Saltar el contenido

¿Quién es el “testaferro” de Maduro liberado por Biden y por qué es tan importante?

Menos de 1 minuto Minutos

Alex Saab, supuesto “testaferro” del régimen chavista, ha sido liberado por la administración Biden y fue recibido por todo lo alto en Venezuela


El magnate colombiano Alex Saab, quien fue liberado por Estados Unidos el 20 de diciembre a cambio de 10 ciudadanos estadounidenses detenidos en Venezuela, había sido arrestado en 2020 en Cabo Verde por una orden de extradición de EE.UU. Se le acusaba de sobornar a funcionarios venezolanos y de participar en actividades de lavado de dinero. En 2021, fue finalmente extraditado a Estados Unidos. Saab, conocido como el presunto “financista” y “testaferro” del presidente venezolano Nicolás Maduro, ha negado vehementemente su participación en estos delitos.

Pero, pese a todas las pruebas de la Justicia norteamericana, Alex Saab recibió un perdón presidencial por parte del presidente Joe Biden.

¿Quién es Alex Saab?


Saab vio la luz por primera vez el 21 de diciembre de 1971 en Barranquilla, según la biografía alojada en la página del Ministerio del Poder Popular para Relaciones Exteriores. Su perfil lo presenta como un “diplomático” con conexiones venezolanas desde el año 2000, inicialmente dedicado a proyectos de construcción y más tarde involucrado en la implementación del programa Social Comité Locales de Abastecimiento y Producción (CLAP). La Cancillería destaca que Saab logró acuerdos significativos con empresas de México, Turquía, Colombia y otros países para este programa, y en 2018 fue designado “enviado especial de la República Bolivariana de Venezuela”, asumiendo así funciones diplomáticas centradas en labores humanitarias.

Según las autoridades estadounidenses, Saab habría aprovechado el control cambiario vigente en Venezuela en ese momento para obtener dólares subsidiados mediante documentos de importación falsificados y fraudulentos relacionados con artículos y materiales de construcción que nunca llegaron a importarse a Venezuela. Todo esto, supuestamente, se realizó mediante sobornos a funcionarios venezolanos, utilizando cuentas bancarias en Estados Unidos.

La acusación sostiene que Saab obtuvo un contrato gubernamental en 2011 para la construcción de viviendas destinadas a personas de bajos recursos.

Así inicia la pesadilla para el amigo de Maduro

El magnate colombiano Alex Saab fue aprehendido el 12 de junio de 2020 en Cabo Verde, a solicitud de Estados Unidos, donde enfrenta cargos por sobornos y lavado de dinero relacionados con Venezuela.

Su arresto se produjo durante una escala técnica de su avión en la ruta de Venezuela a Irán. Según el Ministerio de Relaciones Exteriores de Venezuela, Saab estaba cumpliendo misiones humanitarias enviadas por Maduro, destinadas a la importación de alimentos, medicamentos y la gestión de la llegada a Venezuela de buques con millones de barriles de combustible procedentes de Irán, en plena pandemia de covid-19.

La detención se llevó a cabo en la isla caboverdiana de Sal, cuando la aeronave se detuvo para repostar combustible, siendo detenido por las autoridades locales de inmediato.

En una carta dirigida a CNN en ese momento, Saab desestimó las acusaciones en su contra, calificando su detención como un “secuestro” y un “conflicto diplomático excepcionalmente grave”.

El entonces canciller de Venezuela, Jorge Arreaza, protestó contra lo que denominó la “detención arbitraria e ilegal del ciudadano venezolano”.

El departamento de Justicia asegura que Saab está involucrado en supuestas actividades ilícitas

Estados Unidos alega que Saab está vinculado a una extensa red de corrupción que implica sobreprecios en las cajas de alimentos subsidiadas por el Gobierno de Venezuela, y el Departamento del Tesoro lo ha sancionado.

Según Washington, estos delitos han permitido al controvertido presidente Nicolás Maduro y a sus aliados saquear cientos de millones de dólares del pueblo venezolano.

La acusación del Departamento de Justicia de 2019 detalla diversas transferencias bancarias realizadas por Saab y sus asociados fuera de Venezuela, dirigidas a cuentas bancarias bajo su control. Se sostiene que estas transacciones formaban parte de una trama de sobornos y lavado de dinero relacionada con contratos gubernamentales para la construcción de viviendas de bajo costo, presuntamente involucrando el desvío de unos US$ 350 millones de Venezuela.

Saab refuta estas alegaciones, argumentando que las autoridades de otros países lo han investigado en el pasado sin lograr encontrar pruebas para condenarlo.

El empresario niega rotundamente ser el “financista” o “testaferro” de Maduro.

Antes de ser arrestado colaboró con la DEA

En octubre de 2020, la Fiscalía de Colombia confiscó seis propiedades valoradas en más de US$ 9,8 millones, supuestamente pertenecientes a Saab. Según la Fiscalía, estas propiedades albergaban empresas que aparentemente se utilizaban para el lavado de activos por parte de una organización delictiva. Se reveló que estas empresas se constituían en papel como fachada, ya que carecían de capacidad financiera y patrimonial, pero incrementaron sus activos de manera desproporcionada.

Saab fue extraditado de Cabo Verde a Estados Unidos en octubre de 2021, tras haber estado bajo arresto domiciliario por motivos de salud. Durante su tiempo en Cabo Verde, su defensa estuvo a cargo del jurista español Baltasar Garzón.

Después de un juicio, Saab fue finalmente extraditado a EE.UU. en octubre de 2021, enfrentando un solo cargo de conspiración para el lavado de dinero. A lo largo del proceso, Saab ha mantenido su declaración de inocencia ante todas las acusaciones en EE.UU., alegando ser víctima de persecución política por parte de ese país.

Se destaca que Alex Saab colaboró con la DEA antes de su arresto, según documentos judiciales.

Saab antes del perdón de Biden

En diciembre de 2022, Alex Saab apeló el fallo de un juez en la Florida que rechazó desestimar el cargo de conspiración para cometer lavado de dinero que pesa en su contra.

En un documento de la Corte del Distrito Sur de la Florida consta que Saab interpuso una apelación al dictamen del juez Robert Scola de mantener el cargo de lavado de dinero, bajo el argumento de que la defensa no pudo demostrar que la inmunidad diplomática de la que supuestamente gozaba Saab al momento de su detención en Cabo Verde cumplía con los requisitos de las leyes internacionales.

La defensa de Saab, por su parte, sostiene que este sí tenía inmunidad diplomática.

En 2021, la justicia había desestimado siete de los ocho cargos de lavado de dinero que pesaban contra Saab, según documentos judiciales.

Saab aún enfrentaba un cargo de conspiración para cometer lavado de dinero, por el que se declaró inocente a mediados de noviembre de 2021.

Deja tu respuesta