Saltar el contenido

Ridículo de España en Eurovisión con una ‘Zorra’ que no ha gustado a nadie

3 Minutos

El jurado profesional evita la victoria de Israel, cuya canción ha sido una de las más apoyadas por el público y hace que gane un ‘no binario’

Era de esperar, ya lo vaticinamos en LA BANDERA. Se cumplieron nuestras predicciones y España queda en el puesto 22 de 25 con la polémica ‘Zorra’, una canción que fue elegida por los eurofans en el Benidorm Fest para representar a nuestro país (los mismos que insultaron a Chanel y que no la quisieron para que representara a España porque preferían las tetas podemitas de Rigoberta Bandini; por suerte, en esa ocasión el jurado tomó cartas en el asunto tomó el pertinente partido).

En este 2024, el mundo ideológico ultrafeminista quiso, por encima del talento y el valor musical, que una canción que refleja un insulto a la mujer, y que se quería transformar en un ‘empoderamiento’ femenino, ese término tan de nuestra omnipresente Agenda 2030, fuera fiel representante de España a modo del férreo Sanchismo; una victoria de la Sanchosfera.

España, con una cantante sin voz y sin presencia, con una puesta en escena que ha rozado el ridículo en esta ocasión, ha sido de las últimas para jurado y público. Unanimidad.

Una Nebulossa hecha en España

Por otro lado, Suiza ha ganado porque así lo ha querido el jurado ‘profesional’. Porque hay que elevar el ‘no binarismo’ al altar más elevado posible de la ideología ultraprogresista que tanto ama el globalismo eurovisivo.

Ridículo al tiempo de los locutores de TVE, creando un vocabulario alterno supuestamente inclusivo que rozó lo patético quizás para alcanzar el nivel ( por lo bajini) de la Nebulossa española.   

Pero el público, el mismo que dejó casi última a España, encumbró a Israel, quiso que ganara; quiso así Europa mostrar su apoyo, el mismo que han rechazado los eurofans con pitidos y amenazadas, con una politización de algo artístico y musical que ha rozado lo bochornoso.

El jurado profesional ‘empoderó’ lo no binario, empoderó lo que ideológicamente marca la Agenda 2030 y esta Europa de la UE, y destruyó lo ‘judío’ por su posición general a la palestina.

Apoyo global de Europa a Israel

El público de a pie (nos referimos al que vio el show por televisión) mostró su apoyo decidido a la canción de Israel; España así lo hizo otorgando los 12 puntos al país judío, para dolor de los estudiantes acampados en las universidades politizadas por el socialcomunismo de la rancia Sanchosfera.

Este año, España se ha consolidado en la ridículo progresista con esa Zorra, abanderada por los comentaristas más ridículos que se han podido escuchar jamás en TVE de las bocas de Tony Aguilar y Julia Valera. Si Uribarri e Íñigo levantaran la cabeza…

El próximo año, nuevamente, los eurofans decidirán en el Benidorm Fest nuestra canción representante de España en Eurovisión. Auguramos otro logro ultraprogreguay feminista no binario lgtbi+q Disney Chanel.

Deja tu respuesta

Posts del Foro