Saltar el contenido

Sánchez, te mereces algo peor que una piñata

Menos de 1 minuto Minutos

Anoche tuve el honor de presentar junto a la periodista María Durán las campanadas más reivindicativas de la historia. Y el lugar no podía ser otro que el centro de todas las protestas contra el gobierno de puteros que tenemos: la calle Ferraz. Pese a todos los problemas que nos puso la policía por órdenes de Alcalde más embustero que ha conocido España, José Luis Martínez Almeida, pudimos celebrar el evento, aunque no como lo teníamos pensado. No pudimos montar ni la pantalla ni el escenario que habían sido alquilados con el dinero de los donativos a través del crowdfunding que inició revuelta. Y aunque el panfleto Sanchista Lo País, acusó a la organización de quedarse con la recaudación porque ninguno de esos elementos apareció, por suerte pudimos grabar el momento exacto en que los camiones eran parados por la policía impidiendo entrar en la calle con todo el material necesario.

Pero, como decía, finalmente el evento se celebró, las mil personas allí congregadas pudieron comerse las uvas y las 20 mil personas que nos estaban viendo en directo también, más las 300 mil que después lo disfrutaron en diferido. Todo un éxito a pesar de los boicots continuos que sufrió la organización y que cada noche hay que aguantar en la calle Ferraz. El esperpento llegó hasta tal punto que la policía hasta requisó las uvas a los asistentes. Pero, como decía, no se pudo parar.

Sí, voy a hablar de la famosa piñata que alguien colgó de un semáforo. Si alguien espera que yo vaya a condenarlo, puede montarse en mi dedo corazón y pedalear. La izquierda fue la que inició el señalamiento de personajes públicos mediante la violencia y la intimidación. Que los mismos que jamás condenaron el muñeco colgado boca abajo con la cara de Abascal y el pelele de Ayuso que apaleó una drag queen, se escandalicen por una piñata con la cara (supuestamente) de Sánchez, sinceramente, es de frenopático.

Como decía Milei, si a la izquierda le das un milímetro, lo usa para destruirte. Y esa precisamente es mi forma de ver a la siniestra. No pienso darles ni un respiro ni piedad. Gente que quiere acabar contigo social y fisicamente no merece ni un centímetro de espacio para mi. Lo único que hacemos esa “derecha punky”, como nos llaman algunos, es usar sus mismas tácticas y sinceramente, creo que es el camino. Radicalizar a la sociedad no es volverla más violenta, es enseñarle dónde está la raíz de los problemas. Y esa es la labor que yo intento llevar a cabo. Y viendo cómo hoy he tenido bailando al PSOE, a El País y a toda la mugrienta izquierda nacional, creo que lo de ayer fue una excelente idea.

2 Comentarios

  1. Michel Debever
    enero 2, 2024 @ 10:11 am

    He tenido el placer de veros de principio a fin. A pesar de Carmeida, todo resultó fabuloso, salvo que me estaba helando por la guapísima María.

  2. Mar FANEGO BELTRÁN
    enero 4, 2024 @ 7:49 pm

    En mi casa tomamos las uvas siguiendo la retransmisión de YouTube en el Canal de Revuelta y nos lo pasamos de puta madre, nos reímos un montón, el año que viene más..👏👏👍

Deja tu respuesta