La acusada está en prisión provisional desde que ocurrieron los hechos en septiembre de 2021, cuando su hijo estaba bajo el cuidado de los abuelos maternos.

Durante una visita, la condenada mantuvo una conversación por una aplicación móvil con su entonces pareja y grabó cuatro videos que, en total, sumaban casi dos minutos, perpetrando agresiones sexuales contra su hijo.

Tras contarle a una amiga lo que había hecho con su hijo, esta alertó a los servicios sociales sobre lo ocurrido. Acto seguido, los funcionarios contactaron con la pareja de la condenada y recibieron el video, lo que llevó a presentar una denuncia y al ingreso preventivo en prisión de la mujer.

Según ha recogido EFE, el tribunal tomó en consideración como atenuantes la alteración psíquica que sufre la mujer, quien admitió los hechos. La Fiscalía había solicitado 18 años de cárcel, 17 años de alejamiento del hijo, seis años de libertad vigilada, y cinco años sin patria potestad. Por su parte, la defensa había pedido la absolución.

Deja tu respuesta