Saltar el contenido

Repsol, una marca que nació en Cartagena como gama de lubricantes líderes en España

Menos de 1 minuto Minutos

Celebra en la ciudad portuaria la gala de entrega de Soles Guía Repsol como un referente en exploración, producción, transporte y refino de petróleo y gas

Hoy es un día grande en la ciudad de Cartagena con la presencia de más de 200 cocineros y cocineras de todos los rincones del país y de otros representantes de la comunidad gastronómica. La celebración de la Gala Soles de Repsol 2024 tiene un importante impacto económico en la ciudad, ya que la celebración de este encuentro supone una ocupación de más de 300 plazas hoteleras, además de la presencia de 700 invitados que podrán conocer de primera mano la rica y variada gastronomía de la zona, así como sus atractivos turísticos, en un día en el que Cartagena se convertirá en el epicentro de la gastronomía nacional.

Pero más allá de este evento gastronómico, aquí en LA BANDERA hablaremos de la marca Repsol, que nació precisamente en Cartagena hace casi 75 años como marca de lubricantes líder en España.

“La historia de nuestra marca se inicia en 1951, cuando la empresa Repesa de Cartagena lanza una nueva gama de lubricantes denominada Repsol, que pronto se convierte en una de las marcas más populares de España. Como logotipo se adopta la letra inicial de este producto, la R de Repsol, lo que ayuda a que la marca sea rápidamente reconocida, aceptada y elegida por el consumidor”.

Necesidades energéticas españolas

Así pues, la historia de Repsol “está fuertemente ligada a la ciudad de Cartagena. Desde que se levantó la refinería, el complejo industrial ha sido esencial para cubrir las necesidades energéticas españolas. Su evolución constante ha ido de la mano con el crecimiento de la propia Cartagena, incentivando siempre la economía y el empleo en la zona”.

El Instituto Nacional de Industria eligió el Valle de Escombreras para ubicar la primera planta de tratado de crudo en España. Así, en 1947 se crea REPESA junto a Caltex Oil y dos años más tarde, en septiembre de 1949, el buque Edgewater descarga en Cartagena las primeras 8.500 toneladas de crudo y 2.000 de fuelóleo para la puesta en marcha de la instalación.

Una planta esencial desde 1950

La planta empezó a funcionar el 15 de enero de 1950. Con una capacidad para destilar petróleo de 1,2 millones de toneladas anuales de crudo y 270.000 toneladas de almacenaje. Fue durante esta década cuando se pusieron en marcha unidades de refino de lubricantes y envasado de butano. Esta ampliación fue acompañada por el crecimiento urbano de Cartagena y de su tráfico portuario.

A su consolidación como principal marca del país contribuye su participación en el Campeonato del Mundo de Motociclismo, que en esa época ya es utilizado como banco de pruebas por las grandes multinacionales del sector. El dominio español en motociclismo de la época con el piloto Ángel Nieto a la cabeza, supuso la consolidación de Repsol como principal marca de España.

Lo curioso del asunto, y que con el paso del tiempo pocos conocen, es que Repsol era una marca relativa a un lubricante de motor.​ Su nombre deriva del de la empresa fundadora, Refinería de Petróleos de Escombreras (REPESA), por su notoriedad y fácil pronunciación en diferentes idiomas. En la década de 1980, ante la inminente desaparición del monopolio estatal de petróleos, España se fijó el objetivo de crear una empresa de capital mixto público-privado, que explotase los activos petroleros del Estado.

Una marca, una encuesta nacional

Para buscarle nombre, se realizó una encuesta; las dos únicas palabras que la gente reconoció y asoció con el mundo del petróleo fueron CAMPSA (distintivo del antiguo monopolio) y Repsol, de modo que se eligió esta última para dar nombre a la nueva sociedad.

Y en 1987 nació Repsol como compañía centrada en las actividades de exploración, producción, transporte y refino de petróleo y gas; y con ella el diseño de la nueva marca Repsol que corrió a cargo de Wolff Olins, consultoría de prestigio dedicada a crear marcas con alto impacto social positivo.

En 1997, tras casi 10 años conservando la misma identidad visual, los cambios en los mercados “nos hacen tomar la decisión de buscar una evolución. El objetivo de la nueva marca sería alcanzar un concepto gráfico más actualizado, manteniendo el posicionamiento, la representación y la integración de nuestra diversidad”. 

En 1999, la adquisición de la petrolera argentina YPF permite a Repsol lograr un mejor posicionamiento y equilibrio como empresa global. Una vez más, la marca actúa como elemento integrador de dos grandes compañías que concentran sus esfuerzos bajo un distintivo común. La solución fue integrar los logotipos de ambas marcas, manteniendo sus atributos gráficos pero convirtiéndolos en un símbolo común. 

En 2012 se produjo la última evolución de la identidad visual hasta la fecha.

Cartagena y la primera planta de biocombustibles

Y hablamos de presente y futuro a muy corto plazo puesto que Cartagena albergará la primera planta de biocombustibles avanzados de bajas emisiones. Este gran proyecto, con una inversión de 188 millones de euros, representará el gran cambio de la compañía española.

Repsol hoy opera cinco refinerías en España y Cartagena es “la joya de la corona”, como afirma José María Montserrat, director de Ingeniería y Desarrollo de la refinería de Cartagena. Es la más moderna y es donde se han hecho las mayores inversiones, como la de 2007-2010, donde se remodeló por completo con las últimas tecnologías disponibles, convirtiéndose en la más avance de España y de Europa. De hecho, está pensada para el futuro del negocio.

El primer producto será este hidrobiodiésel. Tambien se podrá fabricar biojet. “En función de los precios de la demanda, fabricaremos uno u otro”. Del mismo modo, la planta también fabrica el biometano, que se puede utilizar hidrógeno de bajas emisiones. Se habla de coches y camiones con pilas de hidrógenos sin CO2, el hidrogeno renovable y verde y se hace gracias al biometano”. 

Deja tu respuesta